Al Cristo de la Angustia: Jesús, confío en Ti

Por El Avisador - 30 de Marzo, 2010, 0:51, Categoría: General

La vida del creyente tiene su punto de partida en le fe y confianza en Dios. En muchas ocasiones decimos que amamos a Dios y lo expresamos con fuerza y convicción, pero cuando luego ahondamos sobre la experiencia y el conocimiento descubrimos lagunas. ¿Cómo puedo amar a Alguien que no conozco? Dios se nos revela por su Hijo, que toma nuestra naturaleza humana y todo lo que Dios Padre tiene que "decir" lo hace por Jesucristo, que es el Verbo de Dios hecho Carne.

Los cristianos tenemos los Evangelios para ir creciendo en el conocimiento de Jesús y sería una obligación conocer la vida de Cristo, al igual que conocemos la propia. La lectura diaria y unos minutos de meditación nos introducen a contemplar la vida del Señor y confrontar. En esta vida, a veces desenfrenada, carecemos de momentos de silencio en el que seamos capaces de adentrarnos en lo profundo de nuestro interior y encontrarnos con Dios. Ruido y prisas nos llevan a la insatisfacción. Decimos que vivimos la vida pero realmente la pregunta sería: ¿Quién vive a quién? La vida nos vive a nosotros.

Dios es el Señor de la vida y quiere que la nuestra la sea en abundancia. La fe nos permite vivir los distintos acontecimientos de la vida con una mirada creyente. La fe todo lo puede y la experiencia de Dios nos lleva a la madurez de la persona que vive con su confianza puesta en Dios. Jesús es capaz de asumir la Pasión porque se fía de su Padre. Él sabe que por sí mismo es incapaz, humanamente hablando, pero su confianza en el Padre es tal que se abandona en sus manos. De la misma forma, los mártires demuestran un valor sobrenatural cuando les llega el momento de dar su vida por Cristo. "Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio que dieron, y no amaron tanto su vida que temieran la muerte" (Ap 12).

También hoy, nosotros estamos llamados a tener la misma confianza en Dios. Nuestro Cristo de la Angustia mira al cielo, diciendo: "Padre, a tus manos encomiendo mi Espíritu" (Jn 19, 30). Elevemos nuestros ojos poniendo nuestra existencia en sus manos y repitiendo cada día: "Jesús, confío en Ti".

Antonio Cerro Ruiz
Sacerdote y pregonero

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Marzo 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog