Esther Merino, la dama pacense de la copla

Por El Avisador - 26 de Mayo, 2008, 17:22, Categoría: General

El pasado 21, el Museo de Bellas Artes de Badajoz festejó el Día Internacional de los Museos, con un par de actos, en el que colaboraban también la Asociación de Amigos del Museo. En primer lugar, en los bajos de la pinacoteca pacense, con entrada por Duque de San Germán, se inauguró una singular muestra pictórica, titulada "La evocación del paisaje extremeño en artistas regionales del siglo XX". Con 20 cuadros que, por distintos motivos, especialmente por falta de espacio, se encuentran depositados en los almacenes del Museo. Y allí que pudimos observar una preciosa muestra de autores extremeños, como Adelardo Covarsí, Antonio Casquete de Prado, Ramón Fernández Moreno, Antonio Solís Ávila, Julián Pardo, José Antonio Sánchez Borayta, Félix Malfeito Gaviro, Antonio Vaquero Poblador, Juan Narciso, Ramón Carreto Blanco, Enrique Parra Gómez, Julián Báez Sánchez, Juan Tena Benítez, Luis Gragera Villalobos, Francisco Pedraja Muñoz, Josefa Casillas casco, Emilio Pérez Ramiro, Manuel Gómez Arce, M. Ángel Díaz García de la Riva y Francisco Morán Cruz. Con paisajes de todos los estilos y facturas, predominando los clásicos.

SÓLO UNA PINTORA
Pero aquí tengo que dar un toque a Mª Teresa Rodríguez Prieto, conservadora del Museo, prologuista del catálogo y responsable de la muestra: de las 20 obras expuestas, sólo una corresponde a una señora, el resto es cosa de hombres. ¿Será posible? Se llama, recordemos, Josefa Casillas Casco, y presenta una obra titulada "El sol sale para todos", sin fecha, óleo sobre lienzo, con el 16 de número de orden.
Pues yo, que la pintora, le cambiaba ipso facto de nombre y le pondría éste: "El sol no sale para todos", nos'ha jodío. O, mejor, este otro: "El sol sale más para unos que para otros". Doña María Teresa, conservadora mía, ¿por qué no "conserva" más a las artistas de su género, que estamos en pleno siglo XXI?

ESTHER MERINO
Menos mal que la segunda parte, con la actuación estelar de Esther Merino y su conjunto, lo de la discriminación paisajística se olvidó, y el personal pudo disfrutar de una amena velada. Y nos apalancamos en el jardín del Museo, que, a pesar del fresquito, estaba lleno hasta la bandera. Primero intervino el sobrio, pero eficaz, Román Hernández Nieves, director del Museo, que introdujo el acto, pasando a continuación Inma Bonilla, diputada de Cultura y Acción Ciudadana, a leer un manifiesto, titulado "Los Museos, agentes del cambio social y del desarrollo". Acto conmemorativo que, originario de 1977, se celebra hoy día en más de 20.000 Instituciones museísticas, pertenecientes a más de 70 países del mundo mundial.
Los presentes, a quienes acompañaba Paco Muñoz, director del Área de Cultura de la Diputación, darían paso a Esther Merino y sus mariachis, que lo bordaron. En un concierto donde Esther, una pacense de San Roque, casi ná, demostró por qué va para reina de la copla española por estos pagos. Y con voz poderosa y desgarrada, dominando todos los registros, un prodigio de criatura, vamos, se quedaría con el personal, tocando casi todos los palos: malagueñas, jaleos, tangos extremeños, soleares, fandangos, bulerías, etc. Con el público entregado, ovacionando sus intervenciones. ¡Qué poderío! ¡Qué arte! ¡Cómo canta la moza! ¡Esto no se puede aguantar! ¡Olé tu estampa! ¡Bravo, Esther! ¡Viva la madre que te parió! Éstas y veinte exclamaciones del mismo atenor se pudieron escuchar en el Jardín del Bellas Artes, la noche de los Museos.
Al final, después de sus siete intervenciones, el público, puesto en pie, despediría con una prolongada ovación a Esther y su gente, una palmera, un guitarrista, un percusionista, un flautista y un mezclador de sonido. Y el Jardín de marras, a punto de hundirse, sin que entraran excavadoras ni nada, ahora que se van a hacer obras para ampliar el Museo, obras que se retrasarán "por causas ajenas a la Diputación", dijeron los notas al principio.

ESTHER Y CARLOS
Y a la salida, mientras nos solazamos la patronal y este escribiente con la Exposición paisajística del 19+1, que saludamos a la guapa moza de San Roque, muy joven ella, sólo 24 tacos, uno menos en Canarias, que iba acompañada de un tal Carlos, el maromo que la camela, además de llevarle la maleta, claro.

Con tiempo de decirnos que, gracias a unas becas de la Diputación, estuvo estudiando en una Academia de Sevilla, con los mejores cantaores flamencos del momento. Y que ahora, además de dar recitales, como el de esa noche, se dedica a impartir clases de cante flamenco por varios pueblos de la provincia. Y te dice que tiene un disco a disposición de sus admiradores, que en Badajoz son legión. Y que ese disco lo venden en la Librería de la Diputación, en la calle del Obispo. Y, antes de la despedida, toma, ahí va una foto mía de recuerdo, con mi dirección de correo electrónico y mis teléfonos. Para lo que gustéis.
¡Esther Merino, la dama pacense de la copla! ¡Ha sido un placer!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog