Elogio del bocadillo

Por El Avisador - 2 de Julio, 2007, 12:58, Categoría: General

El bocadillo, esa comida frugal, humilde, proletaria, barata, sobre la marcha, basada en un bollo de pan con algo comestible dentro, está en horas bajas. El bocata de toda la vida, ese que tantos problemas nos ha solucionado a la hora de comer cuando estábamos fuera de casa y teníamos prisa, ya no hay quien lo pida. Y son muy pocos los establecimientos que los venden, salvo en las Estaciones de autobuses y ferrocarriles. Y es que con tantas modernidades y chorradas alimenticias --sandwiches, montaditos, serranitos, pepitos...-- estamos diciendo adiós a los bocatas tradicionales, a los de toda la vida. A los clásicos de calamares fritos, de queso o de jamón, de chorizo o de lomo, de sardinas en aceite o en escabeche, de salchichón o de mortadela. Todos ellos, descendientes de la famosa merendola de los años 50 y 60, consistente en un cacho de pan --al que se le ha quitado previamente la miga--, relleno de las "presas" del cocido del mediodía --carne, tocino, chorizo, morcilla...--, para, después, presionado todo con la miga hasta formar un compacto bocata de no te menees. De lo más nutritivo y alimenticio, oiga. Como para resucitar a un muerto. No como los sucedáneos de ahora, con baguettes y otras mariconerías de pan, que duran menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Cuando con los de verdad, terminabas rechupeteándote los dedos. Y es que donde esté un bocadillo como Dios manda, lo demás suena a comida basura.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog