21 de Diciembre, 2010

Abre una oficina bancaria donde estuvo la cafetería Cervantes

Por El Avisador - 21 de Diciembre, 2010, 16:40, Categoría: General

Ya era hora, Teodora. Después de varios años cerrado a cal y canto, el local donde estuvo la conocida cafetería Cervantes, en la esquina que hace la calle General Palafox con la avenida de Fernando Calzadilla, en uno de los más céntricos solares de la ciudad, está siendo restaurado para darle vida de nuevo. He pasado por el lugar y los operarios, dale que te pego, trabajando a destajo. Y uno de ellos me ha dicho que, en su lugar, va una oficina del banco Santander. Del Santander-Central-Hispano, para que nos entendamos, el primer banco de España, donde asientan sus reales los Botín.

Y es que no podía ser de otra forma, los bancos, que es el negocio más próspero de todos cuantos funcionan hoy en España, a pesar de la crisis: siempre con ganancias, mientras los demás, con recortes. Pues ya sabéis con quién os jugáis los cuartos los que viváis por esa zona, a caballo entre Santa Marina alta y Pardaleras: los Botín y cía.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

A la espera del Gordo de Navidad

Por El Avisador - 21 de Diciembre, 2010, 16:27, Categoría: General

Badajoz, en estas vísperas del Sorteo de Navidad, está a la espera de que caiga el Gordo de un puñetera vez, que siempre pasa de largo, aunque en ocasiones deje un reguero de pedreas, que nunca vienen mal. Y esta mañana había colas largas en las distintas administraciones de Lotería. Ya se sabe, en Badajoz todo lo dejamos para el último día, a última hora, en el último minuto... Y en la compra de lós últimos décimos y participaciones, lo mismo. Por lo del "aversi". Sí, a ver si toca y salimos de pobres, a ver si toca y tapamos los huecos, a ver si toca y pagamos las trampas, a ver si toca y le hacemos una trompetilla al jefe. A ver si toca y nos vamos de vacaciones a las Bahamas... A ver si..., a ver si...

Y es que el que no se conforma es porque no quiere. Como que soñar no cuesta nada, oiga.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Belenes monumentales

Por El Avisador - 21 de Diciembre, 2010, 9:45, Categoría: General

Por estas fechas, Badajoz está plagada de belenes, también llamados nacimientos, pesebres o portales. Y los que más llaman la atención, con numerosas visitas, son los monumentales. Esos que están montados con numerosas figuras de buen tamaño, ocupando grandes espacios, y que representan con ingenuidad las diversas estampas del Nacimiento del Señor, algunas de ellas utilizando figuras en movimiento. Las visitas a estos belenes es gratuita. Y aquí va una relación de los más visitados:

* Parroquia de la Concepción
* Parroquia de Santa María la Real (San Agustín)
* Parroquia de San Andrés
* Global Humanitaria (belén privado), calle Arco Agüero, 15 (desde la ventana)
* Parroquia de San Fernando y Santa Isabel (La Estación)
* Convento de Santa Ana
* Convento de las Descalzas
* Cofradía del Resucitado (plaza de la Soledad)
* Residencia Ntra. Sra. de la Soledad, de las Hermanitas de Ancianos Desamparados (La Granadilla)
* APNABA, Asociación de Padres de Niños Autistas de Badajoz (calle Félix Fernández Torrado, s/n, Valdepasillas)
* Asociación de Vecinos de San Roque

Para los horarios, es conveniente hacerse con el Programa navideño que ha editado la concejalía de Cultura del Ayuntamiento pacense, y que puede recogerse gratuitamente en cualquiera de las dos oficinas turísticas municipales (pasaje de San Juan y CITAV, en la plaza de San José) y en el hall de entrada del Palacio Municipal, pues están a disposición de la ciudadanía.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

¡Vivan los pitufos del Coro de Papá Noel!

Por El Avisador - 21 de Diciembre, 2010, 0:41, Categoría: General

El pasado viernes, día 17, centenares de pacenses nos agolpábamos a las puertas del teatro López de Ayala. Motivo: la Banda municipal de Música de Badajoz, bajo la batuta del simpar Vicente Soler Solano, daba su concierto extraordinario de Navidad. La cola de público, de tres y cuatro en fondo, doblaba el edificio y llegaba, ya en el paseo de San Francisco, ¡hasta las oficinas de Banesto! Lo nunca visto, damas y caballeros. Así que lleno hasta la bandera, el banderín y la banderola, con el aforo al completo.

Y nada más entrar, la primera sorpresa de la noche: vemos corretear por todas partes como tropecientos gnomos, la ultimísima generación de hijos de Papá Noel por estos pagos, ataviados con sus gorritos rojos, coletas incluidas en los de las nenas, moviéndose de aquí para allá, arriba, abajo, a la izquierda y a la derecha. Como si fuera una marabunta roja, vamos. No había forma de que se estuvieran quietos, cómo iban a estarlo si andaban por allí desde las seis de la tarde, para ensayar, ansiosos de salir al escenario a actuar. Pero como antes, la Banda vicentiana tenía que ejecutar dos partes del concierto, nuestros inquietos zagales  --la mayoría, por mejor decirlo-- se dedicaban a lo que mejor sabían hacer: jugar.

Y ante la algarabía de nuestros pitufos rojos, hubo algunos abueletes, antipáticos ellos, que se molestaron, bramando para sus adentros, adiós tranquilidad, vaya coñazo, esto va a ser el conciertazo padre, la que nos espera, y cosas así. Como que hubo uno a nuestro lado que sacó con presteza su móvil, como para llamar a los seguratas, pero no, que era a Papá Noel, a ver si venía a Badajoz a poner orden en esta pipiolandia roja en que se había convertido el coliseo del López. Aunque hubo otro cascarrabias a nuestro lado al que tuvimos que tranquilizar, porque quería que viniese no Santa Claus sino el mismísimo Herodes, el de la escabechina bíblica de infantes de Belén y alrededores.

Restablecida --o casi-- la paz, el presentador de presentadores, el sabihondo Emilio González Barroso, dio el pistoletazo de salida al concierto. Que tuvo tres partes, las dos de costumbre y una tercera, especial, donde actuarían, junto a la Banda,
los alumnos y la Escolanía de las Escuelas Municipales de Música de Badajoz. O séase, la chavalería cantora de Papá Noel en Badajoz. Que, según fuentes no bien informadas, a ojímetro, eran ciento y la madre. Como de costumbre también, en los inicios de ambas partes, la Banda interpretó dos piezas marchosas, alegres y divertidas, el pasacalle El Chaleco Blanco, de Federico Chueca, en la primera, y el pasodoble Manolo Veiga Báez --dedicado al simpático camarero de Flash, que no pudo venir, pues estaba trabajando, que lo primero es lo primero--, del mismísimo Vicente Soler, en la segunda.

Continuando con la primera parte, aunque el ambiente de fondo no era muy católico, que digamos, la Banda se puso seria y solemne, a pesar de los repiones rebeldes, e interpretó una selección de piezas operísticas de Giacomo Puccini, con
"Un Bel Di" (Madame Butterfly), "E Lucevan le Stelle" (Tosca), "O, mio Bambino Caro" (Gianni Schicci) y "Nesum Dorma" (Turandot), para rematar con L'Arlesienne (Suite nº 2), de Georges Bizet, en cuatro tiempos ("Pastoral", "Intermezzo", "Menuet" --incluyendo una magnífica actuación en este último del flautista solista, Javier Barco Antúnez--, y "Farandole", con un final apoteósico que levantó al público de sus asientos, rompiéndose las manos de tanto aplaudir.

En la segunda parte, con los zagales
preparándose para actuar en la parte trasera del teatro, sin el batiburrillo de antes, los músicos de la Banda lo bordaron con una soberbia interpretación de Huapango, de Pablo Moncayo, donde los ritmos y el espíritu del folklore mexicano fueron omnipresentes, llegando por momentos al frenesí, en tanto el xilofonista vicentiano, Juan Alberto Sánchez Castillo, hacía virguerías al cubo, con el personal encandilado, sin perder detalle. ¡Ándale, mi cuate, muy bueno lo tuyo! ¡Y que viva México, no más! Y es tocar el vals de La Bella Durmiente, de P. I. Tchaikovsky, con la marabunta de pitufos contenida a duras penas por sus profes y monitores, cuando los de la Banda dieron el do de pecho final, con una intervención grandiosa, con la gente aplaudiendo y lanzando ¡bravos! a granel a su término.

LOS PITUFOS DEL CORO
Pero las emociones se desataron instantes después, cuando hicieron su aparición en el graderío habilitado detrás de la Banda, del Orfeón de Papá Noel, digo...,
de los alumnos y Escolanía de las Escuelas Municipales de Música de Badajoz, acompañados de una corte regular de solícitos profesores y monitores. Y todos, absolutamente todos, ataviados de rojo (gorros, camisolas, faldas, medias...). Menos un monitor, larguirucho él, que iba de paisano. Un tío soseras, di que sí. Ni que decir tiene que la aparición del gran Coro armó un considerable revuelo en el graderío, donde esperaban ansiosamente sus papis, abueletes y otros familiares, que se dedicaron a hacerles miles de fotos y vídeos para el recuerdo, cayéndosele la baba a más de uno y a más de dos.

Todos en sus puestos, la primera actuación conjunta de músicos y cantorcillos, la popular
Estaba El Señor Don Gato, resultó clamorosa, con el patio de butacas levantado, cansado de aplaudir. Pero es que en la siguiente, La Escala SI-DO, de Ferrer Ferrán, la cosa estuvo a punto de salirse de madre, padre y muy señor mío, con la tropilla roja moviéndose al compás, en tanto el Vicente de la batuta, encantado de haberse conocido, se lucía en el concierto más divertido del año. Pero aquí no acabó la cosa, no, hija, no. Y es que, como remate de los tomates, que va el Orfeón, digo... el Coro de benjamines de Papá Noel, y nos suelta una tira de cuatro villancicos, a cual más conocido y popular, con arreglos de un tal Pablo Sánchez: Arre, borriquito, Blanca Navidad, Campana sobre Campana y Noche de Paz. Con la participación especial del superpresentador Emilio, que llevó su inseparable acordeón, haciendo de solista en varios momentos. Y mientras sonaban los aires graves y solemnes de Noche de Paz, una monitora leyó, espaciadamente también, este mensaje de felicitación al distinguido público:

Los profesores... y alumnos... de las Escuelas... Municipales...
de Música... os desean... una Feliz Navidad...


La emoción hizo que algunos papis sacaran sus pañuelos, enjugándose unas traicioneras lágrimas. Inenarrable actuación de la tribu de chiquininos
cantores de Badajoz, con los músicos bien puestos, el teatro a puntito de venirse abajo y las cámaras echando más chispas que en las fallas esas de Valencia.

Pero había más, colegas. Y es que el director de la movida coral y musical, el superintendente Vicente, que va y nos pone... ¡la Marcha Radetzky!, el famosísimo tema de Johann Strauss (padre), con que despiden las orquestas de tronío el concierto de Año Nuevo. Y si viérais cómo aplaudían los niños... Y los mayores... Siempre al compás de las palmas del tío Vicente, primero, suavemente, piano, piano, después, con brío, con energía, eso es... Así, cinco minutos a reloj corrido. Lo que te digo. Y los que les hubiera dado la gana a la Banda y a su mandamás, con la gente aplaudiendo al final de forma espantosa, unos casi llorando, otros felicitándose la Navidad y qué sé yo.

EPÍLOGO
Vaya desde aquí mi felicitación a los pequeñuelos de la Escolanía y a los alumnos de las Escuelas Municipales de Badajoz, por lo bien que suenan sus voces conjuntadas, señal de horas de aprendizaje y ensayos mil. Y a sus profesoras y monitores, que tan bien los acompañan, aunque nunca salgan en los carteles, pobrecitos míos. Así que ahí van sus nombres: Rosa, Estefanía, Cecilia --la santa, no, la de Badajoz--, Salvador, Esmeralda, Juan Carlos y María José.

Y, cómo no, a los profesores de la Banda por un año tan rico en conciertos de lo más variopinto, que han hecho disfrutar de lo lindo a la ciudadanía. Y gratis total, sólo por nuestra cara bonita. Y, por supuesto, al alma mater de la Banda, el Coro, las Escuelas y siete cosas más, el menudo y sobrio Vicente Soler Solano, por su preparación, empeño y generosidad. Un director que, en sus tres años de estancia entre nosotros, le ha dado una vuelta a la histórica Banda municipal de Música de Badajoz --fundada en 1867--, que no la conoce ni la madre que la parió. He dicho.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog