Nuevo éxito de la Banda municipal de Música de Badajoz, en el concierto de Santa Cecilia

Por El Avisador - 22 de Noviembre, 2011, 0:27, Categoría: General

Al hilo de la festividad de Santa Cecilia, patrona celestial de la Música y los músicos, que cae el 22 de noviembre, el pasado domingo, la Banda municipal de Música de Badajoz, al cuidado de su director titular y artístico, Vicente Soler Solano, le ofreció su artístico homenaje, con el teatro López de Ayala completamente lleno de público. Con gentes de Badajoz, sí, pero también de los pueblos y localidades cercanos, que no se pierden las actuaciones de una Banda en cuyas filas militan numerosos directores de Bandas locales de música. Y también, muchas familias jóvenes al completo, con los chiquininos p'alante, como los de Alicante. Concierto dedicado, en general, a las músicas españolas, con un preámbulo jazzístico para espabilar al personal, que, a esas horas, venía de depositar su papela en las urnas del 20-N, echando cábalas de cuál sería el ganador, uno de los dos R: Rajoy o Rubalcaba.

Y no bien nos hubimos apoltronado en nuestras butacas, que va la Banda vicentiana y me sale con el
"Concierto para Clarinete y Orquesta", del norteamericano Artie Shaw, además de compositor, clarinetista y director de orquesta de fama mundial. Jazz del bueno, como si estuviéramos en Nueva Orleáns, con el clarinetista solista, Félix González Picón, haciendo virguerías, sin despeinarse el colega, con sus gafitas de sabihondo y su mechón de pelo sobre la frente, como poca cosa, Sinforosa, haciendo fácil lo difícil, con la gente como pasmada. Claro que la Banda le dio respuesta y aquello sonaba a gloria bendita, con el clarinetista piconero en plan Woody Allen, y la Banda del señor Vicente acompañándole de forma magistral. De película americana de las caras, que te lo digo yo. Tan alta piconería caló en el selecto auditorio, que supo premiar al solista, a la Banda y a su director con una ovación de no te menees.

La siguiente obra tenía resonancias románticas. Ahí es nada, un ruso de la Rusia de los zares decimonónicos, enamorado de las Españas, oficial de la marina rusa,
Nikolai Rimsky Korsakov, por más señas, nos traía los ecos de las músicas españolas de los puertos donde hacía escala en sus viajes por los siete mares, con su formidable "Capricho español", dividido, sin solución de continuidad, en cinco tiempos: Alborada, Variación, Alborada, Escena y Canto Gitano, y Fandango Asturiano. De menos a más, los músicos fueron alternando los pasajes lentos y suaves con otros llenos de brío, con la Banda en plan señorial, haciendo disfrutar a la audiencia del capricho español de un ruso de la Rusia de Nicolás II, zar de todas las Rusias. El final fue apoteósico, con el público entregado y los músicos, sin dejar de aplaudir, teniendo que saludar el señor Vicente como varias veces.

ESPAÑOLEANDO
Tras el descanso reglamentario, en la segunda parte de la parte contratante la Banda se puso a españolear, en plan patriótico. En primer lugar, con las
"Danzas Españolas", de Enrique Granados, concretamente, la 5 (Andaluza o Playera) y la 6 (Rondalla Aragonesa), de las doce que compuso para piano, con sus sabores a flamenco y a jota, respectivamente. Formidable actuación de nuevo de la Banda pacense, que los presentes premiaron con una estruendosa ovación a su término, los músicos puestos en pie y el director vicentiano, contentino el colega, saludando con su proverbial sobriedad. Con "Las Hilanderas", la zarzuela de José Serrano, la Banda brilló de nuevo a gran nivel, interpretando una selección de varios de sus pasajes, con el distinguido público en total silencio, respetuoso siempre, que se salió madre al final, dedicando otra larga ovación a la Banda, con gritos de ¡bravo!, ¡bien! y ¡así se toca! Pero faltaba el remate patriótico-taurino, y es entonces cuando los músicos y el dire me sacan el pasodoble "España Cañí", de Pascual Marquina, con arreglos... ¡del japonés Toshio Mashima, que tiene tela malinela! Uno de los pasodobles más famosos y bailados de todos los tiempos, con arreglos para banda y orquesta del Toshio ese. Y vemos cómo en la parte delantera del escenario se colocan cuatro trompetistas --Juan Beltrán, Juan Bautista Tortosa, José María Fernández y José Manuel Madera--, que deslumbraron al graderío, con el personal con la boca abierta. Espectacular actuación de la Banda y el póker de trompetistas, que el público supo corresponder con una prolongada ovación y gritos de ¡bravo!, ¡olé!, ¡si, señor! y cosas parecidas, los músicos de pie y el amo de la batuta saludando no sé cuántas veces.

Pero aquí no acabó la cosa, damas y caballeros. Que va el Emilio González Barroso, erudito, recargado y paternalista presentador del acto, y dice que Banda del municipio, como regalo a los espectadores, por su buen comportamiento, tal y tal, como despedida, va a interpretar una selección de "Las Leandras", del maestro Alonso. Breve pero maravillosa actuación, con el público de pie, rompiéndose las manos de tanto aplaudir, y Santa Cecilia, la abogada celestial de la Música y los músicos, seguro que encantada con este melodioso homenaje de sus más fieles en la ciudad de Badajoz, en la noche del 20-N del año del Señor de 2011. 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2011  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog