Ambientazo en el fallo de los Premios Ciudad de Badajoz

Por El Avisador - 25 de Octubre, 2010, 0:16, Categoría: General

En la noche del 22, asistimos en el Palacio de Cristal del Hotel Río a uno de los actos más atractivos de los que tienen lugar en la ciudad al cabo del año, con la Cultura --con mayúsculas-- de protagonista: el fallo de los distintos jurados de los cinco Premios "Ciudad de Badajoz", por orden de antigüedad, el XXIX de Poesía, el XIV de Novela, el VII de Periodismo, el IV de Escultura y el III de Pintura. El amplio salón estaba lleno y sus butacas fueron ocupadas por una amplia representación de la sociedad y cultura locales, entre políticos, empresarios, artistas de todos los palos, profesores de todos los niveles, comerciantes y economistas cinco estrellas, representantes vecinales, periodistas de todos los medios y miembros de los cinco jurados, además de otras representaciones militares y de la sociedad civil. Muchos de los cuales, en los jardines de la entrada, tuvieron palabras de felicitación para la concejala pacense de Cultura, Consuelo Rodríguez Píriz, repuesta ya de un trance quirúrgico, en condiciones para volver a su sillón concejil, en el histórico edificio colegial de los jesuitas, en la calle Obispo Soto Mancera, la del arco.

Eso sí, juntos pero no revueltos, ya que en los sitios de honor, los de delante, se instalaron todos los miembros de la Corporación municipal, como para hacer un Pleno de urgencia en caso de necesidad, con el alcalde de la ciudad, Miguel Celdrán Matute, a la cabeza, un representante de la Junta de Extremadura, José Ramón Suárez Arias, la diputada de Cultura y Participación Ciudadana de la Diputación Provincial de Badajoz, Inmaculada Bonilla, el delegado de Defensa en Badajoz, el coronel Adolfo Alonso Erenas, entre otras autoridades y representaciones.

Y al fondo, el escenario, sobre el que se encontraban sentados, con ciertas estrecheces, los músicos de la Banda municipal de Música de Badajoz, con su director titular al frente, Vicente Soler Solano, que animaría el acto con diversas estampas musicales, clásicas y actuales, castizas y contemporáneas, que fueron del agrado del respetable. Contando en esta ocasión con la colaboración impagable de la soprano Guadalupe Muñoz Cabanillas, el tenor Fernando J. Domínguez Cadenas y la pianista Libertad Agudo de los Placeres, colaboradores habituales en sus últimos conciertos. Y para que no faltara de nada, el acto contó con un par de actuaciones del genial Cándido Gómez, Candi para los amigos, el nota de la Candi2 Band, ataviado con un traje blanco blanquísimo, camisa negra y corbata y gafas rojas, hecho un dandi, que provocó la sonrisa general con sus monólogos, donde derrochó ironía y desparpajo a raudales. Y al micro, llevando las distintas actuaciones con su peculiar encanto, una presentadora de altura: la guapa, esbelta y televisiva periodista Marta Robles, que demostró sus tablas y su gran profesionalidad conduciendo la función. Salvo un lapsus final, cuando no dio paso a la intervención del alcalde, que tuvo que enmendar el bueno de Carlos Torres, su secretario particular, subiéndose al estrado para darle el toque reglamentario al oído. Las galantes palabras del edil migueliano y la amplia sonrisa de la Robles hicieron que la gente echara pelillos a la mar salada, obsequiando a la guapa moza con una gran salva de aplausos a la finalización del acto. Muy bueno lo tuyo, Marta.

Una pega, sólo una: no se repartió el acostumbrado programa de mano, con el que la selecta audiencia desconocía el orden del día, con rima y todo. Por el contrario, el anuncio de los diferentes fallos, por orden de antigüedad, de los Premios, se vio ensalzado con la proyección previa de unos vídeos alusivos. Con la ciudad de Badajoz, sus monumentos y rincones emblemáticos de protagonistas, por una parte, y con referencias a los anteriores Premios, con sus obras y autores, por otra.

LOS PREMIADOS
Siguiendo la hoja de ruta, en orden de menor a mayor antigüedad, la presentadora fue anunciando los ganadores de los distintos Premios, con lectura previa del acta de los jurados, leída por un representante, y fueron estos:

* III de Pintura, Premio "Bartolomé Gil Santacruz", con 34 obras presentadas: 1º, Juan Moreno Aguado; 2º, Ana María Hernández del Amo, y 3º, Enrique Rodríguez García (premios consistentes en la adquisición de los cuadros).

* IV de Escultura, dotado con 9.000 euros de vellón: Emilio Gañán, de Plasencia. Y cuatro menciones honoríficas, a propuesta del jurado (aunque sin una lata, las cosas como son): Manuel Martín Moreno, José Juan Botella, Ángel Luis Pérez Espacio y José Luis Menéndez.

* VII de Periodismo, Premio "Francisco Rodríguez Arias", con 56 artículos presentados, dotado con 6.000 machacantes, al periodista de El País, Borja Echeverría, por su trabajo titulado "El viaje de Óscar".

* XIV de Novela, entre 99 obras presentadas, a la titulada "El vuelo del cormorán", de Manuel Sánchez Dalama, que se embolsó la suculenta cifra de 18.000 del ala.

* XXIX de Poesía, al que se presentaron 229 poemarios, a Federico Gallego Ripoll, con su poemario titulado "Dentro del día, acaso", metiéndose en el talego 9.000 pavos.

Como ya es tradición, la guapa presentadora tuvo el detalle de llamar a casa a todos los premiados, anunciándoles la buena nueva, el pastón que se embolsaban --"como si estuviéramos en un programa de la tele", dijo-- , y los diálogos que se produjeron originó un millón de sonrisas en el patio de butacas. Aunque algunos de los premiados no estaban en casa, seguro que de picos pardos, los muy pillines, un viernes por la noche. A todo esto, la Banda, con sus tres últimas actuaciones --el vals La Viuda Alegre, de F. Lehar, el bolero Contigo en la Distancia, de C. Portillo y, sobre todo, el Danzón nº 2, de A. Márquez, con la soprano Guadalupe, el tenor Fernando y la pianista Libertad-- hizo que las palmas echaran humo, a punto de venirse abajo el Palacio de Cristal. Todo un espaldarazo ciudadano a la Banda de Música pacense, sin duda, uno de los pilares en los que se asienta la política cultural de la concejalía del ramo en Badajoz.

EL ALCALDE
Como colofón, intervino el alcalde de la ciudad, Miguel Celdrán Matute, quien, después de felicitar a todos los participantes, en especial a los ganadores y al público asistente, hizo un apasionado canto a Badajoz, "ciudad de cultura todo el año". Y prosiguió: "Empeño de sus hombres y mujeres, que hacen de Badajoz una ciudad de referencia en Extremadura y el SO ibérico", con una amplia, variopinta y singular nómina de artistas, creadores, colaboradores y agitadores de la cultura". Item más: "Y con un calendario cultural que abruma", citando por encima los más sobresalientes. "Gracias a las instituciones, asociaciones y otros colectivos que aúnan sus esfuerzos, hacen de Badajoz una ciudad abierta al arte, a la cultura". Item más: "Alimentemos el alma con la cultura, una cultura que nos hace mejores como ciudad y como personas, más en tiempos de crisis, para sentirnos vivos, comprometidos con la causa de Badajoz". Y, llegados a este punto, el edil migueliano aireó su concepto de cultura: "Cultura a secas, sin etiquetas, por encima de todos los colores y de todas las diferencias, capaz de emocionar y seducir". Una gran ovación rubricó las palabras del alcalde pacense, dando paso a la Robles, quien, encantada de haberse conocido y del ambientazo de la noche, invitó a todos los presentes a una copa de vino de honor.

EPÍLOGO
Con el personal junto y revuelto, fuera ya la etiqueta que mandaba el protocolo, tomamos una generosa copichuela, servida por el equipo de camareros, sirvientes y maestresalas del Hotel Río, con lo lo mejor de los ibéricos, los quesos, los canapés, las tostas, las cazoletas, las frituras y los vinos de estos Reinos. Momento en que aprovechamos para hojear dos libros con que fuimos obsequiados por el Ayuntamiento: el libro de la
XXIX Feria del Libro de Badajoz, celebrada del 14 al 22 de mayo, conteniendo una apretada síntesis de las actividades que se realizaron, además de un enorme aparato gráfico, obra de María José Montero, todo ello impreso galanamente en Tajo-Guadiana Artes Gráficas, de Badajoz. Y el otro, más que libro, una reproducción facsímil de un viejo diario británico, el The Courier, un tabloide de sólo cuatro páginas, fechado el 24 de abril de 1812, tras conocerse la toma de Badajoz, el 6 del mismo mes, tras una noche infernal que dejó 3.500 soldados británicos y portugueses muertos o heridos, por el ejército aliado, al mando del conde de Wellington. Excelente trabajo de investigación histórica y bibliográfica de Carlos Sánchez Rubio (4 Gatos), Javier Fernández Díaz y José María Monreal Periáñez, cuando seguimos inmersos en las conmemoraciones del Bicentenario de la Guerra de la Independencia (1808-1812), donde la ciudad de Badajoz, amurallada por sus siete costados, tuvo un gran protagonismo.

Permalink ~ Comentarios (3) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Octubre 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog