Concentración de Superdelegados de CCOO en Badajoz

Por El Avisador - 29 de Abril, 2010, 17:44, Categoría: General

Ayer, a mediodía, la céntrica avenida de Huelva era un hervidero de sindicalistas de CCOO de Badajoz y provincia. Se habían congregado en la capital, a un paso justo de la Delegación del Gobierno, para protestar por un asunto que les es caro: la prevención de accidentes y enfermedades laborales, que todos los años deja un rastro insoportable de obreros y trabajadores muertos o gravemente heridos, con secuelas para toda la vida. Y allí que se concentraron cerca de un millar de sindicalistas de todas las edades, profesiones y oficios --algunos, en sillas de ruedas, no os lo perdáis--, ataviados todos con camisolas azules, con un escudo rojo en el pecho, a lo Supermán, donde venía la sigla SD (Superdelegado). Y todos, sin excepción, ondeando al viento banderolas rojas con las siglas de su sindicato del alma: CCOO.

Y a la cabeza de la concentración, junto a la fuente de la Rana, decenas de miembros, sentados en un improvisado graderío metálico, montado con anterioridad, donde, a modo de mosaico --como en los estadios de fútbol-- mostraban sus pancartas y sus consignas, siempre sobre el mismo asunto: la prevención de accidentes. Pero había más: dándole un aire festivo y jocoso, había algunos manifestantes que iban tocados con sombreros de copa, de donde prendían billetes de pega de 500 euros. Tate, me dije, la representación de los empresarios, que, a ojos de los trabajadores, nadan en billetes. Aunque luego racaneen en mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados, que ese era el mensaje que querían transmitir a la ciudadanía.

Y para que la gente sonriera, en vez de llevarse disgusto tras disgusto, por allí merodeaban también gigantones con maletines, de donde salían billetes de mentirijillas. Siempre de 500, oye, ¿por qué será?
Un circo en toda regla, si no fuera porque el líder de CCOO por estos pagos, mi admirado Julián Carretero (Higuera la Real, 49 tacos, uno menos en Canarias), maestrino de escuela en sus tiempos mozos, rodeado de una regular corte de periodistas, cámaras y fotógrafos, estaba dando un mitin apasionado, diciendo las verdades del barquero a esos empresarios y a esas mutuas que juegan con la seguridad y la vida de tantos y tantos trabajadores. Menos de bonito, les dijo de todo, eso sí, muy finamente el colega. Lanzado y sin despeinarse, tuvo tiempo también de darle un repaso a ZP, a propósito del elevado número de parados que se registra hoy en España, a cuenta de la crisis galopante que nos corroe, que siempre pagan los más débiles: los currantes. Equiparando, incluso, trabajo con democracia. Ni que decir tiene que sus compañeros y compañeras estallaron al final en una prolongada ovación, agitando con frenesí banderolas y pancartas. Con una excepción, sólo una: la Reina Gobernadora, Carmen Pereira, delegada de ZP en Extremadura, haciéndose la sueca, sin tener el detalle de salir al balcón de su cercano Palacio a escucharle.

Y quedé maravillado porque, en un santiamén, desmontaron el graderío, recogiendo los bártulos y, en amigable compañía, se dirigieron al cercano Auditorio Ricardo Carapeto, en el Parque Infantil, donde, como relax, estaban previstas algunas actuaciones, amén de dar tiempo a los bocatas y a las cervezas. Y, entre medias, más contento que unas castañuelas, Julián Carretero, mi líder sindical favorito, departiendo con unos y otras las incidencias de la jornada. A la que sólo faltó poner unas mesas para recoger firmas de los ciudadanos, que, como el abajo firmante, suscribieron de la A a la Z el discurso julianista.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog