Recordando la visita de M. Pacheco. 1983

Por El Avisador - 30 de Mayo, 2013, 0:20, Categoría: General

PROSEMA EN FORMA DE CASA AZUL
*
Hacía tiempo que el poeta no iba a casa de su amiga Manoli, pequeñamente grande en su fluida de metamorfosear los objetos. El escultor y pintor Piedehierro se había unido a Manoli, de la que el poeta había dicho o lo decía en este prosema lo que fluye: Manoli puede sembrar el aire de mariposas y cometas de colores hacer de pinzas de colgar la ropa lámparas de sueños de bolsas de basura pamelas de cuentos de hadas de trapos viejos maravillosas túnicas de cristales rotos tapas de mesas con coches y peces y un mosaico de estrellas sostenidas por las telarañas de Otoño. Manoli lo puede todo porque cree en el amor a la vida y en la fantasía y es rebelde en su grandísima ternura. G. Albendea, Mary Salazar, Pepe Lombo, y Mary José, Fernando León. El poeta y Manola reunidos a deslizar horas en un tobogán sin relojes de una noche de Julio y el tocadiscos deshojando cantares de ojos abiertos cantados por Espinosa y el poeta acompañando al cantautor en su rebelde bota rota. Albendea distendía su estatura y sus largas piernas lianas enlazadas a los ritmos que recordaban siluetas flotando en las aguas de luces psicodélicas de las discotecas del Humo. Mary José cubierta con una sábana interpretaba una danza árabe que Piedehierro escogió para el acto, y Mary acariciaba el ritmo de la Llama --animal esencial del Perú-- con un baile adaptado a las pisadas levitadas de los indios de Machu Pichu. Lombo lombodanceaba incansablemente sevillanas y olé, y Piedehierro bailaba abrazado al aureado arco iris de su hada Azul.

El poeta leyó su prosema en forma de espiral, para hacer gimnasia nemotécnica muy necesaria a la observación --como dijo Albendea-- en el novelista. La casa-museo de Manoli-Piedehierro no estaba muerta, llameaba en los objetos que adquirían vida por la recreación que hacían de ellos sus moradores, y la profusión de cabezas terriblemente abiertas en el Grito, no acumulaban monotonía, y el espacio se llenaba de alucinadas luces que decoraban las miradas de los invitados. Se conjuntaban en una armonía- perfecta sin las aristas de hielo que tienen las cosas petrificadas. Manola había salido de su encierro y pasaba las horas soñando gacelas de nieve y el poeta y Piedehierro se bebían el sol embotellado para inspirarse en la siempre inspiradora Naturaleza. Y al finalizar la Fiesta, Piedehierro trajo una botella donde reposaba el arcángel rubio del champán que se introdujo burbujeante en las gargantas masculinas y femeninas --sin ningún prejuicio-- ya que los arcángeles disponen de la pura impureza de todos los sexos. Y en una noche Juliana tocada por la brisa de un ala de amistad, a las cuatro de la madrugada miraron desde la calle las terrazas de la casa azul, cantando --no sé para que coño-- Asturias patria querida. Badajoz, noche del Sábado 9 al Domingo 10 de Julio de 1983, en la Casa de Piedehierro y Manoli. Manuel Pacheco.

Rafael Piedehierro (piedehierro)
eGrupos.net

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2013  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog