Greenpeace sólo piensa en la tala de árboles

Por El Avisador - 11 de Diciembre, 2008, 9:29, Categoría: General

Pasado el 8 de diciembre, la festividad de la Inmaculada nos abría las puertas a la esperanza de la Navidad. El fin de semana siguiente era el elegido para continuar con una tradición familiar: "poner el árbol". Cuando era pequeño, el árbol era de verdad y, pasadas las fiestas, primero acabó replantado y, años más tarde, en la basura. Así fue hasta que los ecologistas, cargados, como siempre, de argumentos y demagogia, nos arrebataron la magia del momento y nos obligaron a consumir árboles sintéticos que, sin vida, nos empujaban a una Navidad sin expectativas.

Mientras Greenpeace entraba en nuestras casas por una puerta, la Navidad salía cabizbaja por la ventana. Y se unía  a la triste fiesta que se fue convirtiendo con los años. Siempre fue en  sábado por la tarde. Toda la familia. Nunca faltó nadie. Para nosotros, era otra fiesta navideña más, como la del 24 de diciembre, la nochevieja o la llegada de los reyes magos. Sacábamos las viejas cajas de adornos y, con ellos, los viejos recuerdos. Cuando el árbol, gracias a Greenpeace, fue sintético también llegó a hacerse viejo. Y ahí fue cuando comenzó el declive de todo. Mamá le daba órdenes a todo el mundo. Papá pasaba de todo. Felipe, el pequeño, por norma tenía que romper algo, incluso cuanto tenía veinte años. Laura, la mayor, una pesada pegada al teléfono. Juan Luis, un rebelde, y Blanca, un encanto.

Cuando aparecieron los primeros novios y novias, también acudían ellos a la fiesta. Aquellas tardes de sábado después de la Inmaculada eran el preludio de navidades inolvidables. Este año volverán a ser igual. Inolvidables. Mamá murió antes del verano. Papá se pudre en una residencia de enfermos de alzheimer donde ya no se reconoce ni a sí mismo. Felipe es un gilipollas. Laura bastante tiene con su familia. De Juan Luis no sé nada hace meses. Ni quiero saber nada. No vino al funeral de mamá. Tampoco tiene por qué venir ahora. Blanca tiene un marido que no me puede ni ver. El cariño es reciproco. Pondré el árbol  y después le prenderé fuego.

Juan Manuel Cardoso
prensa@aytobadajoz.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog