3 de Junio, 2009

Enseñar reglas de educación, compostura y buenos modales

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 21:24, Categoría: General

Querido Peter:

¡Cómo se nota que eres jubilata! A los que aún tenemos la tiza en la mano, estas cosas de tanto verlas casi que se van haciendo normales

Creo que habría que volver a enseñar reglas de educación, compostura y buenos modales. ¡Claro!, pero ¿a qué hora? Muy sencillo, a la de Educación para la Ciudadanía.

Un saludo.

Cipri, el de Helechosa
csap0006@guindo.pntic.mec.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Finura estudiantil

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 17:39, Categoría: General

Este mediodía, en una plaza de Santa Marina, mi barrio, estaban dándole al piquito tres adolescentes, como recién salidos del cole. Con una pinta de 2º de ESO de un centro concertado que tiraba de espaldas, oye. Con sus mochilas reglamentarias a la espalda, faltaría plus. Dos eran mozuelas y el otro, un zagal de lo más pasmarote que pueda uno echarse a la vista. Y la que más cascaba era la más bajita, con un careto que recordaba a Bety, la fea, con unas gafotas de empollona que daban ansias. Bien, al pasar junto a ellos que veo cómo la Bety, digo, la gafitas, cuatro ojos, le arrea un viaje al pamplinoso en el estómago, con el dorso de la mano, que abate le hace caer de rodillas, al tiempo que le dice en voz alta, como quien no quiere la cosa:

--¡Pues todavía no me has enseñado los calzoncillos, como me dijiste!

Y se enteró todo el mundo que pasaba por allí. Muy fina la Bety, digo la gafitas, cuatro ojos. Que se quedó tan fresca como una lechuga, mientras el colega pasmarote y la amiguita se reían no sabemos de qué.

Finura estudiantil se llama esta figura. En los tiempos que corren, claro.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Ángel Campos Pámpano. No he llegado hasta aquí por aprender del aire

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 16:12, Categoría: General

Aunque la badajocense Feria del Libro ya pasó, queda todavía en el aire el recuerdo de una velada memorable, celebrada el pasado 21 de mayo, dedicada a Ángel Campos Pámpano, el escritor de San Vicente de Alcántara, fallecido en noviembre de 2008, en plena madurez. Un acto al que tuve el honor de asistir, en unión de la patronal, en cuyo transcurso sus muchos amigos y admiradores le dedicaron elogios y palabras de afecto, con la gente conmovida y pegada a sus asientos, con el tiempo como si no corriera, y que finalizó veinte minutos después de la hora del cierre, las diez de la noche. Una velada que contó, en los sitiales de honor, con la presencia de su familia más directa, Carmen, su joven viuda, y Paula y Ángela, sus hijas adolescentes.

Y una de sus resultas fue un hermoso librillo, editado por el Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Badajoz, con diseño de Luis Costillo e impreso en Tecnigraf, que fue regalado al público asistente, que, esa noche primaveral, abarrotó la carpa de conferencias de la Feria. Conteniendo siete trabajos, una antología de textos angelianos, una bibliografía básica y una cronología del autor, con 80 apretadas páginas, repletas de ilustraciones y fotografías en b/n, amén de un prólogo del alcalde de Badajoz. Obrita donde se da un repaso urgente a su trayectoria vital y literaria, que vienen a ser el mismo trasunto, analizando algunas de sus más ricas facetas, como escritor, traductor, editor, profesor, lector, agitador cultural y qué sé yo.

Y titulada, precisamente, Ángel Campos Pámpano. No he llegado hasta aquí por aprender del aire, y con estos títulos y autores: "Poeta del silencio", de Miguel A. Celdrán Matute, "Presentación", de Carmen Araya Iglesias, "El gesto de escribir. Sobre la poesía de Ángel Campos Pámpano", de Miguel Ángel Lama, "Ángel y Portugal: El diálogo constante", de Antonio Sáez Delgado, "Cercano a lo que importa", de Eduardo Achótegui, "Ángel", de Luis Arroyo Masa, "Ángel Campos, editor", de Manuel Vicente González, y "Rincón de Ballesteros", de Gonzalo Hidalgo Bayal.

Resumiendo, librito de obligada lectura y todo un acierto el del Ayuntamiento de Badajoz al editarlo y regalarlo, como homenaje póstumo al gran Ángel Campos Pámpano.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Póker de artistas portugueses en el Gran Casino

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 11:14, Categoría: General

Por estas fechas anda expuesta en la sala de usos culturales del Gran Casino Extremadura una sugestiva muestra de arte contemporáneo portugués, a cargo de Carlos Salomé (Alandroal, 1954), Karino Amade (Maputo, Mozambique, 1976), Salomé Duarte (Lisboa, 1982) y João Gabriel Saùde (Madrid, 1976). Con dieciocho obras, donde puede admirarse toda clase de estilos, técnicas y tendencias: figurativo, abstracción, gestualismo, agro pop....

Gente joven,
de diferente formación y recorrido, pero unidos por su amor por la plástica contemporánea. Y, en algunos casos, con obra representada en numerosos Museos y colecciones, tanto públicos como privadas. Como es el caso de Karino Amade, el más conocido, pues fue discípulo de Bual, el maestro del art pop.

En cuanto a su cotización, Salomé, que presenta cinco obras, está entre los 750 y 1.500 euros, Joao, con otras cinco, entre los 400 y los 800, y Karino, con tres, entre los 1.800 y los 2.500 euros. Los cinco de Carlos, por su parte, no están en venta, que pertenecen a su colección particular.

Resumiendo, breve exposición de arte contemporáneo portugués que merece ser vista, y a cuyos autores animo a seguir en su faceta creadora y expositora, sin que falte Badajoz en sus citas.

Por último, decir que la muestra estará abierta hasta el próximo 29, fiesta de San Pedro y San Pablo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Paco, el vestidor de caballeros

Por El Avisador - 3 de Junio, 2009, 0:33, Categoría: General

Se llama Paco y tiene un oficio más que especial: vestidor de caballeros. Tarea encomiable y harto difícil en muchas ocasiones, pues, salvo excepciones --toreros, artistas, presentadores de televisión, políticos de alta gama, gente VIP, aristócratas con pedigrí y notables varios-- al común de los hombres en España les resulta ingrata y hasta molesta, máxime si dura más tiempo de lo normal.

Y no hace mucho que he dado con uno en Badajoz, el tal Paco, y el caballero vestidor de caballeros me ha roto todos los esquemas. Resulta que la patronal se había empeñado, erre que erre, que me probara un traje, y a eso del mediodía, que me lleva a Tara, como cordero que se lleva al matadero, no, pero casi. Tara, la tienda pacense donde sienta sus reales el tal Paco. Uno iba con la natural aprensión, cuando de probatorios se trata, esperando que surgiera la más mínima excusa para salir corriendo a escape. Y allí estaba el buen mozo, alto, bien plantao, con su traje impecable, camisa a rayas y corbata rosa, a juego, uno que atiende la sección de ropa de caballeros de Tara, en la calle Menacho.

Y con una profesionalidad fuera de lo común, con un encanto peculiar, marca de la casa, que va el tal Paco, dominando de principio a fin la situación, que me hace probar de todo, de arriba abajo y de abajo arriba, corbata incluida. Increíble, pero cierto. Como que no me lo podía creer. Haciéndome probar las prendas adecuadas, con sus tallas reglamentarias, combinando los colores, adaptando todo a tu cuerpo serrano... Un fenómeno este Paco. Por primera vez en mi vida, alguien distinto de la patronal había conseguido atarme en corto, haciendo que me probara todas las piezas de un traje, con su camisa y su corbata. Como que quedé como un señorito, sintiéndome importante y todo, ¿será posible?

Rendidito de admiración ante este fenómeno, que voy y le pregunto, y allí que dimos origen a una larga conversación sobre mi vestidor favorito, su oficio, su trayectoria y siete cosas más. Demostrando ser un tipo encantador, enamorado de su oficio, de un gran sentido común y poseedor de unos valores poco comunes en los tiempos que corren. Yerno ideal para las hijas casaderas hoy día, sin duda.

Y mientras salimos a la calle, me entero que Paco es de Badajoz, con raíces familiares en Oliva de la Frontera y Barcarrota, así como que tiene 34 tacos, que hace los 35 ahora, en junio. Y lleva once años en el oficio, los tres últimos en Tara. Porque Paco gusta recordar siempre sus inicios: primero, muy joven, en Blanco y Negro, con Juan Banderas, y más tarde, con la familia Hinojosa, los dueños de Cortefiel, Milano y Springfield, entre otras franquicias. Y tras un período madrileño, vuelta a Badajoz, para entrar con la familia Velázquez. Donde "se cuajó", como él dice. Guardando imborrables recuerdos del maestro Felipe Velázquez Castell y de Francisco Royano, "el último sastre tradicional en activo", como me recuerda. Y después de los Velázquez, aquí, en Tara, empresa de la familia Almeida-Machuca.

Y como nos enrollamos, camino de casa, que nos acompaña y todo, tiempo para oírle cosas interesantes. Y algún lamento:
--Ya se ha perdido el oficio de maestro de sastre.
Y sobre su trabajo, embaladito:
--Me gusta vestir al cliente para que, cuando llegue a casa, su familia vea y disfrute de lo guapo que ha quedado con su traje.
--¡¡¡¡¡¡
--Y es que saber vestir es un arte.
--¡¡¡¡¡¡
--Mi lema: yo trato a la gente como me gustaría que me trataran a mí.
--¡¡¡¡¡¡
--Qué poco cuesta ser amable, llevarnos bien, sin hablar mal de nadie...
--¡¡¡¡¡¡
--Pues yo le estoy agradecido a la vida, a mi familia, a mis padres...
--¡¡¡¡¡¡
--Y al maestro Velázquez, que me enseñó lo que sé...
--¡¡¡¡¡¡
--No he sido vestidor de toreros, pero, si hace falta, que me llamen...
--¡¡¡¡¡¡
--Soy muy feliz, tengo dos niños y, gracias a Dios, no tengo hipoteca...
--¡¡¡¡¡¡

Se hace tarde, es la hora de la despedida y hay que ir a casa a comer para, a las cinco, volver al trabajo. Se nos ha ido el tiempo volando, Paco nos dice hasta pronto y, tras un apretón de manos, mi probador favorito se va. Le esperan Rocío, la patronal, y sus dos chiquininos, Rocío y Paquito. Con quienes gusta de ir al campo, a disfrutar de la Naturaleza, lejos del mundanal ruido...

--Y ya saben donde me tienen. Siempre a su disposición. Cualquier problema con el traje, vengan, que los solucionamos de inmediato...

Paco, por si no lo sabían, es Paco Ramos Ledesma, el vestidor de caballeros de Tara, un tipo encantador, de conversación grata, profesional como la copa de un pino y agradecido a la vida y a su gente, uno que aprendió el oficio en Badajoz con el maestro Felipe Velázquez y con el sastre Francisco Royano, a quienes lleva siempre en el corazón.

Y digo yo, ¿qué están esperando Antoñito Ferrera, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante, Ambel Posada y otros torerillos de la tierra para llamar a Paco, vestidor de caballeros?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog