Velada literaria-musical en honor de José de Espronceda (I)

Por El Avisador - 18 de Abril, 2008, 16:15, Categoría: General

Ayer, fiesta de San Aniceto y compañeros mártires, fue un día para la pequeña historia del Avisador. Nos reuníamos con otros grupos de amigos en el salón de actos del Museo Luis de Morales, celebrando literaria y musicalmente el Bicentenario de José de Espronceda. Una veintena de personas nos congregamos en una noche de perros, con frío, viento y lluvia persistente. Siempre los mismos, diría uno, pero, eso sí, con más moral que el Alcoyano, que ya hay que tener bemoles ponerse a hablar sobre un tema que sigue siendo tabú: Escribir y publicar en Extremadura. Y la gente, encantada de haberse conocido, con poetas, escritores, profesores, amigos y vecinos de Badajoz. Y los que no fueron se lo perdieron. Nuestro ínclito Pepe Rabanal, más rabanaliano que nunca, llevaría la batuta con paciencia y mano izquierda, que con tanto escribidor delante se puede organizar la Mundial, que todos quieren tomar la palabra a la vez, apostillar esto y lo otro, responder antes de que se pregunte y cosas parecidas. Y, ojo al dato, sin dar ningún puñetazo en la mesa ni decirles "Por qué no te callas", lo que tiene mérito en los tiempos que corren.
Y en un debate de lo más abierto y democrático que pueda verse, donde no había autoridades nigente de ringorrango y apellidos raros para salir en la foto, allí que intervinieron con toda libertad Cosme López García, Agustín Romero, Antonio Castro, José Manuel Sito Lerate, Paco Huerto, el carismático editor, Estrella Doncel, Plácido Ramírez, Adela Lemus, la directora del Museo, y el abajo firmante, entre otros.
Y los tertulianos dijeron verdades como puños, dando mandobles literarios a diestro y siniestro, sobre escribir y publicar hoy en Extremadura, los estilos y el léxico de los escribidores, los lectores de ahora, lo que más se vende, la lectura en las aulas, por qué se lee poco, el empobrecimiento del lenguaje de nuestros jóvenes, la riqueza del español en Hispanoamérica, el papel de las Instituciones en la promoción del arte literario, llámense Ayuntamiento, Junta o Diputación, sus criterios de edición, los escritores independientes, libros en Internet, sí o no, ¿qué mola más en Extremadura, obra de creación o de investigación?, el mal ejemplo de los periodistas, por sus muchas faltas de ortografía, cómo hacer que las obras se conozcan y lleguen al público, con la nueva figura del escritor-mochilero, etc., etc. Con intervenciones cruzadas, donde cada cual y cada cuala se despachó a gusto. Incluso se hicieron preguntas con doble, qué doble, tripe y cuádruple intención, como ésta: ¿Qué pasa con las ayudas a la edición de la Junta de Extremadura, que algunos autores premiados cogen la pasta gansa y, si te he visto, no me acuerdo, que se la gastan en irse de vacaciones y otros cachondeos?

ILUSTRACIONES MUSICALES 

Menos mal que había una cantautora, María José Luengo, que ilustró divinamente un par de poemas y la gente se lo agradecería con sus aplausos. Y es que la música amansa a las fieras. He dicho fieras, no escritores. Y las cosas que pasan, la dulce María José, que también se uniría al debate, contando sus experiencias. ¿Será posible? Pero fue a mitad del acto cuando apareció en la parte de atrás de la sala la concejala de Cultura del Ayuntamiento, Consuelo Rodríguez. Como tenía el despacho al lado, resulta que, al oir la madama las músicas celestiales que le venían del salón, dejó a un lado los papeles y el movilata y se incorporó a la tertulia. Interviniendo en un par de ocasiones, por cierto, cuando uno de los contertulios parece que confundió las churras con las merinas, a propósito de El vuelo de la Palabra y la cena literaria de los Premios Ciudad de Badajoz. Y la Consu que le aclaró todo y algo más, y cuando quieras pasa a mi despacho que te dé más datos, le diría al final la institutriz de Cultura.
Eran pasadas las nueve y media de la noche y la gente fue levantándose, que era tarde. Que la noche se las traía y no paraba de llover. Y alguno tenía que tomarse la pastilla antes de cenar.

Como fotógrafo oficial del Reino de Badajoz estuvo el bueno de Enrique Vidarte, al que acompañaba su hijo Antonio, que cubrieron para la posteridad el acto con su cámara de fotos. Y también nos dieron como unas estampitas, vamos, unos avisadores de Lectura. Muy monos, tú, pero con una errata que hará historia bibliográfica: entre los grupos colaboradores venía el Grupo de Correo El Aviador. He escrito bien. El Aviador, no El Avisador. Qué menos, los que andamos por esos mundos de Internet, por las alturas, como los aviones y los aviadores. Lo que sería la comidilla de la noche.

HOY, VIERNES
Esta noche se completa la fiesta literario-musical con la Lectura de fragmentos de El Diablo Mundo, de Espronceda, a la que seguirá una muestra de canciones populares y romances a cargo del Coro del Centro de Promoción de la Mujer, del Gurugú, y del dúo José y María José, que firmarán autógrafos al final. Será a partir de las 20 horas en el salón de actos del Museo Luis de Morales (plaza de Santa María, s/n) y la entrada es libre y gratuita.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog