Protesta diocesana por el recorte del derecho a la Sanidad pública de los inmigrantes irregulares

Por El Avisador - 4 de Mayo, 2012, 12:09, Categoría: General

COMUNICADO DE LA DELEGACIÓN DIOCESANA PARA LAS MIGRACIONES

La pasada semana, Cáritas española y múltiples Cáritas Diocesanas se hicieron eco de la noticia del recorte del derecho a la Sanidad pública para los inmigrantes irregulares. Esta protesta obedece a dos razones: en primer lugar, supone un retroceso en materia sanitaria, atacando gravemente a un colectivo vulnerable. Hasta hoy, la sanidad en España era universal, todos teníamos derecho a la atención primaria y especializada, y en el caso de los inmigrantes irregulares el requisito era estar empadronado. El Secretario General de Cáritas española recuerda que si se restringe el derecho a la salud, "se potencia la exclusión social" de estas personas pues, la salud es clave de cara a la integración . La segunda razón, es que  desde Cáritas auguran que los recortes sanitarios obligarán a incrementar los esfuerzos de esta organización. Facilitar la asistencia sanitaria a extranjeros sin Seguridad Social se convertirá así en "una faceta más" de Cáritas, una prestación más de las que ofrecen. Es previsible, pues, que la labor social de la Iglesia deberá aumentar sus prestaciones sanitarias, que en nuestro país, en 2010 --cuando atendió a 150.000 personas en situación de irregularidad--, supusieron un 5 por ciento de todas las ayudas. Asimismo, puede generarse una "red paralela" al sistema público de derechos, de forma que haya organizaciones sociales que ofrezcan cobertura para aquellos servicios que el Estado no cubre a los inmigrantes irregulares, como ocurrió en los primeros años de la inmigración en España.

La población de extranjeros residentes en España es de 5.711.040 personas (1) y el número de extranjeros en situación legal asciende a 5.251.094 (2), con lo cual la cifra de ciudadanos "sin papeles" que podrían verse afectados por estos cambios rondaría el medio millón de personas en todo el país. Son 500.000 personas que residen entre nosotros y que, a pesar de su situación irregular en términos administrativos, siguen siendo personas a las que se debería garantizar un derecho tan básico como el de la Sanidad. Muchos de estos inmigrantes en situación irregular no sólo trabajan, sino que, a menudo, lo hacen en puestos de trabajo que nadie desea, explotados en algunos casos por personas sin demasiados escrúpulos. No son sólo “sin papeles” quienes vinieron sin permisos, sino, también, aquellos que llevan varios años viviendo aquí, que han trabajado, cotizado y mantenían sus permisos en regla, pero que debido a la crisis han sido víctimas del desempleo prolongado, como muchos otros extremeños y no han podido renovar su documentación, porque para ello se les exige un tiempo mínimo cotizado anualmente que, no han logrado.

Dudamos que limitarles este derecho sea una medida eficaz para sanear las cuentas públicas, en primer lugar, porque, pongamos por caso, en la provincia de Badajoz hay  alrededor de 30.000 extranjeros, de los cuales una parte mínima carecen de permiso de residencia, pues bien, de la cifra total y siguiendo la estadística de Extremadura, el 82 %  son menores de 44 años. Unido a esto, es obvio que, generalmente, las personas que se atreven con la aventura migratoria son jóvenes, sanos y fuertes, la suma de ambos factores nos permite deducir que su uso del sistema sanitario nada tiene que ver con la crisis que padecemos, y, no obstante, plantear esta medida vuelve a apuntar hacia ellos como chivo expiatorio. Nosotros creemos que no es el camino dañar a quien menos tiene, que Jesús cuando nos hablaba de “estuve enfermo o en la cárcel y me visitasteis” o cuando hablaba del samaritano que abandona su camino para recoger a un herido, curarle las heridas, montarlo en su cabalgadura y preocuparse de que fuera atendido, hablaba de algo parecido a lo que nosotros planteamos hoy. No creemos que engrandezca nuestra Sanidad el hecho de excluir de ella a quienes forman un colectivo en grave riesgo de exclusión social, a muchos de esos “últimos” de quienes tanto escuchamos hablar en el Evangelio.
___________

(1) Datos del Instituto Nacional de Estadística
(2) Datos del Ministerio de Empleo

Delegación Diocesana para las Migraciones - Archidiócesis Mérida-Badajoz
Diego Muñoz Cardo
dmcardo1@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2012  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog