Un vecino anónimo muere en la calle

Por El Avisador - 28 de Febrero, 2014, 18:00, Categoría: General

Hoy, viernes, ha ocurrido un hecho desgraciado en Santa Marina: la muerte súbita de un ciudadano, un vecino, en plena calle, a la vista de muchos, unos, en la calle, y otros, desde sus balcones y ventanas. Resulta que, minutos antes de las doce, un señor de edad --entre los 60 y los 70 años-- ha caído desplomado, justo en el pico de la acera que hace esquina entre la avenida Manuel Saavedra Palmeiro y la calle San Isidro. Y en seguida se ha montado el natural revuelo entre las personas que pasaban por allí, llamando alguien al 091 y a los servicios de emergencias del 112. De inmediato, apareció una patrulla de la Policía Nacional que, con una profesionalidad que les honra, trataron de reanimar por todos los medios al ciudadano, con numerosos masajes cardíacos. Al rato, apareció una ambulancia del 112, cuyos integrantes se volcaron con el vecino caído, con todo tipo de atenciones, sin dejar de masejearle el corazón. Una médico que pasaba por alli también su sumó al equipo de recuperación, sacando su fonendoscopio del bolso, dirigiendo los trabajos de reanimación. Pero es que otro rato más tarde apareció otra patrulla de la Policía Nacional y otra ambulancia del 112, equipada ésta con personal sanitario al completo y todo tipo de material técnico, aplicándosele unas sondas conectadas a un monitor, una intubación, una mascarilla de oxígeno y un gotero. Tras ímprobos esfuerzos, con más de diez personas haciéndolo todo por recuperar la vida del vecino, en un ejemplo de entrega y humanidad como pocas veces habíamos visto --lo pudimos seguir desde nuestro balcón--, tras 45 minutos de masajes continuados, el equipo de intrépidos auxiliares, tanto policiales como sanitarios, tuvo que tirar la toalla, rindiéndose ante la cruel evidencia: el ciudadano caído había dejado de existir.

El vecino muerto, arropado tiernamente con unas prendas de color azul oscuro, vigilado por las dos unidades móviles de la Policía Nacional, tuvo que esperar en el suelo un tiempo hasta que, una hora y pico después, llegaba el juez de guardia, así como sus familiares, produciéndose las naturales escenas de dolor y desconsuelo. A todo esto, a la Policía Local ni se la vio por el forro. Pero ¿dónde andaría? Y fueron los propios policías nacionales los que, en algunos momentos, se pusieron a
colocar unas vallas para cortar la entrada a San Isidro, además de dirigir el tráfico, que, a esas horas, discurría al ralentí, con los conductores circulando al tran-tran, intentando averiguar qué pasaba.

Ha muerto un vecino en plena calle, de forma súbita, a la vista de todos. No es un suceso común, que la gente muere hoy día en su casa o, lo que es más corriente, en los hospitales. Descanse en paz el vecino anónimo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2014  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog