Enseñanza sin libros

Por El Avisador - 16 de Septiembre, 2011, 10:50, Categoría: General

En los años ochenta del ya pasado siglo se introdujo en los colegios e institutos españoles de enseñanza primaria y secundaria la moda y manía de estudiar... sin libros. ¡Cuánto progresismo trasnochado! ¡Qué innovación más extraña y postmoderna! Pues estudiar sin libros resultaba chocante y utópico, a la par que estúpido. Y sin embargo, hubo cientos de profesores bienintencionados que cayeron en la tentación y se entregaron a esa labor estéril con la mayor dedicación. Pensaban que así iban a trabajar menos, pero más a gusto, y resultó que más y peor, o sea, todo lo contrario: Que se hartaron de hacer fotocopias y de que los alumnos no rindieran lo que esperaban de ellos con sus apuntes deslavazados, sin conexión con la realidad. El fracaso escolar aumentó hasta cifras que en las estadísticas y en las hemerotecas quedan como una bofetada a la nueva pedagogía de la LOGSE o la LODE o lo que fuera o fuese, porque este invento se alentó desde el Ministerio, con el consecuente acoso y derribo de las librerías de texto, muchas de las cuales tuvieron que cerrar a cal y canto... de libro. ¡Era un gasto tan insoportable para las pobres familias que regresaban de vacaciones! Demagogia pura, porque un libro vale más de lo cuesta, y no hay ninguno del que no se pueda sacar provecho, preguntádselo a Cervantes, que leía hasta los papeles volanderos del Zocodover toledano. Y así escribió el Quijote.

En los ¿"felices"? ochenta de la "movida" hubo de todo: los iluminados por no sé qué ciencia infusa que creían haber descubierto el Mediterráneo como apóstoles de la dignidad escolar que debía ir por libre y asambleariamente, y los que tarde tras tarde, noche tras noche de atiborrarse de notas, se hartaron al fin de hacer el tonto y el pomelo, porque sus horas libres quedaban esclavizadas como nunca antes. Benditos ellos, Dios se lo pague, que el Ministerio no. Y en estos tiempos de cambalache electoral volvemos a estar en las mismas y críticas situaciones: Hacia atrás vamos, como los cangrejos autóctonos o señal de los cursos segovianos, que han vuelto, esta vez, menos mal, para mejorar el paladar de los gourmets turísticos. Donde no hay patrón mandan los marineros, y así la nave va, de cambio de rumbo continuo, sin brújula ni norte, y sin pesca que subirnos a la boca, porque los chavales están pez. O peces. Y los griegos, que inventaron el amor al saber, sin libros y sin euros. Como los españoles. Tal para cual.

Apuleyo Soto Pajares
apuleyosotopajares@hotmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Septiembre 2011  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog