26 de Junio, 2007

Peito vive

Por El Avisador - 26 de Junio, 2007, 12:37, Categoría: General

Todos sabemos que las paredes de las grandes y medianas urbes también hablan, nos interpelan a nuestro paso. A modo de gigantescos lienzos, sus paredes y fachadas están siendo utilizadas, con entusiasmo digno de mejor causa, para lanzar mensajes a diestro y siniestro. Para protestar por todo y para poner el grito en el cielo por cualquier causa. O, simplemente, para embadurnarlo porque sí, porque nos sale de las pelotas. Ya se sabe, los de la pandilla del brochazo y tente tieso, y a correr, que nos han visto.
Y hay uno que he visto este mediodía por Valdepasillas, junto a la carnicería Jerónimo Norberto, en la avenida de Tomás Romero de Castilla, que me ha llamado la atención. Uno que dice "Peito vive", debajo de un grabado con su rostro, poco atractivo, por cierto. Peito, por si no lo sabéis, fue aquel personaje popular que, acompañado de su cuñado, El Risitas, llenaba de humanidad y simpatía los programas de Jesús Quintero, "el loco de la colina", el del "perro verde". Uno, cuya función era reirse de los chistes y las paridas del cuñado, abriendo desmesuradamente la boca, donde era visible un sólo un diente. Pues, eso, Peito vive, según sus admiradores pacenses.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Lo que fue el parque del Vivero

Por El Avisador - 26 de Junio, 2007, 11:45, Categoría: General

El parque del Vivero, en Badajoz, estaba situado en la carretera de Portugal, que así se le conocía en aquellas fechas, cerca de lo que luego sería Central Lechera de Badajoz. El parque del Vivero, en aquellos años, era  de los más apacibles que se pudieran encontrar, con una fronda de árboles muy buena, bancos, jardines, un canal de agua atravesándolo, camino del edificio de Obras Públicas. Si no me confundo, el canal salía de la antigua Casas de las Aguas, en la cabeza del Puente Viejo, con canalización subterránea, pero, a la altura del Puente Nuevo, iba a cielo abierto. Más o menos pudo ser así. El canal llevaba abundante agua y mucha corriente. El antiguo campo de fútbol de Badajoz se llama El  Vivero, al estar relativamente cerca del parque del mismo nombre. El parque del Vivero de siempre gozó en Badajoz del cuidado debido, lo recuerdo muy limpio y atendido, bueno, como todos los parques de Badajoz, pero al estar en las afueras se podía suponer que la atención fuera menor, pero no, todo perfecto.
Una  fuente de prestigio era su señal de identidad, la milagrosa "agua del Vivero", milagrosa para que el bueno de Carmelo, masajista del C. D. Badajoz, con su salida al césped para atender a un jugador lesionado, "un poco de agua del Vivero" y arriba con él. Desde luego que hacía milagros.
La extracción del buen agua se hacía manual, oscilando abajo-arriba cualquiera de las dos bombas de hierro, rápidamente brotaba el caudal de agua fresca y clara. El caño de salida del agua de hierro tenía una rotura en la parte superior que, taponando la salida con la mano, se podía beber directamente. Agua limpia y fresca. El policía nacional que iba a la fuente de la Rana, también se abastecía de la fuente del Vivero. El día que tocaba el agua del Vivero los paseos eran más largos, por lo menos dos kilómetros más entre ida y vuelta.
La fuente del Vivero era visitada por habitantes de la zona de los "lavaderos", como se conocía la parte de Obras Públicas y sus aledaños. El río Guadiana, su cauce, tampoco estaba lejos de los lavaderos.
El edificio de Obras Públicas, en su interior, tenía como compuertas para distribuir las aguas del canal procedente de la Casa de las Aguas de Badajoz, aunque nunca estuve dentro para verlo. Además, la zona estaba a mucha distancia de mi casa, pero como alquilábamos pequeñas bicicletas a Antequera, que estaba muy cerca del Parque del Vivero, trasteábamos por aquellos lugares.
La carretera de Portugal  por aquellos días era mucho más estrecha, con muy poco tráfico al no estar aún el Puente Nuevo disponible para el uso. Para Caya-Portugal era escaso. Había muchos árboles en la parte izquierda con dirección a Portugal.
Otro parque que se fue por la barranquilla y no volvió más.

Valentín Rodríguez Rodríguez
valentinpacense@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Qué hacer mientras se conduce

Por El Avisador - 26 de Junio, 2007, 11:28, Categoría: General

Otros miran planos, mandan mensajes por el móvil, se preparan el bocata por la autopista a 180 km /hora... y, cuando les dices algo, contestan: "Seguro, que yo controlo".

Pepe Rabanal
peperabanal@yahoo.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Carta urgente

Por El Avisador - 26 de Junio, 2007, 9:44, Categoría: General

Sabemos que las cartas urgentes son para leerlas de inmediato.Y, a veces, te pones de los nervios. ¿Quién me la mandará? ¿Qué pone? ¿Será beneficiosa? ¿Me perjudicará? ¿Será una rosa, será un clavel?, cuando me abras, te lo diré. Pues eso pensaría una madama este mediodía, conduciendo su coche en plena avenida de Villanueva, con el tráfico a toda pastilla, que no se le ocurre otra cosa que abrir la carta, al parecer urgente, justo encima del volante. Y sin quitar la vista de lo que viene por delante y por detrás. Y sin dejar de conducir con la otra mano, que tiene tela marinera. ¡Qué peligro! Y, a todo ésto, cabecita loca, ¿qué decía la carta de marras para abrirla tan urgentemente? ¿Una declaración de amor, diciendo que el maromo te quiere más que a la Luna, lunera, cascabelera? ¿Una de Hacienda, pidiéndote más papeles para la Declaración de la Renta? ¿Un aviso del banco, que se te ha olvidado pagar la mensualidad de la hipoteca? ¿La cuenta mensual del móvil? ¿La del jefe de la empresa, pidiéndote que vayas a la oficina el sábado y el domingo a ultimar unos asuntos urgentes? ¿La del administrador de fincas de tu piso, que tienes pendiente de pago los tres últimos recibos? ¿Una oferta de viajes en las Líneas Aéreas The Royal Talavera a las islas Aleutianas, sin saber el día que sales y, mucho menos, el que regresas? Lo dicho, hermosa, ¿qué será, será, el dichoso asunto, tan urgente, para que te juegues tu vida y la de los demás?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Un día de fiesta en el Campo de San Juan (y II)

Por El Avisador - 26 de Junio, 2007, 2:33, Categoría: General

Sobre las siete de la tarde del día de San Juan, riadas de gente que se ven en diversas direcciones. Muchas van hacia el coso de Pardaleras, eso sí, bien provistas de bolsas con refrescos, chucherías y bocatas. Otras, acaban de llegar a bordo de innumerables autocares procedente de la provincia. Y a otros grupos familiares, en fin, el habla les delata: son portugueses. Ahí es nada, esa tarde torean juntos en Badajoz Ferrera, Perera y Talavante, por vez primera en la historia taurina de este país. Nadie quiere perderse la función. Por eso se augura un lleno histórico.
Pero hay más gente que toma el rumbo de la plaza de España. A las siete de la tarde está anunciada la salida de las mulillas galanas hacia la Plaza de toros. En esta ocasión, acompañadas por la Banda La Filarmónica, de Olivenza, y seguida por una legión de aficionados y curiosos. Vieja tradición ésta de las mulillas galanas en Badajoz, de cuando la Banda municipal de Música del recordado maestro Lerma guiaba a las mulillas y a los aficionados a la Plaza de toros vieja, la de la ronda del Pilar, a través de Ramón Albarrán. Costumbre recuperada y con todo éxito, por cierto, desde hace pocos años por los entusiastas empresarios y comerciantes del Casco Antiguo agrupados en la AECAB.

FARRUCO, PULGA Y MORENA
Van a dar las siete y la gente se ha arremolinado en el mismo corazón del Campo de San Juan. Y la expectación es enorme. Motivo: allí están tan pimpantes, encantados de haberse conocido, Farruco, Pulga y Morena, con quienes la gente se harta de tirarse fotos y más fotos. El caso es que no se trata de tres artistas de la Operación Triunfo, no. Ni tampoco del nuevo trío de música posmoderna de Badajoz, "El último alarido", que funde los estilos pop, rap, funk, techno, jazz y blues como si tal cosa, Sinforosa, y se quedan tan panchos. Que se trataba de... ¡las tres mulillas galanas! Tres caballerías que responden a los nombres de Farruco y Pulga, los machos, y Morena, la hembra. Por cierto, dándose un morreo de aquí te espero Farruco y Morena, al parecer, pareja de hecho. Divinamente enjaezadas, por cierto, con cabezales y monturas de color rojo chillón y rematados con los clásicos collares de campanillos y las no menos clásicas banderitas españolas y extremeñas. Y, claro, bien atados sus ronzales de una farola que daba frente por frente de la cafetería de Pepe Jerez. Y bien atendidas por sus cuidadores, la cuadrilla formada por Juan (el mayoral), Fernando, José Luis, Alejandro, Manolo, Antonio y Lourdes. Ataviados con sus camisas blanquísimas y pantalones azules, rematados con sus gorrillas y pañuelos rojos al cuello y a la cintura. Y algunos de ellos, los de más edad, que han desaparecido. No, están acodados en el cercano bar, dándose unos lingotazos de impresión para "templar" los nervios.

LLEGA LA BANDA
Y en ésto que llega La Filarmónica, conocida Banda oliventina, fundada un 28 de marzo de 1851, con sus 45 músicos, muy jóvenes todos ellos, al mando de su peculiar director, Salvador Rojo, el hombre de las manos en los bolsillos. Y es que no sabemos si por timidez o por su poca estatura, el caso es que mi director filarmónico no quiere salir en las fotos, que siempre lleva una o las dos manos metidas en los bolsillos. Incluso la batuta, no fuera a perderla, hijo.
Y unos cinco minutillos después de la hora anunciada, que la Banda inicia el paseillo con el pasodoble "Pérez Barceló". Y allá que se van las mulillas con  Juan, el mayoral, y compañeros mártires detrás, cogiendo San Blas abajo. A los que siguen un centenar de aficionados de todo tipo y condición, en medio de una alegría desbordante. Con una peña de aficionados luciendo... ¡camisetas futboleras de la selección de Brasil! Además de las clásicas de la ciudad, con sus gorrillas de señoritos camperos y sus pañolones rojos al cuello. Y la gente que va uniéndose a la comitiva por el camino. Y los del tendido de los sastres, que salen a los balcones a ver pasar esta festiva procesión. Y cuando estamos a punto de llegar a la plaza de San Andrés, el hombre de las manos en los bolsillos que dice que "Paquito El Chocolatero". Y allí fue el no va más, el acabóse, la repera limonera, con la gente acompañando al pasodoble, cantando, brincando y haciendo poses con los brazos y con el cuerpo. Así que, de esta guisa, seguimos por Trinidad, para girar a la derecha por la estrechísima Tardío, donde varios coches subidos en las dos aceras hacen difícil, pero no imposible, el paso de la Banda, las mulillas y sus acompañantes. Y cuando tenemos a la vista la Plaza de toros, que mi filarmónico director, el de las manos en los bolsillos, dice que "La Chiclanera". Y la gente, venga a tararear y a marcar con los pies un pasodoble de los de toda la vida. Pasada la ronda del Pilar, entramos triunfantes por la calle Rivillas, con la gente que acude a la plaza maravillada ante este espectáculo. Y la Banda que, según manda la tradición, en los últimos metros se abre y da paso a las mulillas, los mulilleros y a la madre que los parió. Eso sí, seguida bien de cerca por centenar y medio de aficionados sonrientes y saludando hasta militarmente, a quienes se les ha hecho corto, muy corto, el camino. Son cerca de las 19,30 y falta media hora para dar comienzo la corrida del siglo en Badajoz. Un año más se ha cumplido la tradición de las mulillas galanas. Momentos después, Farruco, Pulga y Morena, acompañadas de sus mulilleros, entran en la Plaza, que ese día, 24 de junio, cumple 40 años de la corrida inaugural.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog