3 de Diciembre, 2008

Presentación del nuevo libro de Antonio Sáez Delgado

Por El Avisador - 3 de Diciembre, 2008, 22:40, Categoría: General

El nuevo libro de Antonio Sáez Delgado, titulado Espíritus contemporáneos, y publicado por la editorial Renacimiento, será presentado en Badajoz el próximo día 4 de diciembre, a las 20,30 horas, en el salón de Actos del MEIAC. La presentación del mismo correrá a cargo de Ignacio Sánchez Amor.

Se trata del noveno libro publicado por Antonio Sáez Delgado, un autor plural que ha cultivado no sólo el ensayo --como en este libro--, sino la poesía o el diario, además de haber traducido a español a un buen número de autores portugueses modernos y contemporáneos, como Fialho de Almeida (cuya traducción de La pelirroja le valió a Sáez el VIII Premio Giovanni Pontiero de traducción), Teixeira de Pascoaes, Manuel António Pina, Almeida Faria, José Gil o José Luís Peixoto, entre otros.

Espíritus contemporáneos reúne doce textos de Antonio Sáez Delgado sobre diversos aspectos de las relaciones entre las literaturas española y portuguesa de principios del siglo XX, con una perspectiva común: leer y entender estas literaturas, en su contexto ibérico, como una línea continuadora de la modernidad en la Península, sin líneas divisorias.

Antonio Sáez Delgado es profesor de Literatura en la Universidad de Évora, y colaborador habitual (para temas relacionados con la cultura portuguesa) del diario HOY y de Babelia, suplemento literario del periódico EL PAÍS. En la actualidad, es el presidente de la Asociación de Escritores Extremeños.

Librería y Editorial Renacimiento
renacimiento@libreriarenacimiento.com
SEVILLA

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Me encantan tus crónicas

Por El Avisador - 3 de Diciembre, 2008, 22:33, Categoría: General

Pedro:

Me encantan tus crónicas, tan bien escritas, llenas de humor y sensatez. Confío estés guardándolas y que algún día pasen a libro. Son fundamentales para la historia del Badajoz contemporáneo.

Con afecto.

Manuel Pecellín Lancharro
manuelpecellin@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Casasola

Por El Avisador - 3 de Diciembre, 2008, 16:41, Categoría: General

El pasado 28 de noviembre nos sucedió algo extraordinario. Pudimos conocer, al fin, a Casasola. Polifacético artista madrileño que se anuncia en los carteles con su apellido paterno: Casasola. Primera rareza, como si quisiera que le comparáramos con Fidias, Cellini, Durero, Velázquez, Zurbarán, Rembrandt, Botticelli, Caravaggio, Picasso, Dalí, Miró y toda la corte celestial de maestros escultores y pintores que en el mundo han sido. Bueno, pues este Casasola parece que quiere pasar a la historia del Arte como los grandes maestros. Que le conozcan y recuerden también por su apellido. Que tiene tela.

Y es que el tal Casasola sentaba sus reales a últimos de noviembre en la sala de exposiciones del Gran Casino de Badajoz en una noche de perros, con la gente emparaguada y abrigada hasta las cejas y con los coches echando leches por el todo Badajoz. Y en esa noche infernal, mira por dónde, que viene Casasola de los Madriles. El mismísimo. Y allá que fuimos con la patronal para conocerle en persona. En vivo y en directo, tú. Porque sentía una enorme curiosidad por saber quién era este personaje tan osado y, de paso, conocer su obra. Que por sus obras los conoceréis, ya se sabe.

Y segunda sorpresa de la noche, allí que nos dimos cita siete paisanos, sólo siete. Que, con el personal responsable del Casino, se elevaban a diez. En mi vida había visto cosa igual. Vente de los Madriles, monta una exposición en Badajoz, a cuatrocientos kilómetros de tu casa, y que te acudan siete gatinos. Como que yo, que el tal Casasola, habría cerrado el kiosco, cogía mis cuadros bajo el brazo y me hubiera largado con viento fresco por donde había venido. Eso sí, después de dar las buenas noches, faltaría plus.

Bueno, pues veo que se nos acerca un tipo menudo, elegantemente vestido, con su traje y corbata de Armani, luciendo bigote y barba cuidados, andares exquisitos y con una sonrisa a flor de piel. La fina estampa de un gentleman, me dije. Algún embajador, pensé. O algún marqués entroncado con la Casa Real, con mucho azulín en las venas. Incluso tenía el aire de galán maduro de cine, con un un careto a lo Peter O'Toole que caía de espaldas, tú. Pues ni una cosa ni otra, colegas, que era el tal Casasola en carne mortal.

Y allí que daría comienzo una de las veladas culturales más gratas que recordamos por estos pagos, siguiendo la estela de José Luis de Casasola, marqués de Casasola y otras hierbas. Y es que, todo hay que decirlo, hicimos migas muy pronto, nada más saludarnos, porque al marqués le encanta pegar la hebra y hablar con la gente del común. Pero no sólo para contarle sus cuitas, no hijo, no, sino, además, para conocer qué piensan los demás, qué opinan. Y de todo, mire usted, desde lo divino a lo humano, desde las creencias a la genética, pasando por la poesía, el arte y hasta por la economía, que había que estar al loro de cómo van la crisis y las hipotecas. Como os lo cuento

EL ACTO
Pero no adelantemos acontecimientos, porque primero tuvo lugar el acto de presentación, a cargo de Filipe Dos Santos Brandão, director comercial del Gran Casino y responsable de los actos culturales. Al que seguiría el marqués de Casasola, poniéndonos en situación ante esta muestra pacense: una treintena de cuadros, óleos sobre lienzo en su mayoría. De muy diversas temáticas, por cierto: caballos, aves de cetrería, toros, naturalezas muertas, retratos de personajes de alta alcurnia, una veintena de pequeños dibujos y un par de obras de carácter simbólico. Y lo primero que llamó la atención del espectador atento fue el realismo impactante de sus caballos, de sus toros y de sus aves de presa. Cuánta minuciosidad, qué detallismo, cuánta fidelidad al modelo natural. Esos hermosos caballos andaluces, ingleses y árabes, algunos a contraluz, esos primerísimos planos de sus cabezas, con sus crines al viento, con sus belfos olfateando los vientos, todo ello rebosante de viveza y tensión. O esas estampas de toros de trapío, algunos saliendo de toriles, como volando por la arena, que te dejaban boquiabierto. Con esos tonos cremosos, dorados y crepusculares de fondo, tan caros para el artista. De museo de los caros, oiga.


Y a continuación sucedería lo nunca visto. Que va el tal Casasola y dice que quiere hacer de guía. Explicando todo tipo de pormenores a los 10 de marras. Con gratas maneras, sonrisa a flor de piel y un montón de datos sobre técnicas y contextos, nos llevaría de paseo por su obra. Con un recital casasolano por todo lo alto y con la gente arrobadita, sin pestañear: "Qué lucha en tu interior cuando tiene uno la tela blanca por delante". Otrosí: "Y es que para pintar un cuadro, primero tiene que gustarme a mi". Otrosí: "Porque yo pinto y esculpo por placer, me siento esteta". Otrosí: "Con mis obras busco impactar en la vista y en el alma del espectador, en la persona que está viendo el cuadro". Otrosí: "Disfruto con el bien hacer, la calidad y el sentido común". Otrosí, y van...: "Porque mis obras son trabajos dignos de paleta, de pincel y de miles de pinceladas".

Y al llegar a los halcones del desierto de Arabia, que el marqués nos invitó a verlos muy de cerca --"cada cuadro tiene su distancia"--, observando los detalles mínimos, sus ojos, sus plumajes, las filigranas de los remaches plateados de las escopetas de caza, y qué sé yo. Y me tuve que quitar el sombrero cuando nos puso ante dos magníficos bodegones. Naturalezas muertas, vamos. Unas soberbias perdices colgando, como trofeos de caza, y un centro de frutas y flores, con ese sabor antiguo que hacía creerte que eran obras del entorno de Velázquez, de Rembrandt o de Zurbarán. A quienes considera "la piedra filosofal de la Pintura, con mayúsculas".
Había más cuadros de animales, pintados en su entorno salvaje, y todos llevaban el apelativo "real", sello casasolano por excelencia: una garza real, un búho real, una águila real americana...

PINTOR REAL
Pero había más. Y es que también nos enseñaría una muestra de reproducciones en tamaño reducido de los cuadros que ha pintado a reyes, sultanes, primeros ministros, presidentes y otros grandes notables del reciente pasado, como el Rey Fahd de Arabia, el Emir de Kuwait, Margaret Thatcher, Ronald Reagan, Mijail Gorbachov, etc. Cuadros hechos en su momento a tamaño natural.

Ahí es nada, Casasola, pintor real, pintor de cámara, pintor de la gente VIP, pintor cinco estrellas, pintor de los grandes del mundo... Con una cotización de impresión. Vean, si no: en la muestra del Gran Casino sus cuadros estaban valorados entre los 4.000 y los 16.000 machacantes. Este último, titulado "El luthier", perfecto, magistral, magnífica obra del realismo español contemporáneo. Pero sólo apto para reyes, príncipes y aristócratas de sangre o del ladrillo, gente forrada de pasta, tú. Y, aunque cueste creerlo, Casasola dice que sufre cuando vende uno de sus cuadros: "Es como si vendiera a un hijo". ¿Será posible?

A su término, los aplausos de los 10 de Casasola echarían humo, complacidos con este pintor de los Madriles, guía de lujo en Badajoz.

Al final, los organizadores obsequiaron con una copichuela a Casasola y sus fieles, con algunos pinchos de diseño del restaurante del Casino, acompañados de un vino superior: un tinto roble Finca la Estacada, uvas tempranillo, cabernet sauvignon, syrah y merlot, con dieciocho meses en barricas de roble, un vinodelatierradecastilla de las acreditadas bodegas Finca La Estacada, de Tarancón, Cuenca, en Castilla la Mancha. Que estaba superior, a tono con lo visto y oído.

EPÍLOGO
Y tras un rato de amigable tertulia --ahí va mi tarjeta y mi móvil, ya sabéis dónde me tenéis en Madrid--, decimos adiós, hasta una próxima ocasión, a José Luis de Casasola, marqués de Casasola y otras hierbas, todo un caballero, pintor autodidacta con un cuarto de siglo a sus espaldas creando belleza. Un apasionado de la vida que lleva la pintura en las venas. Uno que pinta naturalezas muertas como si estuviera en el Siglo de Oro. Un madrileño de 51 tacos, uno menos en Canarias, que ha recorrido medio mundo pintando a los grandes del planeta, con una vida personal y profesional como para hacer una película. Y de las caras, tú. Un tipo encantador, cercano, amable, culto y apasionado por el arte, que busca impactar con sus obras al espectador. Y que lo consigue de pleno: por su arte y... por su caché.


Damas y caballeros, Casasola pasó por Badajoz y dejó un reguero de admiración en un puñado de amantes del arte pictórico. Ha sido un placer.

Por último, recordar que su exposición estará abierta en el Gran Casino hasta el 5 de enero de 2009, noche real, noche de Reyes, noche casasolana, mira por dónde.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Tarta de almendras al estilo de Clara

Por El Avisador - 3 de Diciembre, 2008, 8:12, Categoría: General

Hola, Avisador de Badajoz:

He visto que en tu blog pones recetas y quiero mandarte una de tarta de almendras. Y además, es muy fácil de hacer, seguro que todos tendréis en casa estos ingredientes.
 

TARTA DE ALMENDRAS
 
Ingredientes para el bizcocho:
* 5 cucharadas de harina mezcladas con una pizca de levadura
* 5 cucharadas de azúcar
* 2 cucharadas de mantequilla derretida
* 2 huevos

Para la crema:
* 5 cucharadas de leche
* 5 cucharadas de azúcar
* 2 cucharadas de mantequilla
* 180 gramos de almendras crudas, peladas y picadas. Se dejan algunas para gratinarlas.
   
Preparación:
1º. Se hace el bizcocho al horno a 180ºC, hasta que se dore. (Esperar 30 minutos o un poco más).
2º. Se saca el bizcocho del horno y se le echa la crema por encima y se gratina.
 
Espero que os guste.
Un saludo.

Clara Rebel
clara_rebel@yahoo.es

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog