Madrugada del Jueves Santo: Yo estaba allí

Por El Avisador - 12 de Abril, 2009, 22:41, Categoría: General

Yo estaba allí. Sé que fue pura casualidad, coincidencia o como se le quiera llamar. El caso es que yo lo vi. Y como tal, me tomo la licencia de narrarlo. Así fue:

Son las 00'30 horas, aproximadamente, del Jueves Santo. Minutos antes, la plaza de la Soledad, en pacense, plazuela, es un rebosar de gente que admira y se emociona con los pasos de las cofradías de Santo Domingo y San Andrés cuando estos honran a nuestra Patrona. Luvia de pétalos e incansable labor de los costaleros. Momento sublime. Cuando ya la Virgen de la Esperanza se adentra en la calle Francisco Pizarro para hacer su estación de penitencia en la S. I. C. (qué magnífica idea), somos muchos los que nos adentramos por distintas calles de Badajoz, con el fin de poder ver de nuevo las sagradas Imágenes, quizás, porque nos ha sabido a poco lo que nuestras retinas han podido captar. Son las 00'30 horas y la calle Santa Ana es un "guadiana" de vidas. Me percato de que, a mi lado, va una familia portando una sillita en la que reposa, creo, una niña de edad indefinida y que, por sus rasgos, se adivina que padece una dura y cruel realidad. Sus padres han querido que vea a Dios en la calle y, seguro, que ya van  camino de casa.

Es en ese instante cuando nos adelanta con paso firme el doctor Joaquín Gil, que, mirando de reojo todo el amor de esa familia hacia la pequeña, se acerca a ellos, mete la mano en el bolsillo de su chaqueta y saca una medalla. Sin rubor alguno y con una valentía que para mí quisiera yo, les dice: "Soy el hermano mayor de la Soledad y esta medalla es para la niña". Los familiares agradecen el gesto con una sonrisa, quizás, un poco descreída y cada uno sigue su camino. Yo, que a veces soy de lágrima fácil, intento asimilar todo lo que he visto y me viene a la memoria la bíblica frase de "que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha", y doy gracias a Dios por haberme permitido ser testigo, único, creo, del hermoso gesto. Y, pienso para mis adentros, esta es la verdadera Semana Santa de Badajoz. Por la que hay que seguir en la brecha. Dejemos el folklore y el turismo en su medida para dar auténtico testimonio de fe. Gracias, hermano mayor de la Soledad. Sólo se me ocurre decirle: Que Dios se lo pague.


Gabriel Enrique Sardina Sánchez (Gábien)
gabien@hotmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2009  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog