23 de Diciembre, 2008

Concierto de Navidad de la Orquesta Sinfónica de Izhevsk

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 15:25, Categoría: General

Esta noche se celebra en el López de Ayala un concierto de Navidad, que estará a cargo, en esta ocasión, de la Orquesta Sinfónica de Izhevsk (República de Udmurtia-Rusia), bajo la dirección del maestro Nicolai Rogotnev. Y el programa, bastante extenso en esta ocasión, es éste:

I parte
1. Vals La Bella Durmiente y Danza de Scoromochi, de Tchaikovsky
2. Obertura de la Ópera Carmen, de Bizet
3. Intermezzo de la Ópera Cavalleria rusticana, de Mascagni
4. Allegro Guillermo Tell, de Rossini
5. Danzas húngaras 1 y 5, de Brams
6. Danza eslovaca 8, de Dvorak
7. Mission, de Morricone
8. Libertango, de Piazzola
9. Can-can, de Offenbach
10. Granada, de Lara
11. Broma, de Anderson

II parte
Música de J. Strauss
1. Polka Trich-Trach
2. Vals Kaizer
3. Marcha persa
4. Polka Movimiento perpetuo
5. Polka Truenos y relámpagos
6. Vals El Danubio Azul
7. Polca Alla caccia
9. Polka Champagne
10. Marcha Radezky

Por último, recordar que el conciertazo da comienzo a las 21 horas, costando 20 machacantes la butaca de patio y 18, el anfiteatro. Y nada de retrasarse, que te quedan para la segunda parte. Qué es eso de llegar tarde y molestar a los que ya están sentados.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El dinero no da la felicidad..., pero la quita si no lo tienes

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 14:57, Categoría: General

Con la paga extraordinaria tendré una Navidad diferente. Compraré turrones, polvorones, mazapán, ¡cómo me gusta el mazapán!, beberé vino pero del bueno y no del de tetrabrik, y algún licor, y cava, por supuesto. Voy a montar el árbol de Navidad más impresionante que jamás se haya visto en mi casa y un belén que no quepa en el salón. Instalaré también un hilo musical que lleve villancicos a todas las habitaciones de la casa. Tengo que preparar una magnífica cena de nochebuena y buscar una buena fiesta para nochevieja. Le gastaré alguna broma a  cualquier amigo inocente que se me ponga a tiro. Va a ser una Navidad increíble, claro que lo va a ser, tiene que ser así, necesito que lo sea

El día cinco por la tarde me lo voy a pasar genial viendo la cabalgata de los reyes magos y esa noche, bajo el árbol, junto a los zapatos, colocaré todos los regalos que tengo para la familia y amigos. Este año van a venir los reyes magos de verdad a esta casa. Me voy a morir de alegría viendo la cara de los niños adorando a los reyes magos en la cabalgata o probando sus juguetes. Tengo 45 años, estoy en la plenitud de la vida. Lo tengo todo para ser feliz. Y creo que tampoco va a ser ahora el momento de decirle a mi mujer que me quedé sin trabajo hace siete meses.

Juan Manuel Cardoso
jcardoso@aytobadajoz.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Gracias por tus noticias

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 10:46, Categoría: General

Gracias, querido Pedro, por tus noticias. Así estoy más al día si cabe de los asuntos de nuestra tierra. El artículo de Pecellín, recordando emotivamente al inolvidable Ángel Campos, lo publicamos en ABC hace unos días. Todo es poco para honrar su memoria.

Felices fiestas de Navidad.

Un fuerte abrazo,

José Miguel Santiago Castelo
Subdirector de ABC
castelo@abc.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El vendedor de Vallarcal

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 10:42, Categoría: General

Lo que me faltaba, hacer de vendedor en Carrefour. Y es que ayer a primeras horas de la tarde, estando de compras en este gran almacén, en el enorme establecimiento que tienen junto a la avenida de Valverde, resulta que doy con el puesto de degustación que ha dispuesto Bodegas Escaso, de Fuente del Maestre, junto a la sección de vinos del citado centro comercial. Y allí estaba el sonriente y servicial Fernando, junto con un buen lote de cajas y botellas de sus vinos Vallarcal: blanco, crianza, reserva, y la estrella del año y de estas Navidades, el Vallarcal roble.

Y tras los saludos de rigor, que va el tal Fernando y me cuenta las bondades de todos sus vinos, invitándome a tomar un vasito del Vallarcal roble. Y allí que le cuento que, mira por dónde, es uno de mis vinos favoritos, que no hace mucho me llevé un par de cajas y otro par de estuches para regalos, que conozco al hijo del patriarca, el espigado Francisco Escaso, que si esto, lo otro y lo de más allá, etc., etc. Y estando dale que te pego, que llaman por el móvil a Fernando, que se va al pasillo, huyendo del mundanal ruido. Dejándome como "encargado" del puesto, mientras remataba el vinillo.


Y en esto que aparecen por allí cuatro mozos de buen ver, algunos de ellos portugueses, curioseando en el stand del Vallarcal. Y, ni corto ni perezoso, que les invito a beber una copichuela del Vallarcal roble. Dándoles unos cuantos detalles del vino, que me los conocía al dedillo: un tempranillo con tres meses en barricas de roble americano, grato al paladar, ideal para las carnes rojas, estofados, platos de caza y patés, procedente de las afamadas Bodegas de Hijos de Francisco Escaso, de Fuente del Maestre, junto a Almendralejo, en el corazón de Tierra de Barros, una de las comarcas más importantes de la D. O. Ribera del Guadiana.

--Está muy bueno --dice uno, después de saborearlo.
--Pues nos llevamos una caja de ésas de seis, que pagas cuatro y te regalan dos --dice otro, el más espabilado.
--No, que nos llevamos dos --dice el primero.

Y, ¡hale!, marchando dos cajas de Vallarcal roble, a pagar en Caja. Y el tal Fernando, pegado al móvil todavía, descojonándose con el nuevo "vendedor", y mandándome desde la distancia una de sus mejores sonrisas.

Y en la despedida, hay tiempo para que el Fernando de marras me ponga otro vasito de mi vino favorito. Que casos como el mio no se ven todos los días, no.

Y me pregunto yo: ¿Por qué me meteré en todos los caldos? ¿No estaría mejor calladito? ¿Tiene solución lo mio?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Queda prohibido

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 10:26, Categoría: General

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos...

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonando todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños...

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen menos que la tuya,
no saber que cada uno tiene su vida y su dicha...

Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da,
también te lo quita...

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti, este mundo no sería igual...

(Pablo Neruda)

Feliz Navidad, amigos & compañeros de viaje...

Justo Vila Izquierdo
justo.vila@juntaextremadura.net

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Los mozos del coro, a los pies de la Catedral

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 7:22, Categoría: General

Ayer noche, cientos de pacenses tuvimos ocasión de disfrutar de un admirable concierto de villancicos. Ahí es nada, actuaban "los mozos del coro" --del coro de Ntra. Sra. de la Soledad, se entiende--, a los pies de la Catedral. Y fuimos unas doscientas personas las que nos congregamos ante la puerta principal, la que llaman de San Juan o del Perdón. Y la concurrencia estuvo bien abrigada ante el resencio de la noche, prodigándose los chaquetones, los abrigos, las bufandas, los gorros y los guantes de lana, y eso que hacía un frío soportable: 10 grados. Y, sorprendentemente, con numerosos pequeñuelos en primerísima fila, algunos de ellos en sus carritos de bebé. Que alegrarían la noche sentados tiernamente en el suelo, llamando la atención de sus papis, con sus constantes idas y venidas, ocupando el lugar de costumbre de las autoridades, que esa noche, si fueron, estuvieron mezcladas con el pueblo llano. De donde proceden, mire usted.

El lugar ofrecía unas vistas espléndidas, para turistas de los caros, magníficamente iluminado en la noche pacense, destacando la majestuosa Catedral metropolitana y el elegante Palacio Municipal, que estaban de dulce, además de la plaza, con su atractivo alumbrado navideño, los edificios circundantes, con sus ventanales dando luz, los naranjos encendidos de la plaza y el soberbio abeto artificial, con sus mil bombillitas, plantado en la plaza para admiración de todo el mundo. Mejor ambiente, imposible.

Y eran las 19 horas y unos minutillos más, cuando vemos que los mozos del coro se suben a la escalinata. Los mozos, arriba; las mozas, un peldaño por debajo. Son 22 mozos y mozas, gente joven en general, todos de buen ver, incluyendo su jovencísima directora, una tal Celia S. del Río, que mostraba su estado de buena esperanza, a puntito de dar a luz. Claro que había algunos mozos y mozas ya talluditos, pero eran los menos. Y todos, luciendo al cuello una larguísima bufanda roja, marca de la casa. Y con la ayuda tecnológica de Sonido Juan Ángel, comenzó la función, cantando a capela los diez villancicos del programa. Bueno, casi, que llevaban una sonaja y un pandero.

NOCHE DE VILLANCICOS
Cortas intervenciones, que serían aplaudidas largamente por el auditorio, que aguantó estoicamente, a pie enjuto, sin una queja, con estos diez títulos: "A los maytines era", "En natus est Enmanuel!", "Et incarnatus est", "A la media noche", "En Belén tocan a fuego", "Nana extremeña", "Pero Grullo", "Noche de Paz", "Dime, Niño, de quién eres" y "Gatatumba".


El concierto fue de menos a más y, a partir de "Pero Grullo", las palmas echaron humo, con la gente entregada. El final fue apoteósico y los mozos del coro, con su directora al frente, fueron obligados a saludar no sé cuántas veces. Por lo que tuvieron el detalle de agradecerlo a su manera, regalando dos villancicos más. Y por nuestra cara bonita, que se lo pedimos a coro con "¡otro!", "¡otro!", "¡otro!": "El casamiento de la Virgen" y "Manolito, chiquito". Al final, los aplausos atronarían en la noche, con el personal rendidito, a los pies de la Catedral... y de los mozos del coro. Del coro de Ntra. Sra. de la Soledad, cuál va a ser.

Delicioso concierto el que nos ofrecieron los mozos del coro de Ntra. Sra. de la Soledad, acto organizado y patrocinado bajo los auspicios de la Asociación de Empresarios y Comerciantes del Casco Antiguo de Badajoz, en sintonía con el Ayuntamiento de Badajoz, para dar más realce al Centro comercial abierto de la zona más noble de la ciudad.

Hoy, martes, última actuación de los mozos del coro de la Patrona de Badajoz, en el mismo sitio y a la misma hora: la escalinata de la puerta principal de la Catedral y a las 19,00 horas. Mi consejo, no os la perdáis.

A todos, organizadores, patrocinadores y mozos y mozas del coro
--del coro de Ntra. Sra. de la Soledad, ha quedado claro, ¿no?--, vengan esos cinco. Actos así de sencillos y populares, pero de una calidad desbordante, prestigian la cultura en nuestra ciudad. Enhorabuena.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Memoria de Ángel Campos

Por El Avisador - 23 de Diciembre, 2008, 0:12, Categoría: General

Nevaba con dulzura por los alrededores de Jola. Una nieve inesperada en aquellas latitudes, que venía a fundirse con las cenizas del poeta recién desaparecido. Antes de morir, dispuso que sus restos quemados se distribuyesen por los territorios donde más amó: Lisboa y estos bellísimos rincones de la Raya lusoespañola cuyos pinares van recuperándose rápidamente del fuego asolador. Aquí vino al mundo y pondría casa un hombre de quien el presidente de Portugal, Cavaco Silva, reconoce el mérito de haber aproximado más aún dos países, tantos siglos con las «costas voltadas».

Estas latitudes encierran tesoros singulares. Una larga cincuentena de dólmenes -más que años pudo vivir nuestro amigo-, alternando con misteriosos menhires, nos dicen el florecimiento de la cultura megalítica, que por sus caracteres igualitarios algún estudioso llamó la primera aproximación al «socialismo». Ángel fue militante de Izquierda Unida, nada dogmático, abierto a colaborar con cuantas personas e instituciones le demandasen ayuda. En estas poblaciones limítrofes se asentaron un día grupos marginales, que lograron convivir armoniosamente con los naturales y aún hoy resulta conmovedor visitar las sinagogas medievales de Valencia de Alcántara o Castelo da Vide. Sobre tolerancia e interculturalidad podía dar lecciones a cualquiera el hombre que tan prematuramente se nos ha ido.

Mis relaciones con Ángel Campos dimanan de lejos. Lo tuve como vicepresidente de la Asociación de Escritores Extremeños cuando yo dirigía esta sociedad. A instancias suyas creamos en Badajoz el Aula Enrique Díez-Canedo, que después tendría otras homólogas en Cáceres, Mérida, Plasencia, Zafra, Don Benito-Villanueva, por donde han pasado prácticamente todos los poetas españoles relevantes. Y en el Departamento de Publicaciones de la Diputación pacense, creado y dirigido por mí, Ángel Campos, Álvaro Valverde y Diego Doncel fundarían la revista bilingüe Espacio/Espaço Escrito, cuyas páginas acogieron a los poetas y artistas más notables de ambos países. Por Ángel conocí a Fernando de Assís Pacheco, también ya en ultratumba, que tan ilusionado estuvo siempre con dicha publicación. Él nos facilitaría, merced a sus numerosos contactos, presentarla en Lisboa una noche inolvidable.

También la mostramos una noche ante el sorprendido público que atendiese a nuestra invitación en la madrileña Residencia de Estudiantes. Cuántos debates con el concejal-diputado de turno nos costó convencerle de que siguieran subvencionándola, pese al «carácter elitista» -así me lo echaron en cara más de una vez- de aquellas páginas extraordinarias. Como pasé veladas deliciosas en Alburquerque, la villa natal de Luis Landero, donde nuestro amigo enseñó durante varios cursos; allí instituyó un premio con el nombre del gran novelista, en cuyo jurado quiso que yo formara parte.

Al autor de «Juegos de la edad tardía» se le quebraba la voz cuando le anuncié por teléfono que el amigo común había dejado de existir.

Cuando en 2004 se me consultó sobre la obra más importante de las publicados ese año por los autores extremeños, no dudé en señalar «La semilla en la nieve», extraordinaria elegía en la que Ángel lloraba a su madre. Con toda justicia obtuvo el Premio Extremadura a la Creación por ese libro, editado en Pre-Textos, donde igualmente vieron la luz otros títulos suyos: «La ciudad blanca», «Siquiera este refugio» y «La voz en espiral». Junto con otros excelentes poemarios («Caligrafías», «El cielo casi», «Jola», «Por aprender del aire»), que andaban dispersos, han visto la luz en un volumen antológico, «La vida de otro modo» (Madrid, Calambur), aparecido casi póstumo con estudio preliminar de Miguel Ángel Lama.

Profesor de literatura en los Institutos de Guareña, Alburquerque, Rodríguez-Moñino y Zurbarán de Badajoz, Ángel había enseñado estos seis cursos últimos en el Giner de los Ríos de Lisboa. A la
desembocadura del Tajo lo llevaría su irrefrenable pasión portuguesa. La misma que le hizo convertirse en el más acreditador traductor de la lengua de Camoens a la de Cervantes. Sus versiones de Pessoa reciben el aplauso general. Como las que nos procuró de casi todos los grandes poetas lusos contemporáneos: Sá-Carneiro, Saramago, Mário Cesariny, Eugénio de Andrade, Al Berto, Ramos Rosa, Carlos de Oliveira, Herberto Helder, Jorge de Sena, Fernando Assís Pacheco, Nuno Júdice, Raul Brandâo, Ruy Belo y muchos otros. Con reconocido acierto: el año 2006 obtenía el Premio de traducción Giovanni Pontiero, que convoca el Centro de la Lengua Portuguesa/Instituto Camões de la Universidad Autónoma de Barcelona y su Facultad de Traducción e Interpretación, por su edición de Nocturno Mediodía. Antología poética (1944-2001) de Sophía Mello Breyner. Y hace bien poco acababa de recibir el prestigioso Eduardo Lourenço, instituido por el Centro de Estudios Ibéricos, «destinado a distinguir personalidades o instituciones de lengua portuguesa o española que hayan demostrado una intervención relevante e innovadora en la cooperación transfronteriza y en la promoción de la cultura de las comunidades ibéricas». Lamentablemente, ya no pudo recogerlo en persona.

Duró poco la nevada en los pinares de Jola que el incendio perdonó. Los batolitos prosiguen su secular diálogo con sus moles repartidas entre los dos países, ahora fraternos. Las aguas del Avid preguntan por el hombre que las cantó y nosotros nos volvemos a la ciudad desconsolados, tal vez un punto menos escépticos, acaso convencidos de que el ruiseñor mantiene su cantar.

Manuel Pecellín Lancharro
manuelpecellin@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog