Ni un despido en Caja Badajoz

Por El Avisador - 15 de Diciembre, 2012, 0:55, Categoría: General

“Objetivo: desmantelar Caja Badajoz”, éste parece ser el lema a seguir por el actual Presidente, Director --dimitido hace unos días, al parecer, con millonaria recompensa-- y Consejo de Administración de la Caja de Badajoz. Esto es, coger una empresa saneada y rentable, fusionarla varias veces con otras contaminadas hasta atomizarla y hacerla desaparecer, traicionar a sus clientes y echar a sus empleados a la calle, mientras ellos cobran millones de euros en planes de pensiones. Ya lo dijo el otro día el consejero de Economía de la Junta de Extremadura: “Las cajas extremeñas se han malvendido...”. Y todo ello, con el Gobierno Regional y el Ayuntamiento de Badajoz mirando hacia otro lado.

Todos sabemos que el espíritu con el que se crearon las Cajas de ahorro, de revertir parte de los beneficios a los ciudadanos en forma de ayudas y Obra Social, se ha perdido en favor de la usura pura y dura. El actual Gobierno ha liquidado las Cajas y, con ellas, el enorme beneficio que suponían para la sociedad. Al parecer, lo ha hecho a las órdenes de Merkel, aunque no sabemos si esto es una mentira más del Gobierno de Madrid para favorecer a los suyos, los banqueros, o la constatación de que Alemania ganará en los despachos lo que no pudo ganar en los campos de batalla en las guerras del s. XX, la hegemonía europea. Por cierto, una Alemania que no ha consentido tocar sus Cajas, denominadas allí bancos regionales. La Caja de Badajoz, curiosamente, fue creada por una Asociación Cultural y de fomento del progreso en la región, la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz, y ha desarrollado una Obra Social enorme en la región extremeña: construcción de numerosos edificios de ayuda a discapacitados, centros universitarios, centros culturales, rehabilitación del Patrimonio, compra de vehículos para asociaciones, ambulancias... Todo esto se ha perdido, toda esa riqueza que volvía a los ciudadanos en forma de servicios de inestimable valor, ya no existe. Ahora, ¿quién lo hará?

¿Conocen ustedes algún edificio social que haya hecho en Extremadura el BBVA o el Santander? Pues ahí es donde nos han llevado los políticos españoles, doctores en la mediocridad sin escrúpulos, y los dirigentes de las Cajas, incapaces, sin preparación, preocupados únicamente por su suculento plan de jubilación mientras su entidad y el país se van al garete.  De la noche al día, descubrimos que la saneada Caja de Badajoz, con muy pocos activos de inmovilizado y que no necesita rescate, quiere ser absorbida por Ibercaja, una entidad grande que, al parecer, sí necesita el rescate y las fusiones y que al tener su sede en Zaragoza, donde también radica CAI, una de las que forman el grupo de Caja3 con la Caja de Badajoz, pone como condición echar a parte de los empleados de las demás a la calle. Y en lugar de ser ellos y la otra Caja de su ciudad las que hagan la reestructuración, por duplicidad de entidades, le echan el muerto a Caja Badajoz, una perita en dulce, cuyas oficinas, al estar en Extremadura, no entrar en conflicto con ellos y que sólo en los dos edificios que tiene en la ciudad de Badajoz posee un patrimonio envidiable. Y exige que los despidos de nuestra entidad, que da beneficios, se hagan de forma urgente, en diez días, mientras vemos que de las entidades españolas arruinadas y nacionalizas, como Bankia, aún no han echado a ningún empleado.

¿Pero qué está pasando aquí? ¿Qué intereses defienden los directivos de Caja Badajoz? ¿Cómo puede estar pasando esto? Entiendo que las empresas que pierden dinero reduzcan sus plantillas, pero ¿vamos a consentir que las que ganan dinero también echen a la calle a sus empleados para ver si llegamos pronto a los 6 millones de parados? Al parecer, se trata de llevar la tragedia a cientos, si no miles, de familias y mandarlas al comedor social para que los magnates y sus accionistas, en lugar de tener 20.000 millones de beneficio anual, tengan 22.000. El negocio es redondo. La entidad grande pide el rescate y absorbe el patrimonio de las pequeñas, que les sale gratis. Con ello, consigue mejorar sus números y conseguir la financiación del rescate para negociar ese dinero y sacar más beneficio y si, dentro de cuatro años, no puede devolver el dinero del rescate bancario, ahí está el pueblo español que lo ha avalado. Y, mientras, nos llevamos por delante a media plantilla y que los que se queden, trabajen como esclavos por menos sueldo para hacer el trabajo de todos.

¡Qué vergüenza de país! Con todo, los ciudadanos tenemos mucha más fuerza de la que pensamos, pues bastaría con que todos pidiésemos explicaciones a los directivos de Caja Badajoz de qué coño están haciendo con la mejor empresa de Extremadura y que les amenazásemos con retirar todas nuestras cuentas si echan a nuestros conciudadanos a la calle. Llegado el caso, y si algunos despidos son inevitables, por qué no ponen en la calle a los directivos que han arruinado sus entidades y que son los que se embolsan grandes sumas de dinero al mes, así el ahorro sería mayor. ¿Seremos capaces, ciudadanos e instituciones de Extremadura, de hacer algo o nos quedamos sentados viendo cómo nos expolian a las regiones más pobres los inútiles y los sinvergüenzas de siempre de esta nación?


Antonio Manzano Marchirant
manzanomarchirant@hotmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2012  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog