El Enterrador, en el mercata de los martes

Por El Avisador - 25 de Marzo, 2008, 18:04, Categoría: General

Con el buen tiempo, se hacía obligada una visita al mercata de los martes, allá en la barriada de La Paz, justo al lado del Puente Real. Y lleno hasta la bandera, con miles de visitantes y curiosos, especialmente mujeres. De Badajoz, sus barrios y poblados y de toda la comarca circundante, incluido el Portugal rayano. Que la gente aprovecha que viene de médicos y a otros asuntos oficiales y se da un voltio por el mercata, a ver si encuentra los chollos del siglo. Los hombres de su casa, que los conté, media docena, si acaso. La mayoría, apalancados ricamente en los kioscos de bebidas.
Y tiempo hubo de tomar nota de los precios de algunos artículos y productos, que había de todo un poco, especialmente productos textiles, zapatos, artículos de regalos y complementos, productos de ferretería y, ya en menor proporción, frutas y verduras de las huertas del Guadiana cercano.
Por lo pronto, aquí va una muestra de cómo estaba el patio, que aquéllo parecía la escuela, con mucha tabla de multiplicar en los anuncios, donde la segunda cifra se refería siempre a las perras:

Bragas sin costura, 4 x 5
Calcetines, 12 pares x 3
Boxers, 4 x 5
Sujetadores, 2 x 3
Tangas, 6 x 5
Artículos menudos de ferretería doméstica, 2 x 1
Botijos de Salvatierra, 4 machacantes
Manojo de espárragos trigueros, 1
Collares de madera, 1
Bolsos y cinturones, 1 y 2
Sunglasses de señora y caballero, 2
Libros viejos, 1, 2 y 3
Cabrillas vivas, 10 el kilopondio

EL ENTERRADOR
Pero lo bueno fue que al pasar por un puesto de camisetas infantiles, vendían unas con unas inmensas fotografías de raros personajes en el pecho, como de supermanes, hombres-araña y otros enmascarados. Y había uno que me llamó la atención por el nombre del personaje en cuestión: "El Enterrador". Un tipo de aspecto patibulario, todo de negro, incluida la barba y un sombrero de ala ancha, enseñando su enorme dentadura, con una mirada asesina que te taladraba los huesos. Como para salir a escape, vamos.
Y voy y pregunto a una señora de pueblo que estaba interesada por estas camisetas --a 7 machacantes la unidad, que tenía tela-- e, inocentemente, le digo:
--Señora..., y este... Enterrador..., ¿quién... es, si puede saberse?
--¡Ah!, ¿pero no lo sabe?
--Pues...
--Sí, hombre, sí, el Enterrador, uno que sale en la tele peleándose como un bicho con otros brutos y que les gusta mucho a los niños...
--¡¡¡¡¡¡
--Sí, hombre, sí, los del "presing casting" ése...
--¡¡¡¡¡¡
--Pues, hijo, mira que no conocerlo, parece usted anticuado...
--¡¡¡¡¡¡
--Pues me llevo dos, una p'a mi Jonatan y otra p'a mi Vanesa.
--¡¡¡¡¡¡
--Sí, mi niño tiene cuatro añitos y la niña va p'a seis...
--¡¡¡¡¡¡
--Y cuando se pelean en casa se quieren parecer a los animales ésos..., que están tó el rato dándose mamporros y salen tan campantes, como si ná...
--¡¡¡¡¡¡
--Y es que el Enterrador se lleva mucho ahora, ¿sabe usted?
--¡¡¡¡¡¡
--¿Hay niños en su casa?
--¡¡¡¡¡¡
--Parece mentira que no sepa entender los gustos de los niños...
--¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog