El Arte de la Copla: ¡Ole y ole, y olé...!

Por El Avisador - 11 de Marzo, 2014, 1:42, Categoría: General

Organizado por las concejalías de Cultura y Servicios Sociales, con el teatro abarrotado, el pasado día 9, la Banda municipal de Música de Badajoz, bajo la dirección del maestro Vicente Soler Solano, dio un concierto extraordinario en el López de Ayala, titulado El Arte de la Copla. Con la participación estelar de tres grandes tonadilleras extremeñas, tres: Carmen Tena, de Ruecas-Don Benito, Rosario Abelaira, de Orellana la Vieja, y Raquel Palma, de Cáceres, que lucieron espléndidamente todo su fondo de armario en trajes flamencos, que reíros de la Feria de Sevilla. Y todo, en un singular homenaje a la copla, en especial a los compositores más grandes que haya dado la canción española, la canción popular, los maestros Quintero, León y Quiroga. Y en lugares de honor, las dos concejalas más musicales que parió madre en el Ayuntamiento pacense, la Paloma y la Charin, movilatas en ristre, bien acompañadas del tío Miguel, el todoterrenal director del coliseo pacense, que no se perdió detalle. Presentó y comentó con brevedad y discreción el señorito Emilio, en una velada donde la Raquel, la Rosario y la Carmen la armaron, haciéndose las dueñas del cotarro, camelándose divinamente al personal, sin que nadie osara chistarles. Todo lo contrario, vengan ovaciones, silbidos, ¡bravos!, ¡muy bien!, ¡así se canta!, lanzamiento de besos y gritos de ¡otra!, ¡otra! y ¡otra! al final. Y la selecta audiencia, donde abundaban los años, las arrugas, las canas y la experiencia, se lo pasó en grande, con las emociones y los sentimientos a flor de piel, recordando, sin duda, los tiempos de mocedad, de cuando los discos dedicados en la radio de los 40, 50 y 60, de cuando las giras por provincias de sus cantantes favoritos, de cuando los teatrillos de las ferias se llenaban para ver y oír a las tonadilleras del momento, de cuando, en casa, poniendo en el pick-up los antiguos discos de vinilo, los oían, embelesaditos... Eso, las tres madamas de la copla, que la Banda vicentiana les hizo un acompañamiento de lujo, con el gran timonel coordinando todos los momentos, dando las entradas a las buenas mozas una y otra vez, y otra, y otra, y otra... ¡Ole y ole, y olé...!

PROGRAMA
Como de costumbre, el programa tuvo dos partes. En la primera, las cantantes, individualmente, a dúo y en trío, según, interpretaron "La Copla en mi Voz", de M. Marvizón, "Amante de Abril y Mayo", del maestro Quiroga, "Tatuaje", de Quintero, León y Quiroga, "Se nos rompió el Amor", de Manuel Alejandro, y "Viva el Pasodoble", de Manuel Alejandro. La Banda, por su parte, actuó sola en el pasodoble "Coplas", de J. Mostazo. Y en la segunda, siguiendo el mismo esquema de actuaciones, las reinas de la copla interpretaron "Suspiros de España", de A. Álvarez, "María de la O", del maestro Quiroga, "Te he de Querer mientras Viva", de Quintero, León y Quiroga, "Torre de Arena", de Lladré, Gordillo y Sarmiento, y "Capote de Grana y Oro", de Quintero, León y Quiroga, en tanto la Banda interpretó --sola-- el pasodoble "Chiclanera", de Oropesa y Carmona. Decir que las tres mozas fermosas de la canción patria estuvieron arrebatadoras y desmelenadas, unas veces, exquisitas, otras, señoriales y majestuosas, siempre. Con momentos en que el teatro estuvo a punto de venirse abajo. Programa que se vio enriquecido con un sinnúmero de detalles, que hiceron aún más grata la velada. Como al comenzar, a los sones de la inmortal "Ojos verdes", de Quintero, León y Valverde, en que la Raquel, la Rosario y la Carmen, vestidas de flamencas, hicieron su aparición por los pasillos, haciendo la introducción pausada de sus coplas, con el público como embobado. O como en los instantes previos a "María de la O", cuando leyeron unos poemas de homenaje a la genial Marifé de Triana, la gran intérprete de esta copla. O cuando, ya con el ambiente caldeado, en la segunda parte, que van mi Carmen, mi Raquel y mi Rosario se bajan del escenario regalando claveles a diestro y siniestro, armando el taco, con el público a punto del desmayo. ¡Ole y ole, y olé...! 

APOTEOSIS
La Raquel, una artista de muchos quilates, además de actriz, se dirigió al distinguido público en numerosas ocasiones. Como cuando dijo que "nos sentimos muy orgullosas de estar en este teatro y ante un público como ustedes..., y que nos acompañe esta grandísima Banda...". La ovación fue de traca. O cuando usó calificativos como "pedazo de Banda...", "pedazo de director...", "Miguel Murillo, gran director de espectáculos...". Y el gentío venga a aplaudir lo que decía la Raquel. Pero el final sería de escándalo, apoteósico, con la audiencia alborotada a más no poder. Y para empezar, la copla "Pastora Imperio", de León y Solano, con unos compases que sonaron a gloria bendita: "A las puertas de la Gloria, llegó Pastora a llamar, y San Pedro emocionado, las abrió de par en par. ¿De dónde es usted, señora? De Sevilla, casi na, andaluza y española, y gitana aceituná. Me llamo Pastora Imperio, Pastora Imperio, pa lo que guste mandar...". ¿Quedó claro? Más claro que el agua clara. Y más emoción, imposible. Para seguir con "Cariño trianero", de Carmen Sevilla, con el personal coreando y gesticulando el popular estribillo, al son de las mozas de la copla: "Con la pluma de un estribillo y la tinta de un calamar, tú me escribes por las esquinas, ¡ay!, que estás sufriendo cada vez más...
¡Ay!, mira, mira, mira, lo mucho que te quiero, ¡ay!, mira, mira, mira, cariño trianero...". El despiporre, la repanocha, la repera limonera... ¿Se puede aguantar esto? ¡Ole y ole, y olé...! 

¿Y aquí acabo todo?, ¡quiá! Y es que con mucha gente levantada y hasta en los pasillos, que va el tío Vicente y dice que ahora viene la despedida, la suya. ¿Y qué nos ponen?, pues el pinturero pasodoble "Banda municipal de Badajoz", del ínclito Juan-Gonzalo Gómez Deval. Y vemos cómo el dire se larga con viento fresco con las tres guapas, tras el cortinaje, en tanto la Banda, sola y a toda pastilla, se luce en esta magnífica pieza, con el cuarteto de trompetas en plan estelar y el público coreándo sus "olés" al compás. Escena memorable, a la que se suman las tres reinas de la copla, el dire y Rosa, la saxofonista, que se ha unido al grupo, todos de la mano, marcándose "olés" y "olés" pero en direcciones contrapuestas... Todo muy improvisado, pero daba igual, la apoteosis fue de las que hacen época.

Raquel, Rosario, Carmen, Vicente, Emilio, Miguel, Paloma, Charín, distinguido público..., todos a una, Badajozuna:
¡viva el arte!, ¡viva la copla!, ¡viva la Banda! ¡Ole y ole, y olé...!

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Marzo 2014  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog