Espectáculo, colorido y lluvia de caramelos en la Cabalgata de Reyes 2012

Por El Avisador - 7 de Enero, 2012, 1:34, Categoría: General

De espectacular y colorista, en medio de una lluvia torrencial de caramelos, tengo que calificar la gran Cabalgata de Reyes Magos, en su entrada en Badajoz, anteayer, jueves, día 5 de enero, procedente de la Estación de la Renfe. Con miles de pacenses y de otros lugares de las comarcas cercanas, que abarrotaron las aceras del recorrido, que cogía desde La Estación al paseo de San Francisco, donde les esperaban el señor alcalde y otra muchedumbre de ciudadanos, con los pequeñuelos en primer plano, bien en las primeras filas o subidos a los hombros paternos.

Y eran las 18,30 horas, cuando tomábamos posiciones la patronal y su escribano junto a la acera de Jesús Poves, en la avenida de Santa Marina, muy cerca de uno de los pasos más concurridos de la noche, junto al Ancla y El Corte Inglés. El reloj del panel de la avenida de Enrique Segura Otaño marcaba 11º, que no estaba nada mal, en tanto los vendedores ambulantes de globos y barquillos de canela pasaban vendiendo su rica mercancía, en el último caso, a un euro el barquillo. Serían veinte minutos después, exactamente, a las 18,50 horas, cuando se dejaron ver los motoristas de la Policía local, señal inequívoca de que los Reyes venían en la caravana. Tras esta patrulla motorizada vendrían otras más, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, así como un pelotón a caballo de la Guardia Civil en traje de gala. Y por el medio, grupos y colectivos de lo más variopinto, como la Banda de cornetas y tambores de la cofradía pacense del Resucitado, pero sin tocar siquiera un villancico, comparsas de romanos y soldados de todas las épocas, algunos, montados a caballo, una troupe de payasos, personajes de teatro de calle, como cinco damas gigantescas, bailando al son de la música, un trenecito cargado de niños y, cómo no, media docena de enormes carrozas, con figuras y personajes muy conocidos del mundo del cómic y del cine infantil, como "101 Dálmatas", "Spiderman" y "Batman", "Blancanieves y los siete enanitos", "El oso Yogui" y "La familia Picapiedra". Además de otra, dedicada a un belén rodante, con casi todas las figuras vivientes, personificadas por chavalines de ambos sexos.

A todo esto, los niños, y no tan niños, del cortejo tiraban caramelos a mansalva a los pies de las primeras filas del gentío, para contento de los niños allí emplazados, que se volvieron locos de contento, llenando bolsas y más bolsas con los que recogían. Delante nuestra había como una docena de chavales, cosechando caramelos que daba gloria, en tanto en la retaguardia algunos papis picarones se dedicaban a almacenar la "cosecha", recogiendo las bolsas de sus hijos, metiendo los caramelos en otras de mayor tamaño, para repartir al final lo recogido entre todos. Trabajo en equipo se llama esta figura, sí, señor.

MELCHOR JESÚS, GASPAR CELESTINO Y BALTASAR JORGE
Y en el último tramo de la Cabalgata, resplandecientes, espectaculares,
más bonitos que un San Luis, los tres Reyes Magos, Melchor Jesús Coslado (concejal de Poblados), Gaspar Celestino Rodolfo (de Urbanismo), y Baltasar Jorge Mendoza, el zapatero real, a bordo de tres soberbias carrozas, repletas de pajes y toda su corte infantil, quienes se dedicaron a bombardear con caramelos --en el sentido literal del término--, al distinguido público que abarrotaba las calles del recorrido, llegando los dulces proyectiles hasta las filas de atrás, donde se encontraba la gente de edad, jubilatas y pensionistas incluidos. Por lo que pudimos presenciar in situ, Melchor Jesús, nuevo en estas lides, fue el más patoso de los tres, tirando más bien poco, el muy roñoso. Todo lo contrario que Gaspar Celestino, que, junto a sus pequeños leales, hizo un alarde prodigioso, regalando caramelos a diestro y siniestro, siendo muy aplaudido por la chiquillada y sus papis. Baltasar Jorge, por su parte, algo cansino de tanto viaje, sentado en su silla dorada, se hizo de rogar un tanto cuando sus pequeños súbditos, desde abajo, le pedían más y más caramelos. Menos mal que sus pajes, atentos a las peticiones de sus coleguillas, se pusieron ciegos tirando puñados y más puñados, y en todas direcciones.

Eran las 19,20 horas, justo media hora después del paso de las primeras motos de la Policía local por donde nos encontrábamos, cuando acabó el desfile delante nuestra, en tanto una muchedumbre se dispersaba a duras penas, en varias direcciones. Una, hacia el paseo de San Francisco, para ver la llegada de los Reyes Magos al kiosco de la música, donde tendría lugar la recepción municipal, con el alcalde a la cabeza, y, ya puestos, ver la forma de pillar más caramelos por el camino. Otra, hacia El Corte Inglés y demás tiendas y comercios de la zona centro, calle Menacho y adyacentes, para hacerse con los últimos juguetes y regalos, establecimientos que estuvieron concurridísimos de público, hasta bien entrada la madrugada. Y una tercera, a casita, con los más pequeños del hogar, más contentos que unas castañuelas con sus caramelos, que había que lavarse las manos y el careto, cenar ligeramente y acostarse pronto, a la espera de los Reyes. En esas horas inciertas de la madrugada, día 6 ya, fiesta litúrgica de la Epifanía del Señor, popularmente conocida como de los Reyes Magos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Enero 2012  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog