El vendedor de Vallarcal

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 10:42, Categoría: General

Lo que me faltaba, hacer de vendedor en Carrefour. Y es que ayer a primeras horas de la tarde, estando de compras en este gran almacén, en el enorme establecimiento que tienen junto a la avenida de Valverde, resulta que doy con el puesto de degustación que ha dispuesto Bodegas Escaso, de Fuente del Maestre, junto a la sección de vinos del citado centro comercial. Y allí estaba el sonriente y servicial Fernando, junto con un buen lote de cajas y botellas de sus vinos Vallarcal: blanco, crianza, reserva, y la estrella del año y de estas Navidades, el Vallarcal roble.

Y tras los saludos de rigor, que va el tal Fernando y me cuenta las bondades de todos sus vinos, invitándome a tomar un vasito del Vallarcal roble. Y allí que le cuento que, mira por dónde, es uno de mis vinos favoritos, que no hace mucho me llevé un par de cajas y otro par de estuches para regalos, que conozco al hijo del patriarca, el espigado Francisco Escaso, que si esto, lo otro y lo de más allá, etc., etc. Y estando dale que te pego, que llaman por el móvil a Fernando, que se va al pasillo, huyendo del mundanal ruido. Dejándome como "encargado" del puesto, mientras remataba el vinillo.


Y en esto que aparecen por allí cuatro mozos de buen ver, algunos de ellos portugueses, curioseando en el stand del Vallarcal. Y, ni corto ni perezoso, que les invito a beber una copichuela del Vallarcal roble. Dándoles unos cuantos detalles del vino, que me los conocía al dedillo: un tempranillo con tres meses en barricas de roble americano, grato al paladar, ideal para las carnes rojas, estofados, platos de caza y patés, procedente de las afamadas Bodegas de Hijos de Francisco Escaso, de Fuente del Maestre, junto a Almendralejo, en el corazón de Tierra de Barros, una de las comarcas más importantes de la D. O. Ribera del Guadiana.

--Está muy bueno --dice uno, después de saborearlo.
--Pues nos llevamos una caja de ésas de seis, que pagas cuatro y te regalan dos --dice otro, el más espabilado.
--No, que nos llevamos dos --dice el primero.

Y, ¡hale!, marchando dos cajas de Vallarcal roble, a pagar en Caja. Y el tal Fernando, pegado al móvil todavía, descojonándose con el nuevo "vendedor", y mandándome desde la distancia una de sus mejores sonrisas.

Y en la despedida, hay tiempo para que el Fernando de marras me ponga otro vasito de mi vino favorito. Que casos como el mio no se ven todos los días, no.

Y me pregunto yo: ¿Por qué me meteré en todos los caldos? ¿No estaría mejor calladito? ¿Tiene solución lo mio?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog