19 de Junio, 2007

Revista Casco Antiguo, 11

Por El Avisador - 19 de Junio, 2007, 19:30, Categoría: General

Ayer por la noche fue presentada en el Gran Café Victoria la revista Casco Antiguo, en su 11ª edición, correspondiente al mes de junio de 2007. Revista que edita la todoterrenal Asociación de Empresarios del Casco Antiguo de Badajoz (AECAB), con 10.000 ejemplares en la calle, gratuitos y de balde. Y en esta ocasión, con un monográfico dedicado a la Plaza de la Soledad, lugar emblemático de la ciudad en todos los aspectos: religioso, histórico, urbanístico, monumental, comercial, musical, etc. Gran acierto este nuevo giro de la revista, por lo que, desde ya, hay que felicitar a Juan Antonio Espejo Díaz, de los Espejo de toda la vida, alma mater de la publicación, con más kilómetros hechos por esta revista que El Fugitivo en sus pelis.
Mucho y selecto público en el Gran Café, con empresarios, comerciantes y vecinos de la zona, además de colaboradores y gente del común. Pasando lista, sólo eché en falta un representante del Ayuntamiento, y eso que ya estaba constituido. Abriría el acto Jacinto Mendoza, presidente de la AECAB, encantado de haberse conocido por presentar la revista, una de las múltiples actividades que genera la Asociación que preside. Y, hablando del Casco Antiguo, destacó su ascenso imparable, que no sólo son sus bares y restaurantes, aunque vayan aumentando, sino, además, la oferta de calidad que ofrece su comercio tradicional. Lo que aprovecharía el baranda en jefe para recordar al respetable público que, en la actualidad, el Casco Antiguo ofrece 46 actividades de negocio, 46, aunque la hostelería se lleve el 30 %.
Le siguió míster Espejo, que haría una síntesis del número que se presentaba, con artículos y autores de por medio. Además de decir que la "plaza de la Soledad representa el modelo a seguir en la recuperación del Casco histórico, con sus acertadas reformas y restauraciones en esta zona tan emblemática".
Después de los aplausos de rigor, los organizadores tuvieron a bien invitar a los presentes a una copichuela, unas tapas y unas raciones, excelentemente servidas por la troupe del Victoria, bajo la atenta mirada de Miguel Ángel Moreno, jefazo del local.
Entre sus trabajos, donde aparece abundante documentación gráfica, destacan "Soledad", de Miguel Murillo, "La Plaza de la Soledad", de Francisco Pilo Ortiz, "Plazuela de la Soledad: Almacenes Las Tres Campanas", de José Sánchez Leal, "Otros edificios emblemáticos de la Plaza de la Soledad", de Álvaro Meléndez Teodoro, "Felipe II en la Plaza de la Soledad", de Manuel Márquez Martín, "La Plazuela de la Soledad y la "plaza" del Porrina", de Francisco Zambrano Vázquez, "Plaza de la Soledad", de José Antonio Rebolledo Sánchez," Historia de la Pontificia y Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Soledad (Ermita de la Soledad)", de Antonio Manzano Marchirant, "Ensoñaciones en la Plaza de la Soledad", de Pepe Vela, "La Capilla alta de la Soledad", de Vicente Carrasco Celedonio, "El edificio de La Giralda", de Estanislao Blanco García, "Soledad", de Belén Espejo, "Badajoz, corazón ibérico y Badajoz gastronómico 07/08", de Antonio García Salas, "Carta a Israel Lancho", de Luis Carlos Franco García, y uno del abajo firmante, titulado "Los milagros de Nuestra Señora de la Soledad", así como los institucionales "La plaza de la Soledad y su influencia en el Casco Antiguo", del Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Badajoz, y "La Soledad, la Plaza de la Música", del Gabinete de Prensa de la Diputación de Badajoz. Los trabajos se completan con una amplia información comercial del Casco Antiguo, recogiendo de forma destacada los 150 establecimientos adheridos a la AECAB.
El ambiente fue gratísimo y al final se repartieron numerosos ejemplares entre los asistentes. Sólo faltó que el maestro Jacintof Mendozovsky nos hubiera dado uno de sus breves pero sabrosos conciertos de piano, especialmente uno titulado "Amigos para siempre". Así y todo, enhorabuena.
Aquellos interesados por la revista en cuestión --impresa en los talleres gráficos de Indugrafic y patrocinda por la Cámara de Comercio e Industria de Badajoz, COEBA, el Ayuntamiento de Badajoz, la Diputación de Badajoz y la Consejería de Economía y Trabajo de la Junta de Extremadura--, además de recogerla en los muchos establecimientos asociados, puede solicitarla por la cara enviando un mail a aecab@badajozcity.com.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Los toldos del Casco antiguo, en su sitio

Por El Avisador - 19 de Junio, 2007, 16:19, Categoría: General

Comenzó el verano en Badajoz, aún antes de que llegue oficialmente, el próximo 21, día del solsticio de verano en el hemisferio Norte. Y la pista me la han dado los toldos. Los que se colocan todos los años por estas fechas, vísperas de la feria de San Juan, el Patrón, en las céntricas plaza de España y calle de San Juan. Sabidas son las elevadísimas temperaturas del verano pacense, que los toldos consiguen mitigar unos cuantos grados. Lo dicho, comenzó el verano en Badajoz: ya están poniéndose los toldos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Desconfía del que te sonríe

Por El Avisador - 19 de Junio, 2007, 16:16, Categoría: General

Así de clarito decía un eslogan grabado en la espalda de una camiseta de un mozuelo esta mañana, paseando por el centro de Badajoz. Texto que acompañaba a la imagen partida del rostro de un payaso, riéndose a mandíbula batiente. El caso es que el menda iba ricamente acompañado de una jóvena de buen ver, sonriente como ella sola. Y parecían muy amartelados los dos, que conste. ¿En qué quedamos, colegas? Que los demás desconfíen pero yo me arrimo a la primera que me haga tilín con su sonrisa profidén. ¡A ver si os aclaráis, cabezas de chorlito!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Instituto de Enseñanza Media de Badajoz de otros tiempos

Por El Avisador - 19 de Junio, 2007, 9:15, Categoría: General

Los que ahora vamos subiendo los 60 años y que fuimos alumnos del Instituto de Enseñanza Media de Badajoz, en la calle Obispo/Hernán Cortés, más o menos nos conocíamos, aunque los de 5º y 6º de Bachiller, por la edad y desarrollo, fueran mayores, por el diario en las escaleras de entrada, al menos, las caras nos veíamos, además se hablaba, aunque la edad fuera distinta.
De mayor, igualmente, nos conocíamos, al menos, de vista, pero los pacenses de mayor, para amistarse, esa asignatura está un poquito floja.
El edificio del Instituto, con dos entradas, una por la calle del Obispo, para las niñas, y otra por la calle Hernán Cortés, para los niños, subiendo las escaleras para subir al primer y segundo piso. En la calle Hernán Cortés, en el bajo, había una puerta que comunicaba con la planta baja, pero se abría pocas veces.
Separación de sexos, como costumbre de la época, los niños y niñas, !!juntos!!, ni pensarlo.
Entrando por la puerta principal o calle del Obispo, a la derecha, la parte de Secretaría, a la izquierda los bedeles, que por cierto, las bedelas, había hasta sargenta-primero, vaya tela, la señora, en los hombres, buenos, cretinos y pelotas. En Secretaría, las clásicas pólizas, el papel de pago, pero sin poner muchas trabas.
Alguna recomendada que la conocía por trabajar antes en otro sitio, se hacía la tonta como si no me hubiera visto nunca, pero, bueno, ya estará en mejor sitio.
El paraninfo, para aperturas de curso, con entrega de matrículas de honor de forma solemne. Dicho sea de paso, las matrículas se podía sospechar que, en algunas, ayudita sí había, si bien muchos se las ganarían estudiando.
Había alumnos llorones, con lágrimas y todo, los más sensibles, pero a decir verdad, éramos fuertes. Un día, un profesor de Matemáticas, por cierto, le pegó a su hijo una bofetada espectacular. Toda la clase, muda por la sorpresa. En el Instituto no se pegaba nunca. Supongo que el padre se arrepentiría. No doy los nombres por el debido respeto, pero como anécdota no está mal. Además, le pegó por no saber responder a un pregunta. Cosa atípica, pero cierta.
Por cierto, en aquellos años, los niños no protestábamos por el frío, calor, rotura de pantalones por las puntas de los bancos, etc., etc. No sentíamos ni frío ni calor, estupendamente se estaba, claro, sin calefacción, sin ventiladores, sin aire acondicionado, sin nada de nada.
La Preparatoria del Instituto se hacía para el  Ingreso de Bachillerato, o sea, "oficial", no "libre", cuya dualidad existía. Todos los colegios de Badajoz y los de los pueblos debían acudir a los exámenes, que eran públicos y orales. Nosotros nos reíamos un poquito de aquellos novatos examinándose. Como eran públicos, oíamos las preguntas y las respuestas. Veteranos como éramos, más de una risita por lo bajini había. En la Preparatoria había otra clase para niñas, pero muy al lado unas de otras. Alguna miradita sí hubo, y recuerdo que una hermana de un compañero de clase, que después trabajó en un periódico, cuando nos veíamos de mayor por Badajoz, creía intuir algo de aquella infancia, si bien nuestras vidas llevaban derroteros diferentes. Hoy me parece que siento que lo de hacerse mayor es de lo más cierto.
Dejo para el final a los profesores, que son muchos los que pudiera citar y dar repertorio amplio, pero sería alargarse más de la cuenta, sólo los más representativos para mí: Don Manuel Morales, Don Manuel Losa, Don Francisco Ruiz Bermúdez, Doña Carmen Velarde, Don Manuel Atienza, Doña María Bourrellier, Don Luis Riesco, Don Joaquín Nuñez Coronado, Don Ricardo Carapeto Burgos, Sr. Solo de Zaldívar, entre otros. Don Pedro Rubio, que vive en Sevilla, como canónigo de la Catedral. Doña María Dolores Gómez-Tejedor, que sigue en la brecha con los eventos culturales.
Después tengo en la memoria dos o tres más, profesores de Literatura, Geografía e Historia, pero no soy capaz de encarrilar los nombres con los apellidos. Uno tiene una calle en Badajoz, me parece que la puso gobernando Manuel Rojas, que también fue alumno, como su hermano Antonio y su primo, entre muchos otros.

Buenos recuerdos todos, recuerdos de los compañeros de clase, recuerdos de los profesores, donde estén les envío mi agradecimiento perpetuo, y ya verán que nunca los he olvidado. Gracias por lo que uds. hicieron.

Valentín Rodriguez Rodriguez
valentinpacense@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Badajoz, de blanco, blanquísimo

Por El Avisador - 19 de Junio, 2007, 1:42, Categoría: General

El domingo a medianoche, con tiempo primaveral, aunque fresco, Badajoz vivió otra de sus ruidosas celebraciones deportivas, al hilo del triunfo agónico del Real Madrid --3-1 frente al Mallorca-- en uno de los finales de Liga más emotivos de los últimos tiempos. Con la ciudad semidesierta y los bares y cafeterías repletos de aficionados siguiendo sin pestañear el último partido a través de la tele. Faltaba un par de minutos para las once de la noche, cuando un griterío ensordecedor salía de la plaza de Santa María de la Cabeza. Eran cientos de aficionados --muy jóvenes todos ellos--, que, banderas y bufandas blancas en ristre, salían como una exhalación, dirigiendo sus pasos a un único punto de destino: la fuente de la Constitución. Atravesando las avenidas sin mirar a los semáforos, por cierto, tal era la locura colectiva que parecía haberse apoderado de la multitud. La explosión de alegría sería secundada por decenas de automóviles, tocando sus claxons de manera continua. Daba comienzo el ruidoso ritual que todos los años, por estas fechas, tiene lugar en nuestra ciudad, cuando uno de los equipos grandes --el pasado año fue el Barcelona-- se hace con el máximo entorchado del fútbol español.
Así que, por caernos bien cerca, la patronal y el abajo firmante decidimos no perdernos el espectáculo, que era gratis total y se las prometía. Y eran las 23,15 cuando, cuando al llegar vimos una impresionante multitud en la fuente de marras y sus alrededores, gritando hasta el paroxismo y aireando banderas y bufandas blancas, blanquísimas, en tanto estallaban decenas de petardos y bombas pirotécnicas. La fuente, que había sido vaciada de agua, por si las moscas, aparecía repleta de gentío joven. Y en su derredor, cientos de mozalbetes con los torsos desnudos y los pantalones cortos. Ellos, que las mozas iban con lo puesto. Y nada más llegar, que comenzaban a resonar los primeros cánticos triunfales:

¡Oé, oé, oé, oé..., oé..., oé...!
¡Oé, oé, oé, oé..., oé..., oé...!
¡Campeones, campeones, oé, oé, oé...!
¡Campeones, campeones, oé, oé, oé...!


No cabía un alfiler y circular por sus alrededores, con el tráfico cortado por la Policía local, era difícil y complicado. Gentes yendo de aquí para allá, pandillas de jóvenes exultantes, parejas abrazadas o de la mano y familias con sus pequeñuelos sobre los hombros paternos, mientras continuaban sin solución de continuidad los cánticos, con la multitud dirigiendo sus ojos y sus manos a los que estaban en la fuente, que parecían ser los maestros de ceremonia.

¡Madrid!, plás, plás, plás
¡Madrid!, plás, plás, plás
¡Madrid!, plás, plás, plás


RUIDO INFERNAL
Las trompetillas y las bocinas producían un ruido infernal, en tanto los petardos y las bombas atronaban la noche pacense en Santa Marina.
No había agua, pero los mozalbetes la buscaron. Y la encontraron en algunas bocas de riego de los jardincillos de la plaza, abriéndolas a chorro libre. Y allí comenzaron a bañarse y a bañar a la concurrencia, que había que "bautizarse" por este nuevo título conseguido por el equipo de sus amores: el 30. Y se pusieron tibios, empapaditos, haciendo, incluso, barridas colectivas en el césped mojado, al estilo pingüino, entre las aclamaciones del respetable. Con las cámaras de los móviles haciendo millones de fotos, por cierto.
El pasacalleo de gente por la plaza luciendo sus camisetas --blancas y azules-- era constante, y no sólo de jóvenes, que los había talluditos y niños, muchos niños. Y las camisetas que más se vieron fueron éstas y por este orden: 7 (Raúl), 23 (Beckham), 10 (Robinho), 3 (Roberto Carlos ), 5 (Cannavaro), 14 (Guti H.), 10 (Figo), 11 (Ronaldo), Midjatovic (8) y Casillas (1). También hubo una moza que lució a la espalda el nº 7, pero se había puesto Chonchi, no Raúl.
Y sobre las 23,20 que se fue la luz de la fuente. No sabemos si por orden municipal o por manipulación de los enardecidos fans. No obstante, la multitud, inasequible al desaliento, seguía aullando:

¡Así, así, así gana el Madrid!
¡Así, así, así gana el Madrid!
¡Así, así, así gana el Madrid!


Las banderas, omnipresentes, dieron colorido a la noche, sobresaliendo el  blanco, blanquísimo sobre los demás. También se vieron banderas nacionales con el escudo del Madrid, otras con el escudo de España, algunas con el famoso toro de Osborne y una, con el escudo del águila, el yugo y las flechas, el preconstitucional. También se vio una enorme bandera nacional con un texto bien llamativo: "Puta Barça". Y la gran mayoría que se revistió con el modelito más visto en toda la noche: amplia bandera a la espalda, a modo de capa, y pañuelo o bufanda en la cabeza, al modo pirata.
En ésto que surcó los aires un balón, que fue de un lado para otro de la plaza toda la noche, dándole voleones con alegría el personal. Y cayera donde cayera, aún encima de algunas cabezas. Que cayeron. Pero esa noche todo valía.

CERVEZA Y WHISKY
Las botellas y las latas de cerveza comenzaron a pasar de mano en mano. Así como, en grupos más reducidos, las botellas de whisky, con sus vasos y sus peñascos de hielo. Los bares de la zona estaban cerrados, por lo que hay que pensar que la bebida se traía en bolsas desde casa. El agua, mientras tanto, corría a discreción por las avenidas descendentes y algunos, como un cabestro, enfundado con la camiseta de Figo, se dedicaba con entusiasmo digno de mejor causa a remojar al personal situado fuera de los jardincillos, lanzándoles patadas de agua, barro incluido. Mientras, las voces se desgañitaban:

¡Madrid!, plás, plás, plás
¡Madrid!,
plás, plás, plás
¡Madrid!,
plás, plás, plás

Y la gente, venga a hacer fotos y más fotos. Y las parejitas, dándose unos abrazos de campeonato, unos achuchones de impresión, unos morreos de la ostia. Y vengan los cohetes y las bombas a conmover los cimientos de la plaza. Y el balón de marras a subir y bajar entre la multitud. Y las bocinas, a sonar horrorosamente. Y venga esta botella, tío, que le voy a dar un trago. La locura total. Y los de la fuente y sus fans, manos arriba y abajo, incansables:

!Barça, cabrón, saluda al campeón!
!Barça, cabrón, saluda al campeón!
!Barça, cabrón, saluda al campeón!

Y en ésto, que pasa despaciosamente, como en un desfile de modelitos a dúo, la parejita de la noche. Una moza y un mozo de buen ver, agarraditos de la mano: él, luciendo la camiseta blanca de Raúl, con el 7 a la espalda y ella, la azul de Beckham, con el 23 a la espalda. Sólo faltó que el coro hubiera dicho: ¡Que se besen! ¡Que se besen!
Y sigue el mar de banderas, agitándose al viento. Incluidas un par del Real Betis Balompié, que algunos de sus hinchas se han sumado a la celebración, al conseguir in extremis salvarse del descenso, también en la última jornada. Y los muchachos, regocijándose en el césped encharcado. Y aparecen más bengalas, iluminando la escena. Y suenan más explosiones. Y el balón, bajando y subiendo a golpe de patadón y tente tieso. Y el coro, con la matraca:

¡Oé, oé, oé, oé..., oé..., oé...!
¡Oé, oé, oé, oé..., oé..., oé...!
¡Campeones, campeones, oé, oé, oé...!
¡Campeones, campeones, oé, oé, oé...!


UN INCIDENTE A LAS DOCE
Son justamente las doce de la noche, cuando ocurre un suceso que pudo traer consecuencias. No para una tercera guerra Mundial, pero casi. Y es que sobre la fachada de uno de los enormes edificios que circundan la plaza, a la altura del sexto piso, que aparece impresionado a todo color un gran escudo del Barça. Alguien, desde uno de los balcones del edificio de enfrente, lo estaba proyectando. Y la multitud, airada, que dirige sus manos y sus invectivas hacia quienes lo hacían. Y el personal, revuelto, con madamas encopetadas gritando, al unísono con niños y niñas, delante de sus mismos padres, a pleno pulmón:

!Barça, cabrón, saluda al campeón!
!Barça, cabrón, saluda al campeón!
!Barça, cabrón, saluda al campeón!


Además de otras lindezas:

¡Hijo-de-pu-ta! ¡Hijo-de-pu-ta! ¡Hijo-de-pu-ta! ¡Hijo-de-pu-ta!

Se apagó el escudo enseguida y la cosa no llegó a mayores. Un juego provocativo por parte de algunos fans irritados del Barça, que quisieron sumarse a la fiesta de sus rivales, pero no a pie de obra, como los demás, sino desde el sexto piso. Por si las moscas y los moscardones.

LA RETIRADA
Y es a partir de este suceso cuando la fiebre celebrativa empezó a remitir. Que al día siguiente, lunes, había que volver al curro y a los estudios. Y a las 00,15 comenzó a desfilar la muchachada en todas direcciones, revestida con sus banderas y bufandas blancas, blanquísimas, aunque empapadas y algo decoloridas por los estragos de la noche triunfal. Los coches seguirían sus pasos, sin dejar de sonar sus claxons intermitentemente hasta bien entrada la madrugada. Mientras regresábamos a casa, de algunos coches apostados junto a las aceras, salían, a tropecientos mil watios, los acordes del himno del Madrid, esa noche el más oído de las Españas:


De las glorias deportivas
que campean por España
va el Madrid con su bandera
limpia y blanca que no empaña.

Club castizo y generoso,
todo nervio y corazón,
veteranos y noveles,
veteranos y noveles,
miran siempre tus laureles
con respeto y emoción

¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!
Noble y bélico adalid,
caballero del honor.
¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid! 
A triunfar en buena lid
defendiendo tu color

¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!, ¡Hala Madrid!

Los cruces y las bocacalles que daban a la plaza de la Constitución estuvieron cortados por agentes y vehículos de la Policía local, que impidieron el acceso de coches y motos, mientras el gentío, feliz y satisfecho, se iba dispersando, cada mochuelo a su olivo, comentando en voz alta las emociones vividas. Y esto es lo que dio de sí la gran noche del Madrid, un 17 de junio del año 2007, cuando Badajoz se vistió de blanco, blanquísimo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog