12 de Abril, 2008

El espejo

Por El Avisador - 12 de Abril, 2008, 1:37, Categoría: General

Estos últimos días, con temporal de lluvias y vientos racheados en Badajoz, han sido incontables los paraguas del vecindario que se han ido a hacer puñetas. Dándose la vuelta como un calcetín y descuajaringándose. Así como las numerosas ramas y hojas caídas de los árboles callejeros, haciendo de alfombra vegetal. Además de las parabólicas cambiando de posición, con lo que el personal se quedaba sin señal digital una vez sí y otra vez, no, una, sí y otra, no... Lo que el viento se llevó, en suma.
Y donde se ha notado también el paso del viento huracanado por estos andurriales ha sido en al hall de entrada de mi bloque de viviendas. Sí, he escrito bien, en el hall de entrada donde vivo. Y es que allí hay, según se entra, a la derecha, un enorme espejo, tamaño cinemascope, con vistas panorámicas, que lleva un tiempo agrietándose. De tanto "desgaste" por el uso y abuso del mismo. Por parte de las muchas personas que diariamente entran y salen, suben y bajan de este edificio de ocho alturas. Y teniendo en cuenta que la entreplanta está ocupada por numerosas oficinas, clínicas, despachos laborales, etc. Con lo que el ajetreo diario es de aúpa. Y casi todo el mundo --que lo he visto con estos mis ojitos--, jóvenes y jóvenas, gente madurita y de buen ver, personal sin oficio ni beneficio, pensionistas y jubilatas, se para para acicalarse un ratino. Para estirarse la ropa. O anudarse bien la corbata. O para atusarse el tupé o la melena. O los cuatro pelos de la calvorota, que también los hay. O para darse un retoque con el pintalabios o los polvos del maquillaje. Especialmente las mozas y las tías buenas, que se pasan cinco minutos corridos de reloj. Sean rubias platino, morenas de verde luna o pelirrojas de bote. Como si estuvieran en un probador, vamos.
Pero con los vendavales de estos días, las que entran, horrorizadas y con los pelos alborotados y de punta, tienen que recuperar la moral y la estampa repeinándose frente al espejo de marras. Una vez, no, tropecientas. Y me quedo corto. Por lo que no es de extrañar que el espejo, que no es mágico, se esté cuarteando, hartito de tanto careto y tanta cabellera despendolada de estos días. Anda que si mi espejo hablara... 

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Hola, buenas letras

Por El Avisador - 12 de Abril, 2008, 1:00, Categoría: General

Hola, buenas letras:

Como persona observadora que soy, "defecto" intrínseco a mi profesion de pintor, veo con suma curiosidad, cuando voy por la calle, a señoras que, sin gran disimulo, van mirándose en las lunas de casi todos los escaparates que encuentran en su camino, presumiendo de su estampa, vestidas con todo lujo de prendas, mal combinadas, con las que cubren su capa exterior, incluyendo caros zapatos. ¡Y sorpresa!..., éstos llevan en sus suelas las enormes etiquetas con la referencia y el precio de los mismos. Exquisito detalle para estas mujeres, que tanto valor le dan a su imagen exterior. 
Pedro, te mando esta observación por si quisieras escribir sobre ello. Quizás colaborarías a la sensibilización, en ciertas mujeres, de lo que debe ser realmente la esencia de la elegancia.
 
Un saludo.

Jorge Naranjo Domínguez
jorgenaranjo1953@hotmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog