9 de Junio, 2007

Corpus Christi en Badajoz: la fiesta barroca

Por El Avisador - 9 de Junio, 2007, 19:29, Categoría: General

Según cuentas las crónicas del Siglo de Oro, a las cinco de la madrugada, hora solar, se iniciaban los oficios litúrgicos del día con la presencia de los cabildos secular y eclesiástico y el templo abarrotado de fieles. Una hora más tarde se sacaba la Custodia hasta el campo de San Juan y se la colocaba en un tablado elevado, bajo dosel, junto a la puerta del Cordero, dando frente a la calle de Fernando Becerra. Contiguo a este tablado se elevaban otros dos más reducidos, ocupados por la Ciudad y las Religiones. En el mismo, y bajo toldos, se situaban el Prelado --cuando asistía--, el deán y el Cabildo. Ocupados con grandes cortesías los asientos, a las ocho se daba principio a los autos sacramentales, a los que solían añadirse danzas y comedias de santos, hasta que daba la una de la tarde. A esa hora, bajo un sol justiciero y con el trayecto convenientemente entoldado y alfombrado de juncia, se iniciaba la procesión. Cortejo que, por lo general, subía por las calles de San Juan, Carnicería y Zapatería hasta la Plaza Alta, donde hacía estación en un altar levantado junto a las Casas Consistoriales, entonándose villancicos y otros cánticos solemnes, para regresar por la calle Mesones, plazuela de Juan de Fonseca, calle de Gonzalo de Hoces y campo de San Juan, recogiéndose de nuevo en la Catedral sobre las tres de la tarde. Según las crónicas de la época, el magnífico cortejo se disponía alrededor de la Custodia según estamentos, jerarquía y antigüedad. Además del Obispo y cabildos, ataviados con sus mejores galas, asistían el clero regular y secular y los vecinos de la ciudad encuadrados en gremios y cofradías, con sus Imágenes patronales e insignias, acompañados por músicos y danzantes en carretas tiradas por mulas y bueyes, siguiéndoles las parroquias y comunidades religiosas de la ciudad por riguroso orden de antigüedad, el cabildo de la Catedral, con la capilla musical en torno a la majestuosa Custodia de Juan del Burgo, portada en andas por cuatro capellanes de coro. Cerraba el cortejo el Obispo, con las dignidades y el Ayuntamiento a ambos lados del prelado: a mano derecha, el Corregidor, y a mano izquierda, el regidor más antiguo. Cubría el trono el pesado palio de brocado, portando los varales de plata ocho regidores.
 
La procesión, junto con su corte de comisarios, mayordomos, fiscales, alguaciles, pajes, soldados con uniformes de gala, etc., componía un retablo pintoresco y abigarrado que despertaba la admiración de cuantos lo presenciaban, en especial de los campesinos y lugareños venidos de los pueblos y aldeas próximos a Badajoz. Los festejos concluían después de nona, ya casi en el crepúsculo, con la representación de una nueva comedia de santos. El lunes anterior a la fiesta se celebraban imponentes corridas de toros en la plaza pública y la víspera, al caer la tarde, se representaban en el tablado anejo a la Catedral diversas obras de capa y espada. Ya anochecido, los regocijos continuaban en las casas de los mayordomos de gremios y cofradías, donde se adornaban y velaban las Imágenes que acompañarían al Santísimo el día “grande”. El domingo de la infraoctava salía de la parroquia de Santa María del Castillo la procesión del Corpus “chico” y el miércoles siguiente concluían las celebraciones con la veneración pública de la Eucaristía en el claustro de la Catedral.

Los badajocenses y los cientos de forasteros venidos de toda la comarca, además de asistir a los actos religiosos, se deleitaban con las distintas representaciones teatrales de la época. Organizadas conjuntamente por el Cabildo religioso y los gremios, tenían como último fin llegar al corazón del pueblo llano e instruirle en los misterios de la fe cristiana. El cabildo de la Catedral encargaba siempre una comedia a lo divino sobre la vida de algún santo, en la cual era corriente que los comediantes introdujeran algunos pasajes no muy devotos. Los gremios de barberos y zapateros contrataban siempre dos autos sacramentales y el de los sastres, una comedia de capa y espada, que más de una vez fue censurada por las autoridades, celosas de que nada indecente se introdujese en estas representaciones, ni en los bailes y entremeses con que se alegraban estos festejos teatrales. Aparte de las farsas alegóricas de Diego Sánchez de Badajoz, durante la época barroca en la ciudad se representó una gran variedad de autos sacramentales, comedias de santos, coloquios y comedias de asuntos bíblicos. Algunas de estas comedias eran anónimas, como es el caso de los coloquios, pero otras se debían a dramaturgos tan ilustres como José de Valdivielso, Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón de la Barca.

La diferencia de jurisdicciones, el afán por conseguir puestos de mayor preeminencia en la procesión y, por qué no decirlo, los excesos e irreverencias que se producían en las representaciones, dieron lugar a innumerables pleitos y controversias entre los dos Cabildos, el Obispo y los Regidores locales, y entre éstos y los gremios y las cofradías. Ante las continuas quejas por los “abusos, indecencias e irreverencias” que se cometían, el Obispo Juan Marín del Rodezno (1681-1706) consiguió que en 1693 la Sagrada Forma dejara de presidir los autos; y, poco tiempo después, que las representaciones teatrales desaparecieran de la fiesta, de tal forma que a principios del XVIII los autos del Corpus badajocense habían pasado a la historia.

La decadencia del Corpus vendría en el XVIII, el Siglo de las Luces, y aunque las representaciones persistiesen en determinados lugares durante algún tiempo, Carlos III publicó en 1765 una Real Cédula por la que prohibía definitivamente los autos y comedias en la fiesta. Iguales censuras del Rey mereció la presencia en muchos de los desfiles del Corpus de figuras grotescas como gigantones, enanos, tarascas y dragones. En 1780 fueron excluidos definitivamente de las procesiones.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Canta y baila con nosotros

Por El Avisador - 9 de Junio, 2007, 14:59, Categoría: General

Por estas fechas, nuestros muchachinos andan de fiestas y celebraciones escolares. Que llega el final de curso y hay que hacer una exhibición de lo mucho y bueno que se hace en las aulas todo el año. Por eso son tan comunes los ruidosos festivales de Fin de Curso, con los pabellones y teatros de nuestros Centros abarrotados, contándose con la presencia de padres, abuelos, hermanos, primos y amiguetes.
Y, como vengo haciendo desde hace unos años, no me pierdo nunca el festival de los Maristas, donde estudian Laura y Clara, mis dos nietecillas. Y este año, la cosa se llamaba Canta y baila con nosotros. Y a fe que cantaron y bailaron los zagales y las mozuelas del Cole, desde 1º de Primaria hasta los últimos de Bachillerato. Con músicas y canciones de todo el artisterío nacional e internacional, especialmente los que más suenan, los más famosos, los más "in". Y no penséis que hubo 6, 8 ó 10 intervenciones. Qué va. Que hubo... ¡más de veinte! Y reiros del festival de Eurovisión, del Womad y del de Peraleda de San Román, mi pueblo, juntos. Y cuando salieron las niñas de 2º de la ESO, donde iba Laura, el teatrillo que estuvo a punto de venirse abajo, porque cantaron un popurrí con canciones de Natalia, Abril Lavigne, las Spice Girls y María Isabel, más una de Los Benjamins Lyrics que se llamaba "Noche de entierro". Lo último de lo último. Como os lo cuento. Y la gente no lloraba de pena por lo del entierro nocturno de marras sino que reía y aplaudía a más no rabiar. Y sus compis, brazos en alto, pidiendo que repitieran. Incluso los hubo que les hicieron la ola. Y es que el colegio de los Maristas, desde que hace algunos años admitieron a las niñas como alumnas, parece otro. Más alegre y vital, más moderno y actual. Que era lo que necesitaba, que la imagen que daba con tanto niño serio y empollón era de sosería y aburrimiento. Y las nenas le han dado la vuelta al calcetín. Bien por ellas.
Pues yo desde aquí me ofrezco a las mozuelas de 2º de ESO a ser su representante y a contratarles Galas por todos los pueblos de Extremadura este verano. Empezando por Peraleda de San Román, mi pueblo, que me conozco bien a los peraleos. Eso, para empezar, que como la cosa cunda, que aquí hay madera de artistas, podemos triunfar en los mejores sitios del mundo mundial, y la patronal y el que suscribe, con el reglamentario maletín, viajando con todo lujerío y por la cara por tierra, mar y aire.

Y, cayendo del guindo, volviendo a los Maristas, la movida que había en el salón de actos y en el gallinero era de aquí te espero, con decenas de pipiolos, mozuelos y yogurines yendo de aquí para allá en todo momento. Por mucho que algunos profes se desgañitaran para que se guardase silencio y compostura. Imposible, colegas. Y por el escenario pasaría medio Colegio, interpretando todo tipo de músicas, ritmos y coreografías. Incluso algunos profes darían la nota, cantando también algunas piezas. Todo ello, play back por medio y a un millón de watios, entre el clamor de la concurrencia, que se lo pasaría pipa. Y los padres y abuelos, encantados de haberse conocido, haciendo tropecientas mil fotos de sus pequeñuelos.
Resumiendo, fiesta escolar estupenda, divertida y ruidosa, como Dios manda, por lo que los Maristas, además del "factor M", debería acuñar un nuevo eslogan: "Maristas, cantera de artistas". Enhorabuena.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Conte

Por El Avisador - 9 de Junio, 2007, 14:18, Categoría: General

Pues no me voy a referir a nadie que lleve este apellido, sean artistas, escritores, políticos, economistas, guardacoches o fontaneros. No. Que en mi calle, la del excelentísimo Capitán General Manuel Saavedra Palmeiro, los letreros que están de moda empiezan así: Conte. Y es que, como andamos de obras desde hace tres semanas, hay muchos camiones y volquetes de escombros en la rúa que dicen Conte ésto, Conte lo otro, Conte lo de más allá. Y Conte quiere decir Contenedores, que es palabro muy largo y no cabe materialmente en los laterales de los vehículos. Y ya tengo anotados tres Contes, tres: Conte Pepe, Conte V. Rolín y Conte El Villa.
Y como se haga famosa la moda de reducir los nombres, al estilo jíbaro, pronto veremos anuncios en Badajoz que digan: Pelu... Anita, Frute... Pepe, Pesca... Manolo, Pana... Loli, Carni... Encarni, Ferre..., El Candado, Zapa..., Zetapé, Inmo..., La Casa de la pradera, etc., etc. Así que cuando vengan los turistas y lean los rótulos se nos pueden quedar bizcos pardales para los restos. Por lo no volverán a pisar estos andurriales en sus vidas.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El himno, que no me lo toquen

Por El Avisador - 9 de Junio, 2007, 3:00, Categoría: General

Resulta que, no ha mucho, un grupo de futbolistas de élite se ha dirigido al Comité Olímpico Español (COE) pidiéndole que el himno de España tenga letra. Como el de tantos y tantos países del mundo deportivo, que da gloria ver a sus estrellas cantando el suyo propio, compenetrados y a pleno pulmón, por la tele, antes de jugarse los partidos. Que dicen que nuestro himno, que sí, que es rebonito y tal, pero que sólo tiene música y los muchachos, cuando no están mascando chicle o rascándose la oreja, que se ponen a tatarearlo o cantarlo a capela, pero que no es lo mismo, no. Que les sale algo parecido a ésto:

Chunda, chunda, tachunda, chunda, chunda, tatachún, tachún,
tachunda, tatachún...., chunda, tachunda, tachunda, tachún, tatatachún, tachún,
tatatachún, ta..., chún....,
chunda, tachunda, tachunda, tachún, tatatachún, tachún,
tatatachún, ta..., chún....


Pero qué patriotas nos han salido ahora los futboleros hispanos, tan sensibles a la cosa familiar, especialmente a las "primas". Por si no lo sabían, que me parece que no, el himno de España, la antigua Marcha Granadera, convertida desde 1770 por Carlos III en la Marcha de Honor, llamada luego por el pueblo Marcha Real, ha llegado hasta nuestros días sin letra que valga. Salvo en la II República (1931-1939), cuando se tocaba el himno de Riego, que sí la tenía.
Y ahora, 237 años seguidos oyendo el himno sin letra alguna, que les da la prisa tonta y que quieren cantarlo. Para salir guapinos de cara en la tele, sin hacer el paripé. Como hacen en Inglaterra, Portugal, Francia, Alemania, Brasil y tantos otros países del mundo. Pero, eso sí, bien abracingados Raúl, Villa, Xavi y compañeros mártires, como amiguetes antes de una juerga.
Pues no sé cómo se les ocurre, que no se han cubierto de gloria, precisamente, cantando el himno oficioso de la Selección en el pasado y catastrófico Mundial de fútbol. Un prodigio de  antiletra. Vean, si no:

A por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, e, o, é.
A por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, e, o, é.
A por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, e, o, é.  

Y, además, bueno está el patio político en este país, todavía llamado España, para sacar ahora el tema del himno. Y es que se puede organizar la Mundial. Además, después de 237 añitos con música, pero sin decir ni pío, ahora no me vengáis con cuentos patrióticos, tíos.
Lo dicho, que cada cuál y cada cuála, sean las distintas Selecciones deportivas o individualidades como Alonso, Nadal, Bautista, Pedrosa y demás figuras del deporte individual español, que se muestren respetuosos a la hora de oir nuestra Marcha Real, que representan a España, pero el himno de este pueblo, el de Carlos III y su descendiente Juan Carlos I, que no me lo toquen, porfa.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog