13 de Abril, 2008

Badajoz, republicana por un día

Por El Avisador - 13 de Abril, 2008, 16:11, Categoría: General

El sábado, sabadete, día de San Lidurno y compañeros mártires, con un tiempo espléndido, hubo fiesta republicana por todo lo alto en Badajoz. La plaza Alta, declarada zona republicana y lugar de "encuentro, libertad, solidaridad y cultura", fue tomada desde mediodía por un sinfín de colectivos, grupúsculos y asociaciones de lo más variopinto. Con una característica en común: ser movimientos alternativos a casi todo, al sistema imperante en el Primer Mundo, al capitalismo rampante, a la globalización que nos corroe por los pies, a los pueblos oprimidos por los poderosos de siempre, a las injusticias y desigualdades, a las guerras y demás conflictos bélicos, a las nucleares, a las térmicas, a las refinerías, y a todo lo que vaya contra la vida natural y el medio ambiente.
Y lleno hasta la bandera, que, en esta ocasión, era la tricolor, la roja, gualda y morada. La de la República. La del himno de Riego. Que los organizadores --IU y la asociación Matilde Landa-- habían empapelado el barrio antiguo con carteles pidiendo la llegada de la III República, pero ya. Hoy, mejor que mañana. Mañana, mejor que pasado. ¿Estamos? Aunque se reconocen que son pocos, un puñado si acaso, pero ellos, inasequibles al desaliento, montan unos festivales de aúpa, de los más moviditos que se conocen por estos pagos.
Y la plaza Alta era un hervidero a mediodía, con la gente brujuleando de aquí para allá, entre las casetas --el 0,7%, los Centros de la Mujer, la Banca Ética, El Precio justo, Refinería No, Amnistía Internacional, la Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui, los movimientos juveniles del PCE, PCPE, IU, etc., etc.--, el puesto de bebidas y tapas, la guardería y el gran escenario montado al efecto. Donde presidía, cómo no, la bandera republicana. La que decoraba también uno de los bellos balcones de la plaza. Y, dando la nota provocativa, unas enormes cruces gamadas decorando casetas, calles y fachadas. De un tal "Langosto", decían. Luego supe que era de un tal Antonio Langoyo, cuyas cruces gamadas estaban decoradas con símbolos del PC, del euro y otros.
Y en lo alto, "Atalayina", nuestra cigüeña más representativa, la que anida en la Torre de Espantaperros o de La Atalaya, que oteaba el patio, tan campante, acostumbrada como está a tanto festivales, saraos y fiestorros en la plaza. Y que, por su inmovilidad, no supimos si bebía los vientos republicanos o monárquicos, los de ZP o los de Rajoy, los de Llamazares o los de Rosa Díez. Lástima.
Y estaban tocando los muchachos de PVC, con el mocerío divinamente enrollado. En sus muchas tribus urbanas. Y presentaban Cándido Gómez, el ínclito director-actor-guionista-productor-y lo que haga falta de La Candi 2 Band, y una pija republicana, convenientemente ataviada con prendas que jugaban con los colores rojo, amarillo y morado.
Y junto a las casetas citadas, otras donde se mostraban curiosidades, libros y artesanías mil, como la del centeno, donde te atendían divinamente José María Fernández Gebrero y la parienta, y la de huesos de melocotón.

GRATO AMBIENTE
Y la gente, mucha juventud entre ella, encantada de haberse conocido, recogiendo mil y un panfletos, pegatinas, condones, periódicos, tarjetas y otras minucias. Eso sí, después de haber firmado en tropecientos escritos para protestar. De todo, que quedaba como más progre.
Y en uno de los muchos corrillos, allí que estaba él, nuestro pequeño gran hombre, Alfonsito Blanco, rodeado de gentes que se pegaban por felicitarle, hacerse una foto con él. Recién premiado por la Unión de Actores. Con las mejores mozas de la plaza dándole achuchones y besos mil. Uno que mide dos palmos, actor como la copa de un pino, que se llevaba a las más guapas. Y los demás, a buscarse la vida. ¿Será posible?
Y entre la muchedumbre que veo cómo de una caseta sale una cola enorme, kilométrica, a punto de salirse de la plaza. Y me pensé:
--Tate, seguro que aquí están el presidente de la República en Badajoz, Alfonso González Bermejo, y su primer ministro, Manolo Sosa, recibiendo a las autoridades civiles, militares, eclesiásticas y académicas de la ciudad, a los cónsules de naciones extranjeras, a los visitantes de Portugal, a los amigos y al resto del pueblo llano.
Y es que la cola, de tres en fondo, era inmensa. Así que nos dispusimos la patronal y el abajo firmante en la cola de marras y cuando nos acercamos nos llevamos una sorpresa morrocotuda. Y es que Bermejo y Sosa, presidente y primer ministro republicanos de Badajoz, respectivamente, estaban... ¡vendiendo los tickes de la barra! ¡Que manda huevos!
Y por ningún sitio se oía "Mañana, España, será republicana", ni "Desglobalizados de todo el mundo, uníos". Ni nadie se saludaba diciendo "Salud, camarada". Ni había quien arengara a las masas diciendo "No nos moverán", "No pasarán" o consignas por el estilo. Todo muy natural, como la vida misma.

TORTILLA REPUBLICANA
Y a la hora de comer, muchos lo hicieron allí mismo, sobre la marcha, o en la cercana La Casona 2, que tenía abierta su terraza, con grandes parasoles verdes. Y el resto se desperdigó por las callejuelas y rincones del Casco Antiguo, que se pondría de bote en bote. Y muchos nos apalancamos en La Patalana Ambigú, en la calle Meléndez Valdés, donde ofrecían unas ricas "tortillas republicanas". Como os lo cuento. Y había cola, que ofrecían gratis la 1ª, la 2ª..., y pide la 3ª. Y Ramón Rodríguez, el baranda de La Patalana, que no paró en un momento, sirviendo a diestro y siniestro tortillas republicanas. Pequeñas tortillas decoradas con bandas de salsa de tomate, mostaza y salsa de remolacha. Los colores de moda ese día. Muy republicano lo tuyo, Ramón.

La movida republicana duraría hasta la noche con la actuación de más grupos de música de todos los estilos, y con gran presencia de jóvenes y no tan jóvenes, que se lo pasaron de miedo. Incluido el sorteo del jamón, para mí, una paleta.
Por un día, Badajoz había sido republicana, con su presidente, Alfonso González Bermejo, y su primer ministro, Manolo Sosa, vendiendo tickes en la caseta de Izquierda Unida. Muy bueno lo vuestro, camaradas.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Super M

Por El Avisador - 13 de Abril, 2008, 10:48, Categoría: General

Hoy toca escribir de Super M. ¿De Super Man? No. ¿De Super Mario? Tampoco. De Super Monago. José Antonio Monago Terraza, el famosísimo concejalense de Badajoz, convertido en senador del Reino por el PP, su partido, después de aceptar el puesto, rechazarlo y reafirmarse al final, todo en cinco días. Un tío bien plantao, tipo armario, más bueno que el pan pero que en público sale siempre serio, que se ríe poco el andoba. Superconcejal del tío Miguel en Badajoz, el Niño bonito, su Mano derecha, el Hijo de su madre y no sé cuántas cosas más. Pero, también, Monago I el Breve, Senador por un día, Senador de Ida y vuelta y Monago, el de la margarita. La flor, no la largartona de la Margarita que yo conozco, que conste.
Y es que la pasada semana la que se ha montado en Badajoz con sus declaraciones. Y sólo por rectificar las primeras que hizo. Porque, a ver, quién no ha rectificado en su vida alguna decisión gorda. Del tipo de Sí-no-sí, No-sí-no o Sí-no-sí-no... Si es que, cuántas veces, colegas, la sesera se convierte en una olla y los cables se cruzan. Y mi Monago, como cualquier hijo de vecino, ha sido uno de tantos. Y máxime, ante este panal de rica miel, al que dos mil moscas querrían haber acudido, nos'ha jodío.
Para mí que tras las críticas recibidas hay mucha envidia cochina. Deporte nacional, este  de la envidia en España. Porque estoy seguro que a muchos les gustaría haber estado en la piel del tal Monago. ¿Que no? A ver, que levanten la mano los que les gustaría ser Super M... ¡Halaaaaaa..., tropecientos miiiiiil...! ¿Y los que no...? Poca cosa, Sinforosa, sólo cuatro gatinos... ¿Lo ven? ¿Tenía razón o no?

HISTORIAS DE SUPER M
Si es que sobre este bombero tipo cachas y guapino de cara, de Badajoz de toda la vida, con 42 tacos, uno menos en Canarias, convertido ahora en senador del Reino, cuentan y no paran, y a mí me han llegado algunas historias, apócrifas, tal vez, pero ahí están. Como de su época de bombero, que cuando acudía a apagar un fuego, todas las buenas mozas del edificio en llamas querían que las salvase él. El bombero guaperas. Y que fuera él, sólo él, quien les hiciera la respiración boca a boca. Y hasta hacían cola, pepsi-cola. ¿Será posible? ¿Pero qué les daba?
Y esta otra, de cuando la patronal, su Ana del alma, se lo dinqueló de mozuelo y, decidida a quedárselo, que lo vio la primerita, que va y lo llama, poniendo el grito en el cielo:
--¡Fuego! ¡Fuego!
--¿Dónde? ¿Dónde? --pregunta, derretido, mi Super bombero.
--¡En tus ojos, moreno!
Así, cualquiera, tíos.

UN PROBLEMA
Pero aquí hay un problema, Monago mío. Y es que me tienes que explicar cómo vas a organizarte y a repartir tu tiempo, que no lo veo claro, tío. Porque, en principio, ya tienes cuatro carguetes oficiales: además de senador en los Madriles, por el que cobras una pasta, el de concejal para todo en el Ayuntamiento de Badajoz, diputado en la Asamblea de Extremadura, en Mérida, y presidente provincial del PP, por si fuera poco. Y eso requiere preparar infinidad de dosieres, hacer cientos de viajes en coche, tren o avión, asistir a reuniones mil, asambleas sin cuento, comidas de trabajo por un tubo y lo que te rondaré, moreno.
Eso, en la esfera oficial, porque en la privada, ya sabes, que te lo recuerdo: cumplir como Dios manda con Ana, la patronal, y tus dos churumbeles, sacarlos de paseo y al campo, llevarlos al cine y a comer pizzas los sábados, sabadetes, echar una mano en casa de vez en cuando, aprovechar los findes para irte de garbeo con tu familia por Badajoz, el Casco antiguo, La Alcazaba y demás, asistir a las cenas con los amigos o la familia, ir a la Feria de San Juan y montar a los muchachinos en los cacharritos, mientras la patronal echa en la tómbola del Maño, acudir a las fiestas de los Bomberos descarriados, salir en Semana Santa con la procesión de la Patrona, ir a la romería de Bótoa, a la Feria del Libro, a Mira el Guadiana... Y, claro, sin olvidarme de tus obligaciones como presidente de tu comunidad de vecinos, cuanto te toque, como socio del C. D. Badajoz, del Casino, de las cofradías de San Roque o de la Soledad, de tu asociación de Vecinos, de la asociación de padres del cole, de tu peña gastronómica, de tu comparsa de carnaval, del colegio de Abogados, etc., etc.
Y, por las cuentas que me echo, Monago de mis entretelas, me salen días de 36 horas, no de 24, como tienen los de la gente corriente y moliente.
Y estoy en un sinvivir, Super M, que no sé cómo te las apañas. A ver si es que tienes algún secreto, alguna fórmula, una varita mágica. Y dame una pista, porfa, que vivo sin vivir en mí.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog