Paco, el vestidor de caballeros

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 0:33, Categoría: General

Se llama Paco y tiene un oficio más que especial: vestidor de caballeros. Tarea encomiable y harto difícil en muchas ocasiones, pues, salvo excepciones --toreros, artistas, presentadores de televisión, políticos de alta gama, gente VIP, aristócratas con pedigrí y notables varios-- al común de los hombres en España les resulta ingrata y hasta molesta, máxime si dura más tiempo de lo normal.

Y no hace mucho que he dado con uno en Badajoz, el tal Paco, y el caballero vestidor de caballeros me ha roto todos los esquemas. Resulta que la patronal se había empeñado, erre que erre, que me probara un traje, y a eso del mediodía, que me lleva a Tara, como cordero que se lleva al matadero, no, pero casi. Tara, la tienda pacense donde sienta sus reales el tal Paco. Uno iba con la natural aprensión, cuando de probatorios se trata, esperando que surgiera la más mínima excusa para salir corriendo a escape. Y allí estaba el buen mozo, alto, bien plantao, con su traje impecable, camisa a rayas y corbata rosa, a juego, uno que atiende la sección de ropa de caballeros de Tara, en la calle Menacho.

Y con una profesionalidad fuera de lo común, con un encanto peculiar, marca de la casa, que va el tal Paco, dominando de principio a fin la situación, que me hace probar de todo, de arriba abajo y de abajo arriba, corbata incluida. Increíble, pero cierto. Como que no me lo podía creer. Haciéndome probar las prendas adecuadas, con sus tallas reglamentarias, combinando los colores, adaptando todo a tu cuerpo serrano... Un fenómeno este Paco. Por primera vez en mi vida, alguien distinto de la patronal había conseguido atarme en corto, haciendo que me probara todas las piezas de un traje, con su camisa y su corbata. Como que quedé como un señorito, sintiéndome importante y todo, ¿será posible?

Rendidito de admiración ante este fenómeno, que voy y le pregunto, y allí que dimos origen a una larga conversación sobre mi vestidor favorito, su oficio, su trayectoria y siete cosas más. Demostrando ser un tipo encantador, enamorado de su oficio, de un gran sentido común y poseedor de unos valores poco comunes en los tiempos que corren. Yerno ideal para las hijas casaderas hoy día, sin duda.

Y mientras salimos a la calle, me entero que Paco es de Badajoz, con raíces familiares en Oliva de la Frontera y Barcarrota, así como que tiene 34 tacos, que hace los 35 ahora, en junio. Y lleva once años en el oficio, los tres últimos en Tara. Porque Paco gusta recordar siempre sus inicios: primero, muy joven, en Blanco y Negro, con Juan Banderas, y más tarde, con la familia Hinojosa, los dueños de Cortefiel, Milano y Springfield, entre otras franquicias. Y tras un período madrileño, vuelta a Badajoz, para entrar con la familia Velázquez. Donde "se cuajó", como él dice. Guardando imborrables recuerdos del maestro Felipe Velázquez Castell y de Francisco Royano, "el último sastre tradicional en activo", como me recuerda. Y después de los Velázquez, aquí, en Tara, empresa de la familia Almeida-Machuca.

Y como nos enrollamos, camino de casa, que nos acompaña y todo, tiempo para oírle cosas interesantes. Y algún lamento:
--Ya se ha perdido el oficio de maestro de sastre.
Y sobre su trabajo, embaladito:
--Me gusta vestir al cliente para que, cuando llegue a casa, su familia vea y disfrute de lo guapo que ha quedado con su traje.
--¡¡¡¡¡¡
--Y es que saber vestir es un arte.
--¡¡¡¡¡¡
--Mi lema: yo trato a la gente como me gustaría que me trataran a mí.
--¡¡¡¡¡¡
--Qué poco cuesta ser amable, llevarnos bien, sin hablar mal de nadie...
--¡¡¡¡¡¡
--Pues yo le estoy agradecido a la vida, a mi familia, a mis padres...
--¡¡¡¡¡¡
--Y al maestro Velázquez, que me enseñó lo que sé...
--¡¡¡¡¡¡
--No he sido vestidor de toreros, pero, si hace falta, que me llamen...
--¡¡¡¡¡¡
--Soy muy feliz, tengo dos niños y, gracias a Dios, no tengo hipoteca...
--¡¡¡¡¡¡

Se hace tarde, es la hora de la despedida y hay que ir a casa a comer para, a las cinco, volver al trabajo. Se nos ha ido el tiempo volando, Paco nos dice hasta pronto y, tras un apretón de manos, mi probador favorito se va. Le esperan Rocío, la patronal, y sus dos chiquininos, Rocío y Paquito. Con quienes gusta de ir al campo, a disfrutar de la Naturaleza, lejos del mundanal ruido...

--Y ya saben donde me tienen. Siempre a su disposición. Cualquier problema con el traje, vengan, que los solucionamos de inmediato...

Paco, por si no lo sabían, es Paco Ramos Ledesma, el vestidor de caballeros de Tara, un tipo encantador, de conversación grata, profesional como la copa de un pino y agradecido a la vida y a su gente, uno que aprendió el oficio en Badajoz con el maestro Felipe Velázquez y con el sastre Francisco Royano, a quienes lleva siempre en el corazón.

Y digo yo, ¿qué están esperando Antoñito Ferrera, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante, Ambel Posada y otros torerillos de la tierra para llamar a Paco, vestidor de caballeros?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog