10 de Julio, 2007

Se ha perdido Yaki

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 22:59, Categoría: General

Llegar el verano y los perros que se hacen protagonistas, a su pesar. Por un lado están los chuchos que sus dueños, antes de salir de vacaciones, los echan a la puta calle. Así, a las bravas. Que se busquen la vida, que la familia se va de picos pardos y los perros son un coñazo inaguantable, molestan que es una barbaridad.
Y, por otro, están los perros que se largan con viento fresco de sus casas, hartitos de comer todos los días siempre lo mismo y de ver siempre los mismos caretos. Además, hay otros que gustan de echar una canita al aire y vivir la vida, que son dos días. Pero hay algunos que se pierden tontamente y tienen a sus familias al borde de un ataque de nervios. Que los buscan desesperadamente, a ver quién da fe de ellos. Como un tal Yaki, perdido por la zona de Pardaleras, que no hay quien lo encuentre, colegas. Por lo que sus apenados familiares han llenado las fachadas y farolas del barrio y alrededores de mensajes, con sus fotos y un texto que dice:

Se ha perdido un perro el 28 de junio, sobre las 12 de la mañana. Responde al nombre de Yaki, es pequeño (pesa unos 8 kilos) y tiene 9 años. Es de color negro y marrón. Tiene el pelo corto, un poco más largo que en la foto. En el momento de perderlo llevaba puesta una correa y un arnés de color azul y rojo. Por favor, contactar con los siguientes teléfonos: 636.351806 y 666.938835.

No hay gratificación alguna que valga, pero si lo veis por ahí, como un perro descarriado, llamad a sus apenados dueños. Seguro que Yaki os dará un par de lengüetazos de alegría. Y a ver si, tras el final feliz, la familia de Yaki se rasca el bolsillo y os invitan a una copichuela y a una tapa de jamón ibérico. Qué menos, ¿no?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Suerte de Saavedra, en pie de guerra por sus viejinos

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 16:14, Categoría: General

La barriada de Suerte de Saavedra, al E de la ciudad, la que todo el mundo conoce porque allí se celebra el mercadillo dominical, está en pie de guerra. Solidaria y pacífica, se entiende. Y es que el personal anda soliviantado porque llevan diez años pidiendo un Centro de Mayores al Ayuntamiento de Badajoz, y ni puto caso, oiga. Que para reunirse utilizan las calles y los bares. En tanto en las demás barriadas tienen el suyo reglamentario, como se corresponde. Y ellos dicen que por qué este trato discriminatorio. Que son tan ciudadanos como los demás, nos'ha jodío. Por este motivo, esta mañana había un puesto en el mercadillo de los martes de la barriada de La Paz, recogiendo firmas a diestro y siniestro. Y en la papela que ponía ésto:

Los abajo firmantes reconocen que en la barriada de Suerte de Saavedra de Badajoz es necesario un Centro de Mayores y Pensionistas, y mientras se construya el que solicitamos, que habiliten un local para estos fines, llevaremos estas firmas al Defensor del Pueblo y a las distintas Administraciones en Badajoz y Mérida.

Así que me he visto obligado a consultar el Diccionario de Autoridades de la Ciudad de Badajoz, edición 2007, que ya va por el tocho XXV, con dos mil páginas cada uno, y me he tirado a la V, de Viejinos, y allí me he encontrado con la institutriz de Viejinos, Jubilatas y Pensionistas del Reino de Badajoz, que es una tal Rosario Gómez de la Peña Rodríguez, nueva en el carguete, a quien le quiero dar un toque para que nuestros viejinos de Suerte de Saavedra tengan el local que se merecen. Doña Rosario, bonita, atiéndales, que nuestros viejinos se lo merecen todo. 

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

En el día de San Cristóbal y Santa Prudencia

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 14:32, Categoría: General

Hoy, 10 de julio, es el día de San Cristóbal, patrón de medio mundo. El que va sobre ruedas. Que en el otro, el del Tercer y Cuarto Mundos, no tienen costumbre. Que van a pie enjuto. Y no hay ironía ni broma alguna que valgan cuando digo ésto, colegas. De manera que San Cristóbal sigue siendo el patrón de los que vamos motorizados y echando leches por esas carreteras de Dios. No sólo de los taxistas, camioneros y demás conductores profesionales. Quién no conduce hoy: desde el niño, en su taca-taca, al jubilata en su coche de tercera mano, pasando por los chiquininos, en los coches chocantes de la Feria, y los mozuelos y yogurines, en sus flamantes scooters.
Por lo que en el salpicadero de nuestros vehículos no puede faltar la imagen del Santo, ese gigantón que lleva al Niño Jesús sobre sus hombros.
Pero, ¿y si no lo tenemos, que ya no venden sus plaquitas? Pues ponemos el de Santa Prudencia. ¿Y quién es esta Santa?, diréis con toda razón. Pues una Santa virtual, que no tiene imagen ni figura conocidas, hermana de San Sentido Común, que nos permite controlar los mandos y marchar a la velocidad adecuada, por el carril correcto, sin hacer alardes a lo Fernando Alonso para adelantar a su colega, Lewis Hamilton, el hijo de la gran... bretaña, evitando que nuestro final sea el Hospital más cercano. Eso, si hay suertecilla, que, si no, te conviertes en fiambre en menos de lo que canta un gallo.
Lo dicho, hoy es el día de San Cristóbal y Santa Prudencia. Felicidades motorizadas a todos y a todas, sean conductores, copilotos o viajeros. ¡Y feliz viaje de ida y vuelta!

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Una casona en la plaza Alta

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 11:39, Categoría: General

Que la recuperación del Casco antiguo pacense es un hecho irreversible, lo podemos constatar viendo cómo vuelven a abrirse locales aquí, allá y acullá. No al ritmo que todos queremos, pero la cosa no tiene vuelta atrás. Empezando por las Instituciones --Junta de Extremadura, Ministerio de la Vivienda, Ayuntamiento, UNED, Diputación Provincial...-- y completándose con la iniciativa privada. Esa que se gasta lo que no está escrito en viviendas y locales, con sus inversiones, proyectos y obras. Y el penúltimo ejemplo lo han dado los empresarios de La Casona, la taberna de la plazuela de la Soledad, que han abierto otra Casona, la Alta, en la plaza Alta, valga la redundancia. La del insigne Obispo que fue de Badajoz, Juan Marín de Rodezno.
Y hace unas fechas que la visitamos, causándonos una gratísima impresión: por su espaciosidad, tanto interior como exterior (veladores), su ambiente acogedor, incluido el aire acondicionado, su decoración --con enormes fotografías de rincones de la plaza Alta y aledaños-- y, lo que es mejor, por su disponibilidad y presteza en el servicio. Y aquí es donde está la madre del cordero, porque de qué te vale un grandísimo y amueblado local si el servicio falla más que las escopetas de balines de la Feria. Y el día que fuimos, a la hora del aperitivo del mediodía, con lleno total, había una decena de personas animosas, ataviadas de negro, sirviéndote con presteza. Desde los cocineros a los camareros de los veladores, pasando por los de la barra y otros auxiliares.
Por lo que no tuve más remedio que rendirme a la evidencia y felicitar a Quico, uno de los socios de las Casonas, ésta, la Alta, y la matriz, llamada también Baja, junto a la estatua flamenca del Porrinas. Y lo bueno es que hay más, que tienen pendiente abrir un restaurante en el sótano, restaurante que también tendrá acceso por la calle Zapaterías.
Damas y caballeros, para quitarse el sombrero. Con rima y todo. Y no conozco de nada a los barandas de las dos Casonas, que aquí hay que entrar con la pasta por delante. Esperemos que la novísima taberna-restaurante de la plaza Alta --abierta el pasado 23 de junio-- fructifique y otros negocios le imiten en un futuro cercano.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

López, el artesano de las barricas de cemento

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 2:09, Categoría: General

Uno de los atractivos de todo Mercadillo, Rastro de antigüedades o Feria de artesanías que se precie es que te puedes encontrar el chollo de tu vida, gastándote cuatro perras. Pero también tiene el encanto de ver en acción a artesanos originales y atípicos, vendiendo productos de lo más insólito. Como el pasado sábado en el Rastrillo del Casco antiguo pacense, donde la elevada temperatura reinante hizo que el público se quedara en casa, en tanto el número de puestos se redujo a un tercio de los habituales. Como que estuvimos en familia, vamos.
Así y todo, hubo un artesano, nuevo en esta plaza, que llamó la atención. Y es que vendía... ¡barricas de cemento! Como las que se hacen de roble de toda la vida para el vino, pues de cemento. Se trataba de un tipo de Almendralejo --¿de dónde, si no?--, llamado Juan Antonio López López, que viene fabricando desde hace algún tiempo barricas de diversas capacidades y a distintos precios, claro.
Y que me las enseña:
--Mire, ésta de 16 litros, a 57 euros, la de 20, a 61, la de 8, a 50 y la de 4, a 34. Y ésta, que es la de mayor capacidad, de 35 litros, a 95 euros.
--¿Y el sabor de los caldos, maestro...?
--Estupendo, fresquito, sin envidiar a los de roble. Y el invento lo tengo patentado, que se sepa.
--Pero, venga, pruebe usted.
Y me sirve una copichuela de un vino embotellado que llevaba.

YO LO HAGO TODO
--Pues mire usted, yo lo hago todo: recojo la uva, produzco el vino, lo embotello y lo vendo.
--No está mal, maestro, como uno que yo conzco, Juan Palomo.
--¿Juan qué...? El que ha bebido es un crianza, con ocho meses en barrica de cemento, uva cencibel.
--A ver, pruebe usted este otro.
Y me larga otro vasito.
--Éste es un vino joven, pitarra del 2006, a 3 euros la botella.
Y nuevo lingotazo al canto.
--Pues el que ha bebido lleva ocho meses en barrica de cemento, un vino de pitarra de 16 grados, crianza, del año 2004 y lo vendo a 5 euros.
--No está mal, pero me falta el aperitivo, es que la hora que es... --salgo en defensa propia.
--Pues he vendido todas las botellas que he preparado de este vino. Y este año, de los 1.800 litros que he producido, llevo vendidos 1.300. ¡Ah!, se me olvidaba, también tengo vino mezclado con aguardiente casero. ¿Quiere probarlo?
--No, déjelo para otra ocasión. Además, será muy fuerte.
--¡Qué va!, gusta mucho en mi pueblo.
A punto de la despedida, que el tal López vuelve a la carga:
--No se vaya, tome esta otra copita, que me ha caído usted bien.
--¿Y de qué es ahora, si puede saberse?
--De orujo, que lo hago también en mi casa, de 65 grados, anda, pruébelo.
--Pero...
--Nada, nada, pruébelo.
--Que me voy a quemar por dentro, maestro, que a esta hora no pega el orujo ni con cola --trato de evadirme.
--¡Qué va!, anda, tome este botellín de agua y échese un trago para aliviarse.
Y allí que me pego un viaje de orujo virgen cuando es la una y media de la tarde en la plaza Alta de Badajoz, con la caló.

UN ARTESANO-ARTISTA
Después de recuperar el resuello y el habla, y tras hacerle varias fotos en el puesto, que dejo al tal López, el artesano de las barricas de cemento de Almendralejo. Que, por si fuera poco, se dedica también a hacer toda clase de esculturas de cemento, bustos y cuerpos completos. Un artista del cemento, vamos. Con que me da su papela y allí dice que vive en Almendralejo, Ciudad Internacional del Vino, en el 15 de la calle Diego Sánchez de Badajoz. Localidad pacense que, a partir de ahora, ya goza de un nuevo título: Ciudad Internacional de las Barricas de cemento.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Mientras la ciudad duerme

Por El Avisador - 10 de Julio, 2007, 0:41, Categoría: General

O dormita. O termina de ver el último telediario en la caja tonta. O se ha quedado "roque" en el sillón leyendo lo último de Antonio Gala. Mientras esto ocurre, digo, en la calle hay gente que trabaja en silencio, con rapidez, adecentando las vías urbanas. Como la cuadrilla de operarios del Ayuntamiento que anoche, sobre las 12, repintaba los 4 pasos de peatones del cruce República Argentina-Adelardo Covarsí. Tres operarios de Señalización vial, de la Policía Local, con su furgoneta reglamentaria, rematando los pasos de cebra de la encrucijada. Para que se dinquelaran mejor, que ya estaban desaparecidos de tanto tráfico.
Esos pasos de peatones que muchos ciclistas y motoristas en este pueblo los utilizan para hacer lo que les sale de las pelotas, sin importarles que son pasos reservados a la gente, niños, ancianos e impedidos. Esas zonas libres que muchos automóviles ocupan como aparcamiento, importándoles un huevo pato que el personal tenga que pisar la calzada, con el peligro que ello conlleva.
Pues han quedado blancos, blanquísimos, y en un santiamén. Y es que los muchachos del sheriff Sardiña, cuando trabajan a destajo y sin poner multas, es que da gloria verlos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog