Una noche en la galería de Ángeles Baños

Por El Avisador - 15 de Noviembre, 2009, 19:04, Categoría: General

El pasado viernes se inauguraba en la galería de arte contemporáneo de Ángeles Baños, en la pacense plaza de los Alféreces, una exposición del artista Manuel Vilches. Y a tal efecto, acudimos una treintena larga de personas, entre fotógrafos, amigos, críticos, expertos y coleccionistas de arte, además de gente variopinta de la cultura local. Entre ellas, la patronal y este juntaletras, en nuestra primera visita al nuevo local. Y lo primero que nos topamos es con una galería en forma de "L", de techos altísimos, con las paredes blancas, blanquísimas, y el suelo de color gris plomizo. Y en las paredes, como flotando, 14 fotografías, algunas de ellas completadas con montajes paisajísticos y pictóricos, de diferente formatos todas ellas, que ofrecían al espectador atento una visión romántica, imposible, de las ruinas de la Hering. Aquella empresa fantasmagórica que iba a fabricar camisetas, de origen brasileño, y que se instaló en la margen derecha de la carretera de Elvas, en tiempos de alcalde Manolo Rojas, y que, finalmente, cerró, después de gastarse el Ayuntamiento sus buenos millones de pesetas, lo que provocaría, a principios de los 90, la dimisión del primer edil pacense. Terreno rodeado de vegetación exuberante, que ahora será aprovechado para la instalación de un gran emporio comercial.

Pues bien, nada más entrar, que somos saludados cariñosamente por la anfitriona del lugar, Ángeles Baños, que ejercía divinamente su papel de reina madre. Y en su derredor, un tal Julián, el galerista consorte, un caballero bien puesto, tipo armario, al que conocía de nuestros tiempos mozos en Badajoz. Y eso sí, siempre unos escalones por debajo de la madama angeliana, que lo suyo es echar una mano en las tareas auxiliares, llevar la web y la contabilidad, y cosas así. A quienes acompañaban dos de sus hijos, que estuvieron encantadores toda la noche.

Y en este ambiente tan familiar y cercano, un fallo, uno sólo: nadie tuvo el detalle de presentarnos al Vilches de la película, por lo menos para saber con quién me jugaba los cuartos. Y es que la galerista angeliana, confundiéndome con uno de la prensa, me mandó que recogiera una chuleta, donde venía un extracto de lo que hay que saber del artista de la Hering. Doña Ángeles, a las personas se las conoce por su obra, sí, pero también, y principalmente, por lo que te cuentan ellas mismas: su vida, su oficio, sus impresiones y cosas así. Por lo que el papel, a la papelera.

Y otra cosa sorprendente: no hubo presentaciones ni nada por el estilo, como si nos supiéramos la vida y milagros de Vilches, Manuel. Y otra más: no vi por ninguna parte a la tropilla de concejales, diputados o jerifaltes que acude a salir en la foto, sean de los que cortan el bacalao o de los que están a dos velas. Pero ni uno, oiga.

Menos mal que la noche fue avanzando en amor y compaña, con grupos de corrillos por aquí y por allá, hablando y comentando las nuevas vistas de las ruinas, en tanto una guapa azafata nos servía unas copas de vino y unas cervezas, junto con unas lonchas de jamón y de queso, y unos cuencos de frutos secos.

Y en la despedida, Ángeles, la reina madre, y Julián, su consorte todoterreno, "gracias por vuestra visita", "ya sabéis donde estamos", "esperamos veros por aquí otra vez", y cosas así.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Noviembre 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog