Reflexiones sobre el fracaso de la candidatura Cáceres 2016 (I)

Por El Avisador - 9 de Octubre, 2010, 19:33, Categoría: General

Pasado el momento de la decepción es hora de plantearse qué ha fallado. En todo caso, ya lo dirá el jurado de la Comisión Europea que publica sus conclusiones en la Web de la capitalidad cultural (http://ec.europa.eu/culture/our-programmes-and-actions/doc435_en.htm ).
Demasiada emotividad, mucha demagogia, un sorprendente y persistente desconocimiento de las bases de la convocatoria, falta de transparencia en la gestión, ausencia de información a los ciudadanos que, a juzgar por los comentarios en los medios digitales, siguen sin enterarse en qué consiste esto de la Capitalidad Cultural Europea, mucho despilfarro y fuegos de artificio que no computaba en los requisitos de la candidatura (Festival Play, Cáceres Evocado, Cáceres de Leyenda, etc.) y una obsesiva manía de aferrarse a un gran evento para dotar a una ciudad de un proceso de desarrollo cultural que no admite saltarse etapas y vestir santos para desvestir otros.

Lo primero es que, durante muchos años no se ha hincado el diente a lo fundamental. Se ha alardeado de que la preparación de la candidatura ha llevado años, pero este proceso ha pecado de falta de un criterio reconocible y sostenido adaptado a las exigencias de la candidatura. Y era fácil. Bastaba con hacer pública la Guía Dirigida a las Ciudades Candidatas al Título de Capital Europea de la Cultura publicada por la Comisión Europea http://ec.europa.eu/culture/our-programmes-and-actions/doc629_en.htm y que ni siquiera figura en la web de la candidatura. Aquí se especifica claramente que "el título es otorgado principalmente por la fortaleza del programa de eventos culturales presentado por la ciudad candidata para el año en cuestión, no por su valor intrínseco histórico como, por ejemplo, su condición de ciudad Patrimonio de la Humanidad  de la UNESCO".  En la web de Cáceres 2016 todavía se lee: "Enumerar las razones por las que Cáceres debería ser Capital  Europea de la Cultura en 2016 sería sencillo, aunque extenso: porque es Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por la muralla árabe, por sus innumerables palacios…"

Confusión en los conceptos básicos que se ha intentado recomponer a última hora introduciendo elementos de participación ciudadana, de consulta con los agentes culturales de la región que soslayaba información básica ofrecida por la Comisión Europea en su exhaustiva página web en la que figuraban las experiencias de las anteriores ciudades candidatas elegidas, sus logros y fracasos, sus peligros y oportunidades. No hacía falta enviar delegaciones al exterior para comprobar la especificidad de los requisitos de la candidatura basados en la dimensión europea, la participación ciudadana, las exigencias de financiación pública y privada (se hurtó a la población la información de que la Unión Europea sólo aporta un millón y medio de euros en concepto de Premio Melina Mercouri que sólo se otorga si la ciudad candidata ha cumplido sus compromisos), las necesidades de infraestructura aérea y terrestre así como la capacidad de alojamiento turístico y la altísima calidad de la programación cultural ofrecida. Esto y mucho más relacionado con la profesionalidad e independencia de la gestión artística y administrativa, la política de comunicación, igualdad de oportunidades para mujeres y minorías étnicas, incorporación de las nuevas tecnologías, sostenibilidad, intercambio de experiencias con otras candidaturas europeas, etc. etc.

Aparte de rasgarse las vestiduras, echarse la culpa unos a otros o lamentarse amargamente de este nuevo agravio a nuestra insignificancia identitaria, es el momento de hacer un balance que trascienda lo epidérmico. No se puede consentir más de lo mismo. Hay que rendir cuentas porque si no se caerá en nuevos errores a la primera oportunidad y esta región no se lo puede permitir.
Se ha malgastado dinero público sin ton ni son en plena eclosión de una crisis económica que ha azotado con virulencia a nuestra comunidad autónoma. Una auditoría independiente es imprescindible. Es una exigencia de buenas prácticas en la gestión de dinero público que no se puede disfrazar con abstractos argumentos emocionales.

El apoyo a la cultura en tiempos de feroces reducciones presupuestarias es una necesidad que sólo se puede justificar si los recursos públicos empleados obedecen a una estrategia rigurosa que persiga fines programáticos concretos, creación de valor añadido, búsqueda de la excelencia, profesionalidad en la gestión cultural que deje de depender de presiones políticas de corto alcance    y contribuyan al desarrollo de la región en su aspecto educativo, social, cultural, económico y turístico.

Por último, hay que mencionar el flaco favor que la gran mayoría de medios de comunicación regionales ha hecho a la población renunciando al deber de informar e informarse. Ha sido bochornoso y de vergüenza ajena comprobar el papel de palmeros incondicionales que han asumido los medios privados y oficiales respecto al proceso de selección de la candidatura a Capital Europea de la Cultura 2016. Han confundido propaganda con información. Bastaba con darse un garbeo por las páginas web de la UE anteriormente citadas para extraer conclusiones distintas a las de meros difusores de la propaganda oficial.

Eugenio Amaya (*)
eamaya@arandramatica.com
__________

(*) Publicado con la autorización del autor, citando la procedencia: http://www.extremaduraprogresista.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Octubre 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog