Una noche de concierto

Por El Avisador - 11 de Diciembre, 2008, 11:33, Categoría: General

La otra noche estuvimos de concierto. Y en el López. Gracias a los buenos oficios de la Obra Social de Caja Duero, tuvimos ocasión de presenciar un magnífico y breve recital. A cargo de una jovencísima pianista, Judith Jáuregui (San Sebastián, 1985). Con un impresionante bagaje de estudios y actuaciones a sus espaldas. A quien la crítica define como "una artista de brillante personalidad, carácter apasionado, con dominio técnico y excepcional potencia y fuerza expresiva". Explosiva, diría yo, porque estuvo arrebatadora, desmelenada, sin perder nunca la sonrisa, marca de la casa, con su pelo graciosamente cortado a lo petit garçon.

Y esa noche pudimos deleitarnos con el Vals del Dolor y la Suite floral op. 97, de H. Villalobos, Escenas de niños, de F. Mompou, La isla alegre, de C. Debussy, y 6 Momentos Musicales op. 16, de S. Rachmaninoff. Ni que decir tiene, que los aplausos echaron humo, obligando a saludar a la tal Jáuregui no sé cuantas veces, como que nos regaló una propina, en forma de tango. Muy bueno lo tuyo, Judith.

EL OTRO CONCIERTO
Pero, las cosas que pasan, la patronal y el abajo firmante tuvimos que soportar otro "concierto", en tanto la rubia Judith explotaba. Musicalmente, claro. Y fue que a nuestro lado había una pareja de paisanos de la Quinta Edad y el caballero, con su bastón, estuvo golpeando rítmicamente el suelo todo el concierto. Concierto de percusión que no venía en los programas, por cierto. Pero es que hubo más. Y es que el venerable anciano a ratos se nos dormía, como un bendito, en brazos de Morfeo. Y cuando los aplausos restallaban, mi vecino tamborilero que despertaba y comenzaba a aplaudir como un poseso. Para luego echarse otra cabezadita y otra y otra... Y, así, todo el concierto.


Por lo que voy a dar un toque al coordinador cultural de Caja Duero, mi buen amigo Manuel Alberto Zoido, para que reserve una zona especial a estos aficionados de edad provecta, y que echen sus cabezaditas en un rincón, sin darnos sus conciertos bastoniles. Y no como el resto, que se portó divinamente, con un silencio que se cortaba, incluyendo a unos melómanos invidentes que acudieron al concierto, sentados en primera fila, y alguno de ellos con su perro lazarillo a mano. Muy bueno este detalle, señor Zoido.

Por último, las cosas como son, hay que quitarse el sombrero ante estos exquisitos manjares culturales con que Caja Duero obsequia al personal pacense cada dos por tres, trayéndonos, en este caso, pianistas de lujo, de lo mejor que hay en las Españas. Como la explosiva y jovencísima Judith Jáuregui. 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog