¡No al derribo del Cubo, sí a la Universidad!

Por El Avisador - 27 de Noviembre, 2009, 22:17, Categoría: General

Ayer por la tarde-noche, con tiempo frío, cielo plomizo y una humedad que te calaba hasta los huesos, la Plaza Alta de Badajoz se llenó de vida y calor ciudadano, al socaire de la polémica desatada estas últimas semanas en Badajoz acerca del famoso Cubo de la Facultad de Biblioteconomía, después de conocerse la sentencia del Supremo que obliga a derribarlo, tras el postrer recurso ganado por Amigos de Badajoz en tal Alto Tribunal.

Pocas veces como la de ayer fue tan nítida la presencia de la sociedad civil, aunque si no en cantidad sí en calidad, compuesta por una amplia representación de la ciudadanía pacense, desconcertada ante la posibilidad de que se desande lo andado y se derribe el Cubo, con toda la problemática social, económica, educativa y cultural que conlleva, en aras de la revitalización del Casco antiguo, solar emblemático del viejo Badajoz.

Y, a pesar del clima reinante, sobre los 15º, unas 300 personas nos congregábamos minutos antes de las siete de la tarde, registrándose la presencia de pacenses de todos los sectores y ámbitos sociales de la ciudad, entre políticos, sindicalistas, comerciantes, empresarios, funcionarios de todas las Administraciones, profesionales de todas las ramas, artistas variopintos, jubilatas y pensionistas, gentes de la cultura local, profesores de todos los niveles, especialmente del universitario, y, más concretamente, de la cercana facultad de Biblioteconomía, Documentación y Comunicación Audiovisual. Así como una buena representación de arquitectos, entre ellos, según me contaron, un tal Colomer, coautor del Cubo, y otro que vi con mis propios ojitos, un tal Selgas, coautor también, pero de otro edificio emblemático de la postmodernidad en Badajoz, el Palacio de Congresos. Y una estampa poco vista por estos pagos: los concejalenses de Badajoz, casi en pleno, todos juntos, pero no revueltos, con el alcalde, Miguel Celdrán, rodeado por los suyos, y Celestino Vegas, a su aire, que no necesitaba que lo arroparan. Sorprendentemente, ningún pez gordo de la Junta, lo que tiene mandanga, ni siquiera el delegado territorial de la Junta en Badajoz, a su vez, concejal. Todos ellos, bien abrigados contra el resencio de la noche, con abrigos, bufandas, chaquetones, gabardinas y polares a discreción. Y muchos vecinos del barrio, entre los que sobresalía por su aspecto descuidado, el conocido carpintero de la plazuela de San José, con su barba a lo Rasputín y su bata de color indefinido, entre el gris oscuro y el negro. Un cromito, vamos. Y, cómo no, los alumnos de la facultad en peligro, que resultaron ser las estrellas de la noche. Y siguiendo sus evoluciones, atentos a los acontecimientos, una nube de periodistas, fotógrafos y cámaras de todos los medios de la Región, como pocas veces había visto en Badajoz. Incluso Canal Extremadura Radio y TV envió dos vehículos con todo el aparataje necesario. Como que, por momentos, parecía que íbamos a conectar con Eurovisión

LOS ESTUDIANTES
Van a dar las siete y el número de personas ha aumentado, acercándose a las 400, aunque la plaza no se ha llenado, ni se llenará en toda la jornada. Si acaso, tres cuartos. La hora de la convocatoria, con el comercio todavía abierto, ha restado presencia ciudadana. Lo que tiene delito, estando las asociaciones de comerciantes en primera fila. Estamos saludando a amigos y conocidos, cuando veo que se nos acercan algunos componentes de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo y nos condecoran. Así, por las buenas, por nuestra cara bonita. Es una chapa circular, con un texto que dice:
"NO al derribo, SÍ a la Universidad".

Un lema que va a ser omnipresente durante la jornada, lucido en las solapas de la gente. Entretanto, las cámaras y los periodistas han hecho un aparte con José María Soriano, el líder vecinal de la concentración, totalmente rodeado. Son las 19,05, cuando los estudiantes, que no llegan al centenar, comienzan a atronar la noche con sus cánticos apasionados:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!


Las cámaras, ipso facto que se van junto a ellos, nadie quiere perderse el momento. Y los estudiantes, sin dejar de cantar, que enseñan a todo el mundo varias pancartas, donde pone: "NO al derribo, SÍ a la Universidad", "Derribo = A vuelta atrás". Pero no dejan de cantar, dando réplica a quienes se autoproclaman "amigos" de Badajoz:

Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz


Son las 19,12 horas, cuando la muchachada decide volver sobre sus pasos, hacia un estrado que hay levantado al fondo, con la Torre de Espantaperros de vigía y Atalayina, la cigüeña titular, en su nido, observando, impertérrita, la concentración a favor del dichoso Cubo. Y mis estudiantes, erre que erre:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!


Y el gentío, detrás. El fervor sube y el coro, que no ceja:

Es nuestro futuro, con eso no se juega
Es nuestro futuro, con eso no se juega
Es nuestro futuro, con eso no se juega


Y la gente, emocionada, que les dedica una sonora ovación, en tanto los fotógrafos y las cámaras tratan de recoger los mejores momentos. Y venga más marcha, muchachos, que la noche acaba de empezar:

El Cubo, unido, jamás será vencido
El Cubo, unido, jamás será vencido
El Cubo, unido, jamás será vencido


Eso, un grupo, que otro, más allá, insiste sin desmayo:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!


Y en esto que sobre el estrado hay un grupo de 14 ciudadanos que, entre todos, sostienen una enorme pancarta, que, en letras XXXXXL, proclama a los cuatro vientos: "NO al derribo, SÍ a la Universidad". Y las cámaras de los fotógrafos, a los que se han unido decenas de aficionados, echando chispas. Y los chicos del Cubo, a lo suyo:

Es nuestro futuro, con eso no se juega
Es nuestro futuro, con eso no se juega
Es nuestro futuro, con eso no se juega


JOSÉ MARÍA SORIANO
Son las 19,16 horas cuando José María Soriano coge el micro y se dirige a la ciudadanía, que aguarda expectante. "Voy a leer este Manifiesto, firmado por todos los colectivos convocantes". Pero no lo leyó. Pero antes "quiero hacer unas reflexiones". Y las hizo, que el nota sabe algo del paño, pues lo suyo es el Patrimonio, del que fue director general. Y en un largo discurso, excesivo, con la pelona que estaba cayendo, Soriano estuvo cuidadoso, contemporizador, exquisito si queréis, evitando llamar por su nombre a los Amigos de Badajoz, como si todo el mundo no lo supiera. Siendo aplaudido en varios momentos de su intervención. Y dio un toque, un consejo amistoso "a aquellos que están muy orgullosos por su éxito y no se han parado a pensar en el daño que van a ocasionar a la ciudad". Por lo que "no nos podíamos quedar con los brazos cruzados", de ahí "este movimiento ciudadano, social, cultural...".


Y como experto en el tema, hizo una síntesis apresurada de lo que era la Alcazaba hace 20 años, resaltando después la "enorme contribución de la facultad de Biblioteconomía y de la Biblioteca de Extremadura a la revitalización del Casco antiguo". Y, en otro toque a los de siempre, pero sin citarlos, "no olviden que el empecinamiento nubla las razones". Y otro: "El Cubo supone mucho y no es si me gusta o no, lo que tenemos que hablar es de la Universidad". Ovación de gala, con los estudiantes encantados de oír a este defensor de su causa.

Y una nueva justificación: "Los que dicen que hay que cumplir la sentencia a rajatabla, deben saber que las obras que se hicieron no infringían la Ley de Patrimonio, por lo que debo aclarar algunos conceptos para que no nos confundan". Y es que "en algunos considerandos de la sentencia se dice que se respetó la Ley, se cumplieron todos los trámites, y fue aprobado por la Comisión Provincial de Patrimonio, donde estaba el presidente de la Asociación que ha demandado la construcción del Cubo". Sin nombrarlo, claro. Y prosiguió: "Y buscaron un atajo, por la licencia de obras, que, efectivamente, no estaba bien dada". ¡Quieto parao! Era la primera vez que oíamos en público a alguien reconociendo un error en todo el proceso, mínimo, si se quiere, pero error, al fin y al cabo. Pero de inmediato se replicó: "Irregularidad administrativa, sí, pero legalizable, subsanable, según la propia Ley".

Momento que los estudiantes aprovecharon para hacerse notar de nuevo:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!

Y mi Soriano, erre que erre: "El daño, si se lleva a cabo el derribo, será grave". Por lo que "no nos podemos quedar quietos, por lo que pedimos que se adopten las medidas, las soluciones jurídicas". Más: "Claro que estamos con el Estado de Derecho, faltaría más, pero pedimos soluciones jurídicas para que no se derribe el edificio". Más: "Vamos a protestar con todas nuestras fuerzas". Y una declaración de intenciones en toda regla: "Esta es la primera de las actuaciones, vendrán otras". Los aplausos arreciaron y se oyeron palmas y silbidos de admiración

Eran, por mi reloj Viceroy, las 19,35 horas, tras veinte minutos justos de discurso, cuando Soriano dio paso a la lectura del Manifiesto. Con la gente algo cansada y aterida de frío después de su intervención, cabal pero excesiva, por lo que el abajo firmante decidió guardar sus papeles. No hacía falta tomar notas, pues el texto contenía, en síntesis apretada, lo mismo que el líder vecinal de la causa había dicho con anterioridad, aunque con más solemnidad y vehemencia. Pero no me resisto a poner sus últimas proclamas, que encandilaron al aterido público, que respondió con una gran ovación: ¡No al derribo del Cubo! ¡Sí a la Universidad y a la Biblioteca de Extremadura! ¡Sí a la total recuperación y rehabilitación del Centro histórico de Badajoz!

MANIFESTACIÓN
Una vez terminar la concentración, se dio paso, sin solución de continuidad, a la manifestación. Pacífica y ruidosa, con la policía motorizada y la enorme pancarta delante --"NO al derribo, SÍ a la Universidad"
--, seguida por los entusiastas estudiantes, que llenaron de alegría y entusiasmo contagioso la noche pacense. Siguiendo las instrucciones de la organización, el gentío salió de la Plaza Alta por la Puerta del Toril, dejó a la izquierda la histórica Torre de Espantaperros, donde Atalayina sentaba sus reales, y torció a la derecha por la estrechísima calle de El Brocense --vulgo, Cerrajerías--, ante el asombro del vecindario gitano, que salió a la puerta a contemplar una manifestación insólita, poco usual por la zona.

Y los jóvenes universitarios, que comenzaron pronto a caldear el ambiente:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!

Y otra vez:

Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz


Y ahora, más madera, hermanos:

Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz
Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz
Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz


Y es llegar a la "esquina del Rastro" cuando la manifestación se va encontrando con más ciudadanos en la calle. Y los mozos y las mozas, que quieren que se les unan:

No nos mires, únete
No nos mires, únete
No nos mires, únete


La gente, asombrada, va apareciendo por puertas y balcones. Y es pasar del cruce con La Sal y Bravo Murillo, cuando nuestros muchachos se dirigen a los comerciantes, a esas horas con todos los locales abiertos:

Cierra el comercio, únete
Cierra el comercio, únete
Cierra el comercio, únete

Ni puñetero caso, oiga. Y al pasar por El Globo y Casa Espada, los chicos del coro, a velocidad de crucero, que arrecian:

Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz


Y otro viaje a los mirones:

No nos mires, únete
No nos mires, únete
No nos mires, únete

Y al paso de La Económica, a esa hora abierta y con actividad en el salón de actos, más alto, puede, más claro, no:

¡No al derribo!
¡No al derribo!
¡No al derribo!

Y al paso de Tejidos Lola, nuestros chicos, incansables:

Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz
Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz
Dónde están, no se ven, los Amigos de Badajoz

PLAZA DE ESPAÑA
Son las 19,50 por mi reloj, cuando la manifestación llega justamente a la plaza de España y se sitúa junto a la estatua de Luis de Morales y el Palacio Municipal. Los ciudadanos y los estudiantes se alinean junto a sus pancartas y los fotógrafos, tanto los conocidos como los anónimos, aprovechan para hacer un millón de fotos. Escena que es contemplada por más pacenses de todos los sectores sociales y culturales de la ciudad, que acaban de incorporarse a la movida. Momento cumbre de la noche, que es aprovechado por todo el mundo para aplaudir, incluidos los estudiantes, que celebran de esta manera, en unión de los ciudadanos, los momentos vividos. Lo que los jóvenes, felices y sonrientes, aprovechan, el caso es cantar a coro:


La movida jamás será vencida
La movida jamás será vencida
La movida jamás será vencida


Y vengan más cánticos, que esto no ha terminado todavía:

Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz
Nosotros sí somos amigos de Badajoz

Y una nueva variante, que te llega a las entretelas:

Aquí están, estos son los amigos de Badajoz
Aquí están, estos son los amigos de Badajoz
Aquí están, estos son los amigos de Badajoz

Y, ya en pleno éxtasis:

Del Cubo de la Alcazaba no nos moverán
Del Cubo de la Alcazaba no nos moverán
La-ra, la-la, la-la, no nos moverán


Eran justo las 20,00 horas en el reloj de la Catedral, con un grado menos de temperatura, cuando se produjo la dislocación de la mani y la recogida de las pancartas, entre el gozo de los estudiantes, que habían brillado a gran altura, y el resto de la ciudadanía, que formó corrillos hasta más tarde, comentando las incidencias de la jornada. Momentos que aprovechamos más de uno y más de dos para meternos en los bares y las cafeterías de los alrededores, para calentarnos los cuerpos serranos. Y, de paso, a seguir comentando la película del Cubo, al que  muchos deseamos, con permiso del Supremo, larga vida.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog