El encanto de Lorenzo Suárez de Figueroa, el de la lauda de la Catedral de Badajoz

Por El Avisador - 15 de Febrero, 2008, 9:14, Categoría: General

El miércoles, 13, tuve el gusto de compartir la corta visita (llegaron en avión a las 9,30) que los profesores norteamericanos Anne y Juergen Schulz hicieron a Badajoz, para conocer de cerca la lauda sepulcral de D. Lorenzo Suárez de Figueroa y Mendoza, obra en bronce del escultor veneciano Alejando Leopardi, hacia 1503. Esta lápida sepulcral se halla en el claustro gótico de la Catedral de Badajoz.
 
Dª Anne Schulz es profesora del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Brown, en Providence, USA, tiene varios libros editados sobre escultura veneciana y ha recorrido ocho mil kilómetros para conocer esta lauda mortuoria, de la escuela veneciana, única en España.

ALGUNOS DATOS
Lorenzo Suárez de Figueroa y Mendoza fue embajador de los Reyes Católicos en Venecia hasta que falleció el 2 de mayo de 1506. Casado en Badajoz en 1481 con  doña Isabel de Aguilar, de la familia de los Sánchez de Badajoz, no tuvo descendencia con su esposa. Tuvo, sin embargo, don Lorenzo un hijo que le sucedió en la embajada de Venecia: Gonzalo Ruiz de Figueroa, que también solía llamarse Gonzalo Ruiz de la Vega, hijo éste, según declara don Lorenzo en su testamento, de su amante vallisoletana doña Isabel Enríquez.
Tuvo, además, una hija natural: Doña Leonor Laso de la Vega y Figueroa.

En 1974, en la Revista de Estudios Extremeños, tomo XXX, núm. III, pag. 503, don Alfonso de Figueroa y Melgar, Duque de Tovar, persona bien documentada en el Archivo de la Casa de Medinaceli, de Sevilla, nos dice: "Razón tenía la pobre de doña Isabel de Aguilar, pues además de dejarla abandonada, no tuvo con ella, pero sí en su bella amante Isabel Enríquez, una hembra, doña Leonor de la Vega, Fundadora y Abadesa del convento de Santa Ana, de Badajoz, fallecida en 1558, y Gonzalo Ruiz de Figueroa, también llamado Gonzalo Ruiz de la Vega...". (Historia del Real Monasterio de Santa Ana, Sor María Celina Sosa Monsalve. Badajoz, 1995).
 
Lo cierto es que  D. Lorenzo fue sepultado en Venecia y nunca utilizó su lápida sepulcral y su esposa, Dª  Isabel de Aguilar, que se había quedado sola, abandonada en Badajoz, quedó dicho en su testamento de 1519 lo siguiente: "Dentro de la capilla en que yo estuviere no se entierre otra persona sino la mía, pues es justo que quien tan sola fue en la vida no tenga compañía en la muerte". Está enterrada en el Real Monasterio de Santa Ana.
 
En la parte inferior, la lauda de D. Lorenzo Suárez de Figueroa y Mendoza y esposa tiene una inscripción, al parecer, redactada por el propio D. Lorenzo, que dice así:

"Sepulcro de Lorenço Suarez de Figueroa y de Mendoça con doña Isabel de Agvilar su mvjer. Este en la juventud hizo según la edad y en las armas vso lo que convenia. Fue hecho después del Consejo de svs altezas y enviado embaxador diversas veces. Asi confromo el exercicio con los años y dexa para despues esta memoria: lo que del mas sucediere dígalo su sucesor".

Como el monumento nunca se utilizó, se desmontó el sepulcro y la lápida pasó a la Catedral de Badajoz, donde se puede contemplar en su claustro.
 
La profesora Schulz comentaba que era una lápida de un millonario del siglo XVI, que pocos se podían permitir esta obra en bronce de esa calidad.

 
Los señores Schulz volvieron a coger el avión para Madrid a las 17,40. Habían hecho ocho mil kilómetros para ver la lauda de Suárez Figueroa, sita en la Catedral de Badajoz.

Vicente Novillo González
Fotógrafo
vnovillo@telefonica.net

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29   

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog