Ser poeta

Por El Avisador - 10 de Mayo, 2013, 17:31, Categoría: General

En la escuela estudié gramática, escribí al dictado y, como ejercicio, redacté sucesos de mi infancia. En el instituto hice versos sueltos, pareados, tercetos encadenados, cuartetos asonantados y, además, envié anónimas cartas de amor. En la universidad escribí cartas familiares y compuse versos. En seguida, lloré la muerte de mi padre, y mi lamento compuso una elegía. Concupiscente, anhelé con vehemencia. Vagabundeando, me encandiló el resplandor de una estrella. Feliz, afortunado, hice historia de aquella conquista, la encuaderné y la presenté ante ella. Un rayo de luz divina iluminó mi camino; y una voz dulce y cálida me abrió su corazón. A vuela pluma, una voluntad soberana inundó de amor mi alma vacía. Habité una estrella; y quise ser poeta: sin saber cómo ni cuándo, mi destino afrontó el ineluctable desafío; y a la sazón, yo acepté el compromiso.

Siendo el mismo, mi sueño rodó sobre su eje; luego, a mi alrededor. Todo se hizo nada. La tierra fue de nadie. Con esta verdad moral, inicié la búsqueda de ideas, proposiciones, atracciones universales. (Tú, amor mío, permaneciste al margen con los brazos abiertos). Vagué sin rumbo a través de un mundo lírico falto de identidad. Inflexible, continué el paso. Hallé la quimera. Hice tránsito en la oscuridad. Recorrí la nada; y (ésta) despertó a quien dormía. En definitiva, apesadumbrado, emergí del bajío de la antipoesía, el verdadero espíritu de esta época, un claro sinfín que no ansié ver bajo el arco iris de mis ojos. Así pues, contra el precepto de obediencia de unos; contra la naturaleza y principios de otros que tal bailan; contra lo que de manera "poética" (quién lo diría) echan por tierra unos u otros coperos de turno; en resumen, contra el desamparo de la palabra, me he liberado de ambos y aliviado mi pena.

En libertad, encontré (ya pareció aquello) una sensibilidad lírica que en mi corazón no moraba. Sin embargo, a la intemperie, en los confines de esta guerra cultural, e irracional, donde los que escriben al dictado dicen llamarse poetas (y como lobos al cordero degüellan), gravitó mi vida en torno a otro mundo. E ingrávida mi sombra, escuché, en lo más acendrado del alma, el latido de la palabra. Ésta, desde dentro de mí, les ha gritado: ¡Mercenarios, asesinos...! Yo, de tú por tú, los llamaré cuerpos muertos. Cuerpos muertos en esa casa de lenocinio en llamas que es el arte según cómo, cuándo ¡y qué ideología! Por tanto, en la frontera de un mundo que no descubre su vista, me hice a la idea de lo que no es, o no tiene, arte ni parte en el arte: ¡Las malas artes! Por suerte, no hace arte quien transcribe signos e interpreta símbolos, sino quien los experimenta al son de lo que ama, o le adolece.

Según esto, ¿qué es arte? Arte es un espejo vacío. Por ende, cualquiera de Vds. que escriba un nombre en la arena, sea pájaro sol ante la gracia de Dios, tenga lunas una noche oscura, sople y alargue la aurora al pie de una bocanada de viento, no ponga en precio la entrada de un museo, proyecte sombra en la sombra de un cineclub, entone la composición de un concierto, conecte en sueños con el ser superior, abra su pecho a la esperanza, sea esencia de amor, haga un libro nuevo, o, lo que es lo mismo, se sensibilice ante la conciencia colectiva de este poemario. Es decir, arte es el latido de un sentimiento estético experimentado en lo más profundo de nuestra propia naturaleza.

Pues bien, he aquí, en "El secreto de la hiedra", no solo el triunfo del amor, sino también el espíritu de un sinfín de manifestaciones artísticas sin epílogo final. Esto es, la querencia Todo, amor del todo, en todo, y por todo: ¡Amor de mil amores! He aquí pues, Oh, Trágico Destino, nuestro holocausto. De igual modo, llenos de esperanza y desde el vientre materno del corazón, entregamos nuestra ofrenda. Con este pedazo de alma entre tus manos, no solo abortarás nuestra desdicha, sino que también encontrarás lo que, dentro de nosotros, el amor ha tenido a bien concebir para el espíritu. Acéptanosla y rebosarán tus manos (y la de tantos otros) de felicidad, sabiduría y amor.


Mediterráneo ª(ª¿ª)*
eGrupos.net

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2013  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog