Márgenes del Guadiana

Por El Avisador - 26 de Abril, 2009, 0:39, Categoría: General

Desde los tiempos remotos
de génesis planetaria
antes, que el hoy Badajoz
núcleo urbano perfilara
antepasados lejanos
de siglos en la distancia
etnias y pueblos diversos
que lo siglos aportaran,
en su existir se sirvieron
de aquella vena de agua
que entre Muela y Vaxarnal,
dos cerros de bella estampa
mansamente discurría
hoy llamada Guadiana.

Márgenes, mudos testigos
de mil circunstancias mágicas
amables sueños tejidos
en el tapiz de la infancia
que arrastró implacable el tiempo
con alevosa jactancia.

Islas de cantos rodados,
molinos de airosa estampa,
breves presas o pesqueras
que su cauce regulaba
para alivio de la sed
en veranos sin templanza.

Hoy, si el caudal disminuye
asoman como un fantasma
restos de la Molineta
que se estremece y espanta
de la imponente silueta
de un puente, que cual velero
altos mástiles  levanta
y parece que navega
por el "mar del Guadiana".

Recuerdos dulces de otrora,
cuando en décadas pasadas
en la arboleda del Pico
y junto al Puente de Palmas
se recreaba el ambiente
de las marineras playas
cambiando olas, pleamares
por tibias y limpias aguas.

Amaneceres de ensueño,
tardes de rojos resoles
sobre un horizonte cárdeno
tras eucaliptos y sauces.
Bellas barcas de madera
romboidales y elegantes,
típicas naves pacenses
de nuestro río fiel imagen
descansando en las orillas
de singladura incesante.
Humildad de embarcadero
a la sombra de altos árboles,
donde intrépida  flotilla
sueña hipotéticos  lances
de pesquerías fabulosas
en lejanísimos mares.

Hoy, las orillas del río
presentan fuertes contrastes
con aquellos que vivimos
desde la infancia distante.

Son urbanos los paseos,
a la izquierda de su cauce,
pavimento enlosetado,
metálicos barandales
como proas de navíos
que dibujan en el aire
geométrica arquitectura
y perfiles elegantes;
mientras robusta escollera
que fortifican las márgenes
tiene nostalgia de olas
y solo hay mansa corriente
que pasa lenta y constante.

Cuando la noche aparece,
pájaro de negras alas,
el paseo fluvial refulge
con un aura iluminada,
desdoblando su silueta
sobre el espejo del agua.

Antonio González Nogales
arbolesazules@terra.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2009  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog