Las Monjas, de Torremejía, vuelve a ganar el concurso de comparsas del Carnaval de Badajoz

Por El Avisador - 15 de Febrero, 2010, 1:05, Categoría: General

Extraordinario. Por tercer año consecutivo, la comparsa Las Monjas, de Torremejía, ha ganado el certamen de comparsas del Carnaval de Badajoz, celebrado ayer en una tarde-noche de perros, estableciendo un récord extraordinario, vencedora tres años seguidos, máxime en una agrupación de la provincia. Bien tarde, supimos el resultado final, que quedó así:

1ª. Las Monjas, de Torremejía
2ª. Moracantana, de Badajoz
3ª. Vas como quieres, de Puebla de la Calzada
4ª. Wailuku, de Badajoz
5ª. La Kochera, de Puebla de la Calzada

Con un frío que te cortaba la cara, se celebró el gran Desfile de comparsas del Carnaval de Badajoz, con menos público que de costumbre, debido a las bajas temperaturas, por debajo de los 8º. Muchos portugueses y gentes de la comarca, que se dejaron ver, bien arropados contra el ambiente gélido con abrigos, chaquetones, bufandas, guantes y, cómo no, mantas de viaje y de cama, y hasta cobertores. Había dispuestas unas 4.500 sillas y se ocuparon menos de la mitad.

Como de costumbre, la patronal y este escribano hicimos primero un recorrido "de reconocimiento", desde la cabeza del Puente de la Universidad hasta Puerta de Palmas. Y la división de los grupos a la salida en pares e impares descolocó a más de un fotógrafo y a más de dos, que no sabíamos bien a quién atender, pues había una valla de por medio. Y en este "reconocimiento" hubo tiempo de saludar, primero, y fotografiar después, a gentes como Sixto Barroso, que iba con su disfraz favorito, Elvis Presley, a los intrépidos componentes de "Gente sin barreras. Colorido sobre ruedas", algunos, en sillas de ruedas, y a los mendas de "Riau-riau", que iban de "Blancanieves y los siete enanitos", que nos invitaron a panceta. Y en estas estábamos, cuando aparecieron unos gorrones bien conocidos, "Los Niños", con el jeta de Chiqui Mendoza al frente, recientes ganadores del concurso de murgas, que haciendo honor a los personajes de este año, se arrimaron a la panda y se agenciaron varias copas de vino por la patilla, además de unos pinchos morunos, pidieron tabaco y yo no tuve más remedio que darles caramelos para los niños. ¡Los niños de Los Niños, que manda huevos!

Más atrás, junto a la carroza de Los Gualtrapas, llenito de faraones, estaba "papá faraón", que no era otro que el fotógrafo Enrique Vidarte, que nos invitó a un vaso de calimocho, un vaso, no, una maceta, las cosas como son. Y después de hacer fotos a diestro y siniestro, viendo a muchos grupos desangelados, sin formar, nos dimos la vuelta para ver el desfile, ya con los grupos en acción, en uno de los lugares más estratégicos del recorrido, la avenida de Santa Marina, frente al colegio de las Josefinas. A pesar del frío reinante, el público aguantó como pudo en su sitio, arropado hasta los ojos, en tanto otros muchos se refugiaron en los soportales de pisos y cocheras, para aguantar la pelona.

A pesar de que el frío iba haciendo estragos, las comparsas exhibieron lo mejor de cada una, destacando la juventud de sus miembros y la belleza de sus disfraces, especialmente de sus gorros, auténticas obras de artesanía.

Aguantamos dos horas a pie enjuto, que se dice pronto, hasta que pasó la nº 19, Bamboleo, la comparsa de Paco Ramos. A punto de quedarnos helados, decidimos retirarnos a nuestros cuarteles de invierno y ver el resto por la tele, junto al braserito, que lo retransmitían por Canal Extremadura TV. Y no es casualidad que, de todas las comparsas que vimos, nos causó una gratísima impresión la actuación de la comparsa Las Monjas, que lo bordaron por sus disfraces y por su coreografía, llena de ritmo y sabor carnavalero, llevándose muchos aplausos del respetable. Las restantes pasaron como desapercibidas, ni fu ni fa.

DETALLES
Los alrededores del recorrido estuvieron materialmente colapsados, con miles de automóviles y decenas de autobuses, procedentes de Portugal, de los poblados cercanos y
de los pueblos de la provincia. La policía local dispuso de un magnífico servicio, cortando las calles principales y desviando el tráfico por las adyacentes. Los muchos bares, cafeterías, pizzerías y dulcerías de los alrededores no dieron abasto en toda la noche, especialmente al término del desfile, con la gente reponiendo fuerzas con cafés, bollos, dulces, bocatas, pizzas, hamburguesas y bebidas refrescantes de todas clases.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog