Parásitos sin fronteras

Por El Avisador - 23 de Octubre, 2010, 19:56, Categoría: General

En Badajoz, como en tantas partes de esta España de nuestros pecados, vegetan una serie de pícaros y malandrines que viven del cuento, pidiendo, según los momentos y las ocasiones, unas moneditas, un bocata y todo lo que les salga por esas boquitas. Jóvenes, en su mayoría, de aspecto andrajoso y descuidado, puede vérseles por las calles de los centros histórico y moderno de la ciudad, de tal forma que son muy conocidos.

Hartito el personal de tanto sablazo y tente tieso, y sin saber bien qué hacer para quitárselos de encima, la experiencia me lleva a dar este par de consejos. El primero, mandadlos al comedor de indigentes o transeúntes más próximo. Dar de comer al hambriento es una de las obras de misericordia, que aprendimos de cuando niños en el catecismo escolar. Y en mi caso, siempre los envío al de Nuestra Señora de la Acogida, al cuidado amoroso de las hermanas de San Vicente de Paúl, en la calle Martín Cansado. Al menos, comen caliente, los asean y les dan ropa limpia y la cena en frío. Así, todos los días que quieran.

Y el segundo, cuando falla el primero, que suele fallar, pues estos sujetos te dan mil excusas para no ir, que lo que quieren son unas moneditas, es decirles, a la pata la llana, que se pongan a trabajar, que son muy jóvenes, por ejemplo, limpiando escaleras, qué es eso de vivir sin dar un jo
ío palo al agua. Mano de santo, pues salen a escape y dejan de molestarnos.

Historias lamentables del vivir cotidiano en Badajoz,
con gente que mueve a lástima, sí, pero que tienen una jeta que se la pisan.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Octubre 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog