José Ramón, el hombre de la maleta

Por El Avisador - 11 de Noviembre, 2011, 11:33, Categoría: General

Posiblemente os crucéis con él por la calle. Tipo alto, pelo negro zaíno, cincuenta y pico de años, buena complexión física, chupa de cuero negro, pantalones vaqueros y... una maleta. De esas de ruedas. Se llama José Ramón, vive solo y se pasea por Badajoz tirando de su sempiterna maleta, que antes llevaba una cartera. Quien no lo conozca pensará que es un ejecutivo que va de viaje, o de visita al notario, o al abogado, con sus papeles en la maleta. Nada más lejos de la realidad. Es un paisano al que la vida le ha golpeado con dureza, con una familia hecha mixtos, y al hombre le ha dado por refugiarse en la bebida. Como tantos y tantos...

Y cuando le parece, busca un banco o un chaflán en el muro y allí se queda, de pie, siempre de pie, nunca lo veréis sentado. Y junto a él, una bolsa, conteniendo vino barato, en tetrabrick, que suele mezclar con refresco de naranja o de limón. Haga frío, calor, llueva o escampe, allí seguirá mi José Ramón, dando viajes a la botella, pasando las horas muertas. No habla con nadie ni nadie se para a saludarle. Parece como si no tuviera amigos. Ni conocidos. Y cuando se pasa con el vino, que es lo que suele ocurrir a menudo, se pone a desbarrar lanzando tremendas arengas, contando algunas de sus historias, en lenguaje ininteligible. O se pone a cantar al estilo de Rafael Farina, del que es fervoroso seguidor.

Y cuando, de tarde en tarde, lo veo varado por esas calles y plazas de Badajoz, me paro y hago con él. Y le pregunto cómo está y cómo le va a su hijo, que es militar. Y a mi José Ramón se le iluminan los ojos cuando le hablan de su hijo del alma. Y cuando le preguntas qué lleva en la maleta te contesta que una sandía, frutas y cosas así. Y en la despedida, algunos consejos, qué menos: "Cuídese, José Ramón...", "no se pase con el vino...", "no es bueno para la salud...", "salude a su hijo de mi parte...", y cosas así. Y siempre te da las gracias. No una, sino siete veces. Y es que José Ramón no tiene a nadie que le quiera escuchar, uno de esos juguetes rotos por la vida que mueven a lástima y compasión y que, como cualquier hijo de vecino en dificultades, se merece que alguien se pare a su paso, echando un rato con él. Qué menos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2011  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog