Carta a Salustiano

Por El Avisador - 21 de Enero, 2012, 17:39, Categoría: General

Carta abierta a mi amigo Salustiano Borrasca:

He navegado sin aire ni veleros por ese Badajoz inconfundible a mis sentimientos, buscando el rincón escondido que se refugia entre las cenizas de mi memoria, sin hallarlo, quizás porque me lo han robado sin previo aviso, quizás porque estoy atrapado a esos encantos que un día tuvieron y hoy, por más que busco, no los encuentro.

Estaba paseándome con mi compañera por ese Casco Antiguo de la omnipresente ciudad pacense, contemplábamos el murmullo que desprende sus paredes, murmullos que terminan siendo gritos desgarradores..., deseosos de salir de esa soledad que tienen por cautiverio, esperan encontrar sus orígenes y estos le vuelven la espalda sin darle explicaciones al porqué de su destierro.

Salustiano, a ese Casco le ha pasado lo mismo que le pasa a aquello que existe entre lo bueno y lo malo, cuando se mete de artista invitado la desidia y termina lo bueno por ser malo, después, por mucho empeño que se ponga en que la cosa vuelva a sus orígenes no se consigue, quizás porque segundas partes nunca fueron buenas e igualarlas, una labor casi imposible. Digo esto, porque a pesar de que hay gente interesada en que el Casco Antiguo vuelva a ser lo que era, no lo han conseguido.

Así, deambulábamos por dicho barrio buscando el arca perdida de su encanto, cuando, de repente, en la cafetería Victoria, vemos que servían un “caldito” que, debido al frío, era apetecible, entramos en dicho local y el camarero nos dice que hasta las nueve de la noche no hay caldo, como quiera que las prisas no nos atormentaban decidimos esperar sentados en sus cómodos butacones... Nos dimos cuenta que empezaron a entrar gente de aspecto cultural (cómo se define a esta gente), gente mayor con etiqueta de conservadores en su vestir y en sus ademanes, le dije a mi cónyugue aquí se va a celebrar algo.

Como quiera que la curiosidad persistía pero sin llegar a preocuparnos por ella, se sentaron al lado nuestro tres caballeros de dicha agrupación o asociación y, sin querer, nos enteramos que hacían un homenaje a un poeta, escritor y cronista llamado Bartolomé Collado. Deducimos que por allí aparecería nuestro amigo Pedro Montero, ocasión única para poder saludarlo, pero no, el que apareció es otro amigo nuestro, Javier Feijóo, el poeta vivo como más autoridad sobre el castúo, al cual, como no podía ser de otra manera, saludamos.

Se inició el homenaje con una serie de poetas y escritores de Badajoz, que quisieron con sus poesías o escritos dedicarle un merecido homenaje a Bartolomé, destacando, bajo mi apreciación, que considero no es la mejor, por ser neófito en la materia, la poesía dedicada antes de su muerte de Antonio Román Díez García, la original de Alberto González, por supuesto, la de nuestro amigo Feijóo y, faltaría más, la de su hija ¿Por qué la de su hija? Porque un hijo cuando te dice algo, por simple que sea, queda grabado en tu mente para los restos. Así transcurrió la velada, algo que no olvidará Bartolomé desde sus ochenta y tanto años hasta cumplir cincuenta más. De Badajoz tengo que contarte lo de siempre, me encanta pasear por el puente Viejo, por supuesto, hacerle una visita al bar La Corchuela y perderme, a veces acompañado de otro amigo nuestro sito en Badajoz, por esos bares de copas que tanto le gusta visitar al foráneo como al residente en la capital.

El domingo y, como no podía ser de otra manera, asistí a la fiesta que se celebraba en Almendral, denominada el culto al pata negra, se mataron creo que 14 guarros para todos los asistentes. Para los vecinos, había otras connotaciones, entre ellas, homenajear a su patrón, San Mauro, fiesta que cada año trata de superarse y, de hecho, que lo consigue, el pabellón estaba a rebosar..., y es que no es para menos, por tres euros y medio te dan de comer y beber sin límites, después te obsequian con unas copas y cazuelas de barros conmemorativas del acto, baile y la generosa hospitalidad de sus vecinos, más por tan poco no se puede pedir.   

Y eso es todo, Salustiano, no te hablo ni siquiera de política, estoy saturado, por no decir hastiado, y del Madrid-Barça, aparte de lo de Pepe, que fue una "pepada" más, cuando te dan las hostias en el mismo lado, no es que termines acostumbrándote, sí que cada vez duelen menos porque se encallizan, vamos, que resulta crónico.  

Ramón Díez Piri
r.piri-@hotmail.com 


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Enero 2012  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog