Y sin embargo te quiero: las dos Españas de M2

Por El Avisador - 21 de Mayo, 2008, 12:36, Categoría: General

Con el López abarrotado de público, rodeado de amigos, colegas y gente variopinta de la cultura pacense, Miguel Murillo (M2) estrenó el pasado día 19 su obra Y sin embargo te quiero. Dirigida por Antonio Corencia y con Ángeles Martín y Alejandra Torray en los papeles estelares, supone una lúcida reflexión sobre las dos Españas machadianas que nos helaron el corazón en la guerra civil. Ambientada en los finales de los 70 y principios de los 80, la época de la Transición, cuarenta años después del conflicto fratricida, cuenta, como en un túnel del tiempo, las vicisitudes de dos representantes femeninas de las dos Españas: Rosa (Alejandra Torray), de familia acomodada, miembro de los sectores con más cultura, poder y dinero de la época, y Ana (Ángeles Martín), sirvienta de la familia de aquélla, perteneciente a las clases subalternas, modestas e iletradas.
Difícil ejercicio el de estas dos actrices solas, que supieron sacar adelante gracias a su oficio dramático, con la ayuda, todo hay que decirlo, de una dirección acertada, una ambientación apropiada, un decorado sobrio pero altamente simbólico --esa magnífica pajarera, esas celosías, esa mecedora...--, un vestuario perfectamente ajustado a la época y unos efectos especiales de impresión. De película de las caras. Todo ello, ilustrado con canciones de guerra de ambos bandos y piezas musicales de la canción española de la posguerra, cantadas por Arabia Martín. En un único escenario, ambientado en la Casa Grande, en el extrarradio de una ciudad de provincias, como pudiera ser Badajoz.
Después de diversas vicisitudes, el abrazo final de las dos protagonistas, simbolizando la reconciliación de las dos Españas, las de Machado y M2, mientras caía el telón, hizo que el público, puesto en pie, lo subrayara con una larga y cálida ovación.

DETALLES
Lástima que el bajísimo volumen del equipo de sonido del Teatro me impidiera seguir todos los diálogos con regularidad. Así y todo, por las reacciones y comentarios del público, la obra resultó un éxito, que deberá reverdecer según vengan las nuevas representaciones.
En cuanto al trabajo de las dos actrices, Ana (Ángeles Martín) estuvo realmente soberbia y Rosa (Alejandra Torray) no le anduvo a la zaga.

Al final, ovaciones de gala para toda la compañía, su director, Antonio Corencia, que saludaron no sé cuántas veces. Y, ¡cómo no!, Miguel Murillo, el autor, sería invitado a subir, a compartir el éxito, recibiendo otra ovación de gala. Emocionado y con la garganta hecha polvo de los días previos, M2 no pudo articular palabra, haciendo mutis entre otra salva de aplausos, con el Teatro puesto en pie. Enhorabuena, M2 y compañía.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog