Delicioso concierto de la Banda municipal de Música y el Coro de Mayores, en IFEBA

Por El Avisador - 18 de Febrero, 2013, 9:11, Categoría: General

De atractivo y muy entretenido tengo que calificar el concierto que el pasado 16 de febrero dieron en el auditorio de IFEBA la Banda municipal de Música de Badajoz y el Coro del Programa de Mayores de la Universidad de Extremadura, todos a una, Badajozuna, bajo la dirección del maestro Vicente Soler Solano. Un concierto que se inscribía en el extenso programa de actos de la XVI Feria de los Mayores de Extremadura, celebrada del 14 al 17, y que tuvo una extraordinaria acogida de público, tanto de Badajoz capital como del resto de la provincia y región, amén de visitantes de allende la Raya. El auditorio reflejó tres cuartos de entrada, con algunos grupos de espectadores entrando y saliendo al principio o final de cada tema, lo que no fue óbice para que el personal disfrutara con un concierto ameno y delicioso. Y entre la senatura extremeña, junto al pueblo soberano, nada de primeras filas ni puñetas, las dos concejalas más musicales de la "cofradía" de Santa Cecilia de esta ciudad: Paloma Morcillo, superintendenta de Cultura, y Mª del Rosario Gómez de la Peña, gobernanta del Instituto Municipal de Servicios Sociales, vulgo Mayores de Badajoz y sus poblados. Y haciendo las presentaciones de rigor, nuestro ínclito Emilio González Barroso, hecho un pincel el caballero, con su americana gris primaveral y pantalón oscuro, con corbata a juego, que estuvo sobrio y certero, sin pamplinas ni florituras que valgan, yendo al grano, Emiliano. 

EL CONCIERTO
El concierto tuvo dos partes bien diferenciadas. En la primera, actuó sólo la Banda, que interpretó cuatro piezas clásicas de su repertorio, comenzando, para abrir boca, en plan alegre y pinturero, con el pasodoble "La Rodana", de Ferrer Ferrán, con un final brioso de los mozos y las mozas de la Banda que gustó horrores a la senecta audiencia. Y la cosa empezó a calentarse con una selección de la zarzuela "La Dolorosa", de José Serrano, donde la Banda y el jefe dieron la nota con sus aires solemnes y castizos, totalmente enchufados, con el público sin piarla, de lo atento que estaba. Estampa lírica de sabor añejo que gustó una enormidad, con un final de impresión, que la grada supo premiar con una gran ovación, teniendo que saludar el señor Vicente, quien hizo levantar a los más lucidos de entre trombonistas y trompetistas. Le siguió la "Sinfonía Africana", de Van Mc Coy, a ritmo de película de acción de las caras, que ya les gustaría al Robert Redford y a la Meryl Streep, los guaperas intérpretes de "Memorias de África". Soberbia actuación de la Banda, con su ritmo contagioso, con un director que hacía fácil lo difícil. Como que al final, el público se desbordó, con aplausos a tutiplén y gritos de ¡bravo!, ¡bien! y ¡así se toca!, con la Banda puesta en pie, vengan los saludos corteses de nuestros músicos y del dire, con sonrisas de oreja a oreja. Pero la guinda la puso otro tema clásico, el Intermedio de "La Boda de Luis Alonso", de Gerónimo Giménez, con la Banda en plan señorial y el señor Vicente en estado de gracia, como levitando. Cómo sería la cosa, que, en uno de los últimos tramos de la boda del Luis Alonso ese, que va el señorito de la batuta y me hace la estatua, dirigiendo sólo con la mirada, con el barco vicentiano navegando sobre las notas, viento en popa a toda vela, dando un ejemplo magistral de conjunción y de arte como pocas veces les habíamos visto. Con otro final arrebatador, y vengan las ovaciones y los ¡bravos! a mansalva, con el senado extremeño en pie, alborozado. 

BANDA & CORO
Tras un brevísimo descanso, dio comienzo la segunda parte, con la actuación conjunta de la Banda y el Coro, el Coro y la Banda. Con seis temas, cuatro selecciones de conocidas zarzuelas y dos más de diferentes temáticas, un bolero y un tema musical de una peli de Oscar. En el bolero "Esta tarde vi llover", de Armando Manzanero --recibido con un ¡Ohhhh...! por el graderío--, el Coro tuvo algunos problemas de acoplamiento de voces, con desajustes evidentes, hay que comprender que un bolero es un tema difícil de armonizar para un coro. Pero llega "La vida es bella", de Nicola Piovani, y el Coro que renace como el "ave fénix", con una Banda que le hizo un acompañamiento modélico, por lo que, a su término, fueron ovacionados largamente el Coro y la Banda, la Banda y el Coro. La cosa estuvo a punto de salirse de madre, padre y muy señor mío cuando llegó el turno de las estampas líricas, preciosas todas, con cuatro temas para recordar: las seguidillas de "La Verbena de la Paloma", de Tomás Bretón, el coro de Espigadoras, de "La Rosa del Azafrán", de Jacinto Guerrero, la ronda de Enamorados de "La del Soto del Parral", de Soutullo y Vert, y el coro de Lagarteranas, de "El Huésped del Sevillano," también de Jacinto Guerrero, con parte del distinguido público canturreando por lo bajini las canciones del Coro. Ahí es nada, la abuelatura extremeña recordando los viejos tiempos con estribillos inolvidables de nuestro género chico:  


Por ser la Virgen de la Paloma,
un mantón de la China-na,
la China-na,
me vas a regalar...
 * 
¡Ay, ay, ay, ay!, 
qué trabajo nos manda el señor, 
levantarse y volverse a agachar, 
todo el día a los aires y el sol...

¿Dónde estarán nuestros mozos,
que a la cita no quieren venir,
cuando nunca a este sitio faltaron
y se desvelaron por estar aquí?...
*
Lagarteranas somos,
venimos todas de Lagartera,
traemos mercancías
de Lagartera y de Talavera...


Nada de particular tiene que, al término de sus actuaciones, la senatorial audiencia, a quien iba dedicada tanta zarzuelería, puesta en pie, dedicara ovaciones y ¡bravos! a la Banda y el Coro, al Coro y la Banda, con un final de época, con los coralíneos y los músicos de pie, respondiendo a las cortesías del distinguido público.

EPÍLOGO
Pero es que había un extra. Y fue la interpretación conjunta, público incluido, del patriótico pasodoble "La Banderita", de la revista "Las Corsarias", de Francisco Alonso. Con el señor Vicente dirigiendo por delante y por detrás, con el público encandilado, tocando las palmas al compás. Y cuando más embelesados estábamos, que van los del Coro de Mayores, desde el fondo del escenario, y me sacan banderitas rojigualdas, como si pasara revista el mismísimo Rey de España, ondeándolas al unísono, al tiempo que las gargantas parecían enronquecer gritando sin parar, todos a una, Badajozuna, el estribillo patriótico:


Banderita, tú eres roja,
banderita, tú eres gualda,
llevas sangre, llevas oro
en el fondo de tu alma.
El día que yo me muera
 si estoy lejos de mi Patria
 sólo quiero que me cubran
con la bandera de España.

Inenarrable, hermanos. ¡Viva la Banda! ¡Viva el Coro! ¡Viva el tío Vicente! ¡Viva la madre que los parió!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2013  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog