27-M: La noche en que el Barça se proclamó campeón de Europa

Por El Avisador - 29 de Mayo, 2009, 16:49, Categoría: General

La noche del 27-M fue una noche sonada en Badajoz. La noche en que el Barça se proclamó campeón de Europa, por tercera vez en su historia, aquí fue el desmadre, el despondole, con cientos, qué cientos, miles de seguidores azulgranas, eufóricos, exultantes, bautizándose en la fuente de los campeones, la fuente de la Constitución. Eran las 22,35 horas, cuando el árbitro suizo Bussaca pitaba el final de la Copa de Europa en el Estadio Olímpico de Roma, con el resultado de 2-0 frente al poderoso Manchester United, cuando un estremecimiento de locura se apoderó de mi barrio, Santa Marina. Un alarido salido como de las profundidades de la Tierra, resonó en la noche pacense y cientos de jóvenes salían de los bares y cafeterías del entorno, caminando a paso fijo, decididos, camino de la fuente. Vestían camisolas deportivas de su equipo, en sus variados modelos --azulgrana, naranja, amarilla, azul celeste...-- y enarbolaban con profusión banderas y bufandas, en un desfile triunfal e inacabable. Pero, sorprendentemente, no iban corriendo, embalados, como en anteriores ocasiones, sino que iban despacio, sin prisas. Como que ya se sabían el camino, después de acudir en otras dos ocasiones al mismo lugar, al conseguir los títulos de Copa y de Liga.

El griterío subía de tono y los cánticos comenzaron a dejarse sentir:

¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!


Con que la patronal y este escribano decidimos liarnos la manta a la cabeza y seguir a pie de calle la fiesta. Y al llegar a la avenida de Enrique Segura Otaño, más cánticos:

¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!
¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!
¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!


Y un poco más allá:

¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!


Y, a la vista de la fuente, que aparece tomada por la multitud, más madera:

¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!


La fuente y los cruces de las dos avenidas --de Europa-Fernando Calzadilla y Enrique Segura Otaño-- están prácticamente colapsados y es difícil moverse entre las filas de hinchas del Barça. La policía local ha cortado los accesos, en tanto que los mozos y las mozas de la fuente han encontrado la manera de sacar agua, que estaba seca y sin luz.
Son cientos los enardecidos hinchas que abarrotan los dos vasos de la fuente y muchos de ellos, en pantalones cortos, estan pingaditos y echando agua alegremente a los de fuera. Estos, con los brazos arriba, incansables, cantan y corean consignas, mirando siempre a los de la parte superior de la fuente, que parecen ejercer de maestros de ceremonia. Y sigue la fiesta:

¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!
¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!
¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!


Cientos de banderas ondean al viento, con los colores y el escudo del club de sus amores, y muchas de ellas llevan esta leyenda: "Campions". A los gritos enfervorizados de la gente se les está sumando el clamor de los claxons y las trompetillas. Horrísonos momentos, pero cuando más ruido se haga, mejor. Y vengan más consignas, que la noche es bella:

¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!

El ruido es ensordecedor y los jóvenes, con sus camisetas favoritas, deambulan de aquí para allá, en medio del frenesí. La mayoría luce los dorsales de sus ídolos --Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Eto'o, Henry, Alves, Márquez...-- pero hay quienes llevan las de antiguos jugadores, que ya no están en el equipo, como Ronaldinho, Deco, Saviola... Y venga más matraca:

¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!


Son las 23,00 horas, el batiburrillo es de padre y muy señor mío, y veo a grupitos en las aceras, dándole al botellón. Se han traído sus cervezas de a litro, sus botellas de whisky, sus bebidas refrescantes y sus vasos de plástico. Han debido traérselos de casa, que los locales hosteleros de los alrededores están cerrados. Mientras, cientos de cámaras y movilatas echan humo, recogiendo el momento histórico para recuerdo. Y venga más caña, que la noche es larga:

¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!
¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!
¡Oéee-oé-oé-oéeeeee, oéeeeee-oéeeeee!


LA PELOTA
Y en esto que veo cómo la multuitud la emprende con una pelota, que comienza a subir y a bajar, como si de un partido se tratase. Boleón y tente tieso, se llama esta figura. Y mientras los de la fuente y alrededores están a punto de llegar al paroxismo, que observo cómo un fulano aparece por los alrededores... ¡con bañador, flotador y escafandra! Equipación perfecta por si le tiraban a la fuente.


La orgía deportiva prosigue y los cánticos se suceden:

¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!


Cuando aparecen los primeros cohetes de la noche. No uno ni dos, una docena, y de todos los colorines. Y venga el gentío a brindar con la cerveza y el whisky. Y con las botellas de cava. Y vengan los cohetes y petardos a aturdir el momento. Y vengan las nuevas cantilenas:

¡Un bote, dos botes, madridista el que no bote!
¡Un bote, dos botes, madridista el que no bote!
¡Un bote, dos botes, madridista el que no bote!

Y venga la pelota a bajar y a subir. Y venga el agua a desparramarse por la calzada, corriendo a borbotones, camino de los imbornales cercanos. Y vengan los mozos y las mozas, saltando de placer y de gloria:

¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!
¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!
¡Eo, eo, eo, esto es un chorreo!


Con que damos una vuelta por fuera, para completar nuestra visita, y aquello es el desmadre, la gente abrazada, saltando y gritando hasta enronquecer. Y por las zonas "tranquilas", la de las aceras de los jardincillos, muchos matrimonios jóvenes llevan de la mano o sobre los hombros a sus jóvenes vástagos. Vestidos, eso sí, con sus colores favoritos. Y la gente, que se acuerda de nuevo de Xavi e Iniesta:

¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!


Y del Madrid, faltaría plus:

¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!


El tendido de los sastres del lugar está muy animado también, con la gente de los edificios circundantes asomada a los balcones, que no pierden comba. Mientras sigue el fiestorro, con los mozos y mozas de la fuente lanzando agua a diestro y siniestro, remojando como pollos a los más cercanos

¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!
¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!

APOTEOSIS
Son las 23,25 horas y la apoteosis en azul y grana parece estar en su máximo apogeo. Y vengan más cánticos:


¡Dónde están, no se ven, los niñatos del Madrid!
¡Dónde están, no se ven, los niñatos del Madrid!
¡Dónde están, no se ven, los niñatos del Madrid!


Y vengan más cohetes, con fuegos artificiales que ni los de la noche de San Juan. Espectacular. Y el gentío, aplaudiendo a rabiar. Pero hay algo nuevo. Las motos de gran cilindrada, aparcadas más allá de la fuente, comienzan a resoplar con los acelerones que les meten sus dueños. ¡Igualito que en un circuito de Moto GP! Pero la gente no olvida, no, en esta noche gloriosa:


¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!


Y sale a escena una enorme copa de mentirijillas, rematada en papel albal, que pasa de mano en mano, rodeando la plaza. Y vengan los hinchas a subir las manos al cielo, gritando hasta la locura. Y ahora resuenan por varios sitios los petardos y las bombas, en tanto que muchos de los presentes, al modo pirata, se pasean, enardecidos y chorreando que da gloria. Y dale otra vez a la matraca, compañero:

¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!


Y son las 23,30 horas cuando veo que algunos mozos y mozas, sólo algunos cuantos, comienzan a desfallecer y a bajarse de la fuente. Agotados, pero exultantes. Pero los demás, a lo suyo, vengan a cantar y a cantar, inasequibles al desaliento:

¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!
¡Xavi, Iniesta, esto es una fiesta!


Y la cosa prosigue, hasta que son las 11,35 horas, donde la fiesta parece llegar a su cénit. El desmadre es total, los jóvenes han unido esfuerzos y, agarrados por la cintura, están haciendo una conga triunfal, rodeando a la fuente, en tanto el griterío se oye a varios kilómetros a la redonda. Pero no se olvidan de su eterno rival, no:

¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!
¡Madrid, cabrón, saluda al campeón!


La histeria parece haberse apoderado de algunos cuerpos serranos a esas horas, y una joven hincha, megáfono en ristre, va lanzando el himno del Barça a diestro y siniestro, a tropecientos mil watios, para que nos enteremos lo que vale un peine. Y llegan las olas, con la gente entregada:

¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi! ¡Messi!
¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta!


Y más matraca. Y más motos aceleradas. Y más claxons. Y más pelotazos. El delirio. El desmadre total. La apoteosis. Me rindo. Esto no se puede aguantar.

AMAINA EL TEMPORAL
Son las 23,50 cuando el temporal comenzó a amainar. Los miles de hinchas culés están casi agotados, pero la marcha continúa. Y en esto que llegan por donde estamos tres buenos aficionados a la causa barcelonista, Antonio G. Salas y los hermanos Antonio y Jacinto Mendoza, acompañados de sus tres mozos, Pol, Adrián y Juan Carlos, respectivamente, ataviados como manda la ocasión, con sus camisolas azul y grana, encantados de haberse conocido. Y los padres, arrobaditos, haciéndoles mil fotos, por lo menos, con el teatro de operaciones de fondo.

Las fuerzas son las justas, las voces están casi quebradas, pero hay tiempo de soltar las últimas consignas, seguidas sólo por cuatro y la del megáfono:

¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!
¡Campeones, campeones, oé-oé-oé!

La muchachada, sacando fuerzas de no se sabe dónde, vuelve con la conga, en medio de un griterío cada vez más apagado, cansino. Llegan las 23,55 horas y aquello parece desinflarse definitivamente. Los valientes del cubo superior de la fuente comienzan a descender, agotados y empapados en agua, con los rostros demacrados de tanta paliza. En azul y grana, claro. Y a partir de entonces vemos cómo la gente, mirando antes a sus relojes, comienza a desfilar. Hay que recogerse, que mañana hay que currar. O estudiar. O buscarse la vida. Cada mochuelo a su olivo, envueltos en las banderas de la gloria, esa noche azul y grana, van como soldados triunfadores después de la gran batalla. De agua. Y en este tiempo, observo cómo un mozo lleva sobre sus hombros la enseña de España. Y no pasó nada.

Los cuatro y la del megáfono, haciendo esfuerzos sobrehumanos, prosiguen, a punto de entregar la cuchara definitivamente:

¡Campeooooooones, campeoooooooones, oé-oé-oéeeee!
¡Campeoooooooones, campeoooooooones, oé-oé-oéeeee!

A lo lejos, observo también cómo está preparada una sección de antidisturbios de la Policía Nacional, lista para intervenir, con sus furgonetas y sus cascos blancos. Pero no hubo necesidad, la gente, dentro de de este maremagnum, se comportó, y no hubo las temidas peleas y las agresiones entre grupos rivales. Esa noche no hubo nada porque todos eran del mismo equipo. En este tiempo de relajación se vieron escenas de amor por todas partes, a cargo de parejitas exultantes, dándose unos morreos de aquí te espero. Incluso las había que, con el cochecito del bebé al lado, se olvidaron del mundo y se dieron unos besos a tornillo, interminables, sin necesidad de trasfundirles oxígeno ni nada.

Eran las 24,00 horas y los seis de Filipinas, los últimos de la fuente, comenzaban a bajar, eso sí, parsimoniosamente. Mientras, a nuestro lado, un pobre de solemnidad se ha apuntado a la fiesta sobre la marcha, con un cartel en ristre, donde ponía "Barcelona", pidiendo "una ayudita para un pobre". Son las 00,05 horas, jueves ya, cuando los primeros coches empiezan a meterse por entre los claros del gentío, cada vez menos abigarrado. Así y todo, como estertores de la fiesta, vuelven a sonar, las sirenas descompasadas y los claxons. Son las 00,15 horas cuando en la fuente ya no hay nadie. Todos han bajado o están a punto de hacerlo. Así y todo, los últimos "bautismos" se suceden, con agua portada en botellas, bolsas y garrafas vacías de cerveza.


EPÍLOGO
Los jardines están de pena, macarena, y la gente anda recogiendo velas, con sus banderas y bufandas arriadas. Los coches siguen sonando sus claxons y los himnos del Barça comienzan a escucharse en sus equipos de sonido. Es el momento de regresar a casa. La fiesta de la tercera Copa de Europa del Barça en Badajoz está dando sus últimos coletazos. Ya queda poca gente, apurando sus últimas botellas de cerveza y sus últimos cubatas. No obstante, dos aficionados talluditos, disfrazados con unos pelucones carnavalescos, agarrados para no caerse y con sus vasos en las manos, tienen fuerzas aún para coger el camino de regreso, delante de nosotros. Y al llegar a la calle de San Isidro, las 00,45 horas en el reloj callejero, los vemos cómo se adentran por Santa Marina, mi barrio, bien agarrados uno al otro, seguro que en busca de otros santuarios para rematar la jornada. La "mona" es espectacular, de campeonato de Europa, pero la alegría va por dentro, en tanto en las calles aledañas resuenan los coches con sus claxons en señal de victoria, que no dejaron de oírse en toda la madrugada.

En tanto la ciudad, tranquila y confiada, recuperaba el resuello y se aprestaba a dormir. Tras vivir una noche inolvidable, la mitad, ante la tele, y la otra mitad, en la calle, siguiendo la estela de los aficionados del F. C. Barcelona en la fuente de la Constitución, la fuente de los campeones, después de conseguir brillantísimamente el equipo de sus amores el título de campeón de Europa 2008-2009.


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2009  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog