López, el artesano de las barricas de cemento

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 2:09, Categoría: General

Uno de los atractivos de todo Mercadillo, Rastro de antigüedades o Feria de artesanías que se precie es que te puedes encontrar el chollo de tu vida, gastándote cuatro perras. Pero también tiene el encanto de ver en acción a artesanos originales y atípicos, vendiendo productos de lo más insólito. Como el pasado sábado en el Rastrillo del Casco antiguo pacense, donde la elevada temperatura reinante hizo que el público se quedara en casa, en tanto el número de puestos se redujo a un tercio de los habituales. Como que estuvimos en familia, vamos.
Así y todo, hubo un artesano, nuevo en esta plaza, que llamó la atención. Y es que vendía... ¡barricas de cemento! Como las que se hacen de roble de toda la vida para el vino, pues de cemento. Se trataba de un tipo de Almendralejo --¿de dónde, si no?--, llamado Juan Antonio López López, que viene fabricando desde hace algún tiempo barricas de diversas capacidades y a distintos precios, claro.
Y que me las enseña:
--Mire, ésta de 16 litros, a 57 euros, la de 20, a 61, la de 8, a 50 y la de 4, a 34. Y ésta, que es la de mayor capacidad, de 35 litros, a 95 euros.
--¿Y el sabor de los caldos, maestro...?
--Estupendo, fresquito, sin envidiar a los de roble. Y el invento lo tengo patentado, que se sepa.
--Pero, venga, pruebe usted.
Y me sirve una copichuela de un vino embotellado que llevaba.

YO LO HAGO TODO
--Pues mire usted, yo lo hago todo: recojo la uva, produzco el vino, lo embotello y lo vendo.
--No está mal, maestro, como uno que yo conzco, Juan Palomo.
--¿Juan qué...? El que ha bebido es un crianza, con ocho meses en barrica de cemento, uva cencibel.
--A ver, pruebe usted este otro.
Y me larga otro vasito.
--Éste es un vino joven, pitarra del 2006, a 3 euros la botella.
Y nuevo lingotazo al canto.
--Pues el que ha bebido lleva ocho meses en barrica de cemento, un vino de pitarra de 16 grados, crianza, del año 2004 y lo vendo a 5 euros.
--No está mal, pero me falta el aperitivo, es que la hora que es... --salgo en defensa propia.
--Pues he vendido todas las botellas que he preparado de este vino. Y este año, de los 1.800 litros que he producido, llevo vendidos 1.300. ¡Ah!, se me olvidaba, también tengo vino mezclado con aguardiente casero. ¿Quiere probarlo?
--No, déjelo para otra ocasión. Además, será muy fuerte.
--¡Qué va!, gusta mucho en mi pueblo.
A punto de la despedida, que el tal López vuelve a la carga:
--No se vaya, tome esta otra copita, que me ha caído usted bien.
--¿Y de qué es ahora, si puede saberse?
--De orujo, que lo hago también en mi casa, de 65 grados, anda, pruébelo.
--Pero...
--Nada, nada, pruébelo.
--Que me voy a quemar por dentro, maestro, que a esta hora no pega el orujo ni con cola --trato de evadirme.
--¡Qué va!, anda, tome este botellín de agua y échese un trago para aliviarse.
Y allí que me pego un viaje de orujo virgen cuando es la una y media de la tarde en la plaza Alta de Badajoz, con la caló.

UN ARTESANO-ARTISTA
Después de recuperar el resuello y el habla, y tras hacerle varias fotos en el puesto, que dejo al tal López, el artesano de las barricas de cemento de Almendralejo. Que, por si fuera poco, se dedica también a hacer toda clase de esculturas de cemento, bustos y cuerpos completos. Un artista del cemento, vamos. Con que me da su papela y allí dice que vive en Almendralejo, Ciudad Internacional del Vino, en el 15 de la calle Diego Sánchez de Badajoz. Localidad pacense que, a partir de ahora, ya goza de un nuevo título: Ciudad Internacional de las Barricas de cemento.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog