8 de Junio, 2007

La calle Hermanos Vidarte se inaugura el 12

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 22:06, Categoría: General

A través de Enrique Vidarte Rendón, el fotógrafo amateur de la vespa colorá y uno de los miembros más conspicuos de la saga, me entero que el Ayuntamiento de Badajoz va a inaugurar, por fín y oficialmente, la calle "Hermanos Vidarte. Emilio y Manolo. Fotógrafos del siglo XX", el próximo 12 de los corrientes. La calle en cuestión es una de las paralelas a la variante Norte de San Roque, junto a la avenida de Manuel Rojas Torres. Posiblemente corra la cortinilla, al alimón con el alcalde de la ciudad, Amalia Vidarte, hermana de los recordados Manolo y Emilio. El acto contará también con la presencia de Juan Carlos, el otro miembro distinguido de la saga, primo de Enrique y Manolo, además de otros familiares, periodistas y colegas. Y, por supuesto, seguro que allí se darán cita una buena representación de los muchísimos amigos que los Vidarte tienen en la ciudad. El acto está anunciado, en principio, a las 12 de la mañana. Al que seguirá una copichuela vidartiana, en lugar y hora que oportunamente será anunciada.
Enrique, Manolo, Juan Carlos y demás familia, enhorabuena.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Recordando a la antigua Escuela de Comercio

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 20:16, Categoría: General

Me ha gustado leer lo escrito por el amigo Valentín Rodríguez, al que, sin embargo, no tengo el gusto de conocer personalmente. Yo también fuí bautizado en la Iglesia de San Agustín y, además, estudié el Peritaje Mercantil en la Escuela de Comercio, adosada, como bien dice, a la trasera de aquel edificio. Por ello, puedo aclarar que para estudiar Peritaje Mercantil no había que tener aprobados cuarto y reválida, sino que se podía ingresar, al menos, con 11 años. A esa edad ingresé yo y terminé a los 16, pues la Carrera era de cinco cursos y el llamado "Conjunto", a modo de Reválida. Recuerdo que dirigía esta materia D. Alfredo Yanguas Domínguez. Otros profesores eran D. Odón Mª  Navarro Castelao, D. Pablo Salvador Bullón, D. Alfonso Hernán Sanz, D. Sebastián Bueno Sansano, D. Cecilio Benegas Peña, etc. De todos aprendí algo y de algunos mucho. Un saludo.

Juan Hernández Rodríguez
jhdzrgz@hotmail.com.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Comercios y bares de otra época en La Estación

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 19:33, Categoría: General

Tengo realizado un pequeño estudio sobre los antiguos comercios de Badajoz, los que conocí por razón de edad, siendo éstos a partir de la segunda mitad del siglo pasado.
Como son muchos y con distintas actividades, para no hacer largo los comentarios, que de por si ya son un poquito extensos, hoy quiero traer aquí los de la Barriada de la Estación, los más conocidos. En el detalle que hago, faltan algunos por sus diferentes actividades, pero ni yo tenía relación con ellos, como tampoco eran muy relevantes, aclaración que hago de antemano por si alguien estima que los he olvidado.

Tiendas de ultramarinos:
Basilio, la primera que se encontraba a la salida de la Estación del ferrocarril, acera de la derecha, haciendo esquina. Al Sr. Basilio lo conocí ya como hombre mayor, por lo menos unos cincuenta años o más. Su hijo Pepe, un lujo en el mostrador, inteligente, culto y cariñoso. Cortaba el jamón de maravilla, aún lo recuerdo con el cuchillo fino en sus manos. Tuve mucha relación con ellos.
Ángela, le decíamos "La Pacheca", supongo su apellido-apodo, no puedo asegurarlo. Mujer muy activa. Su esposo, de profesión motorista de tráfico de carretera, o sea, la Policía nacional. Antes, las carreteras estaban vigiladas por la Policía nacional. Años después, Barrera de Irimo o algún otro ministro hizo lo suficiente para que la Guardia Civil tomara su relevo. La Policía nacional, aquello lo entregó a regañadientes.
Juanito Cárdenas, magnífico, mejor persona, atento, servicial al máximo, trabajador, sonrisa en sus labios y a todos como sí fueron sus mejores amigos. Su esposa, Juana, (q. e. p. d.), estupenda, belleza al modo de Ginger Rogers, siempre en su mostrador, dale que te pego.
Juanito tenía un motocarro para la compra y reparto del negocio. Alguna vez tuvo un accidente grave en el Fuerte de San Cristóbal, del cual se recuperó bien.
Ninguno de sus hijos quiso seguir con el negocio de los padres. De su hijo mayor podría contar anécdotas de verdadera risa. Él bien lo sabe, como muchos otros. Buena persona, amigo de todo el mundo.

Tiendas de mercería, confección:
José Delicado Sanchez, pegando al bar Cárdenas.
Miguel Gil Tolesano, en la acera de enfrente.

Ferretería:
La ahora conocida por Pepe, pero que antes fue de un familiar suyo. Creo que eran familia de los del Candado. Muy trabajador, muy entendido en la ferretería, muchas existencias. Corría el mostrador de lo lindo.

Papelería:
Gregoria Sudón, doña Gregoria como se le conocía. Hermana de don Pedro Sudón, un maestro que tuve de pequeño, al menos dos años, antes de ir a la preparatoria del Instituto. Buen maestro, joven, lo conocí soltero. Todo el aprendizaje que tuve en su escuela me sirvió muchísimo para la preparatoria de Ingreso y el propio Ingreso de Bachillerato.

Bodega:
Bodegas Peñas, a las traseras de Juanito Cárdenas. Venta de vinos a granel. Las grandes tinajas para la fermentación de la uva. La de los vinos para su venta. En la bodega se hacía todo el proceso hasta conseguir aquellos vinos que yo compraba para mi padre.


Casa de ventas y arreglos de radios:
Simancas. Al lado una señora que cogía puntos de media.

Con el tiempo pusieron una relojería, pero eso era más moderno.
También hubo un estanco que después se trasladó junto al bar Estoril, en una entrada de una vivienda.

Carbonería:
Bajando una explanada, que estaba junto a la casa de reparación de los aparatos de radios.


Zapatería:
La de Basilio, hijo, muchos conocimientos contables, los de partida doble. Muchos conocimientos de matemáticas. En sus años jóvenes estuvo estudiando su carrera en Madrid, pero una enfermedad truncó sus deseos. De él aprendí muchas matemáticas y contabilidad. Me daba clase gratuita en su casa.


Bares:
Los más representativos y conocidos:

Bar Cárdenas, justo a la puerta de la parada de los nuevos autobuses de Badajoz, no del ABC, que éstos paraban en la propia Estación de ferrocarril. Al lado de la tienda de ultramarinos de Basilio.
Bar muy conocido en toda la Estación y en Badajoz. Siempre con mucha gente, varios empleados, su encargado, su camarero inolvidable. Toda una vida junto al propietario, Luis Cárdenas García, y la discreción en todo era máxima. De su boca nada salía de lo que pudiera conocer de terceras personas. En aquellos tiempos la medalla al Mérito al trabajo no se llevaba, pero este señor se merecía dos. El limpiabotas, algo bebedor, pero buena persona.
El bar Cárdenas era puntero en el bullicio de los trabajadores del muelle, de los ferroviarios, de los policías nacionales, de los guardias civiles, de todos los viajeros del ferrocarril que en aquellas fechas eran por cientos. El horario del bar, de las 5 de la madrugada hasta las 2 de la siguiente madrugada, abierto casi las 24 horas del día.
Luis Cárdenas García, lo conocí de mayor. Excelente persona, generoso y muy buen padre para todos sus hijos y yernos. Si era bueno, que en los últimos instantes de su vida, junto a mí, moviendo la mano y con una voz muy tenue, me deseaba que me fuera bien en mi negocio, de reciente apertura. Dios lo tenga en un sitio de privilegio, junto a su esposa, muy querida también.

Bar Estoril, frente al Cárdenas. Ambiente frío.Tenía en aquellos tiempos un salón de televisión.
Bar Chicago, conocido también por su caseta de ferias del mismo nombre, que la ponía en la feria de San Fernando y de San Juan.

Con los nombres citados, más o menos se puede vislumbrar la pequeña historia comercial de la Barriada de la Estación, estando todos próximos a la Estación de ferrocarril, o sea, a su rebufo.
Muy posiblemente poco quede de los comercios citados, lo que quiere decir que son muy efímeros, sólo aguantan una generación o, como máximo, dos, la tercera no existe, o se da raras veces, pero de formas muy diferentes.

Valentín Rodriguez Rodriguez
valentinpacense@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

¿Te has enterado que cierran el Bar 101?

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 18:08, Categoría: General

Pedro:

¿Te has enterado que cierran el Bar 101? Me ha extrañado que habiendo salido en prensa no escribas una de tus fascinantes, bonitas y melancólicas crónicas, es toda una institución de Badajoz. Otro que cierra.
 
Un abrazo.
 
Cipriano Sánchez Pesquero
csap0006@guindo.pntic.mec.es

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Carlos III en el Salón de Jerez, de Feliciano Correa

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 17:48, Categoría: General

Como agua de mayo, recibo de Feliciano Correa, marqués de Siete Torres, su ración anual de lonchas de jamón de Jerez de los Caballeros, ciudad de la que es cronista oficial. Pero no creáis que se trata de una bolsa hermética con cuarto y mitad del mejor ibérico del mundo, el que se produce en el SO de Extremadura, la Jamonópolis de las Españas. Qué va. Que el marqués es muy suyo y no hay manera de que se rasque el bolsillo, no. Como todos los de la hermandad de la Virgen del Puño, oiga. Que se trata de la novena entrega de sus "Lonchas de papel" (1999-2007), dedicadas a exaltar, además de las excelencias del jamón de la comarca, la presencia real o libresca de algún personaje histórico de calado en Jerez de los Caballeros, la de las Siete Torres. Y en esta ocasión se intitula "Carlos III en el Salón del Jamón". Sí, el mejor alcalde de Madrid, el rey ilustradísimo y gran benefactor de las artes y la cultura en España. Que resulta que en la primavera de 1766 --Feliciano dixit-- "Carlos III vino a cazar a Jerez, visitando las casas chacineras donde el jamón bueno y bien curado alegró el ánimo del comarca". Y dicen los cronistas de antaño --seguro que algún antepasado del marqués de las Siete Torres-- que Carlos III, desde su carruaje, exclamaría ufano al coger el portante para los Madriles: "Vine a Extremadura la primera vez para el desposorio de mi hermano, pero no regalé tanto gusto al paladar como ahora, pocas veces he gozado en el comer como en este sitio de bosque y fuentes, tan abundante en torres como escaso en puentes".
El papel volandero (F. Correa, Carlos III en el Salón de Jerez, Badajoz, 2007, 4 páginas) fue impreso en los talleres pacense de Tecnigraf y salió a la luz con motivo de las gastronómicas celebraciones del XVIII Salón del Jamón de Jerez de los Caballeros, que tuvo lugar en mayo de 2007.
Pues, nada, señor marqués, bienvenida sean todas sus lonchas, aunque sean de papel, que también alimentan, aunque no saben a jamón, mismamente.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

El teatro, con Lalo

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 15:34, Categoría: General

Alejandro, Lalo, se merece esas palabras y muchas más. Amigo Pedro, antes de que tu nieta Laura "cayese en sus manos" como promesa gozosa de la literatura extremeña, otros chicos y chicas, actores y actrices extremeños, ya habían disfrutado del buen trato, el cariño y la entrega de Lalo, Catalina y su equipo de Coca-Cola. Quienes creemos en el teatro como alternativa para nuestros jóvenes y como elemento cultural de primer orden, no podemos hacer otra cosa que sumarnos al Avisador y a sus palabras.

Miguel Murillo Gómez
Director Consorcio Teatro López de Ayala
BADAJOZ



Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El toro bravo en La Raya, de José María Ballester

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 14:41, Categoría: General

Desde hace tiempo, afortunadamente, son legión las iniciativas, los estudios y las experiencias que tienen a La Raya como marco ambiental. Hasta el momento, uno ha tenido conocimiento de actividades puntuales como El patrimonio abualartado en La Raya, El turismo en La Raya, Las gastronomía en La Raya, Las fiestas en La Raya, Las artesanías en La Raya, y dale con La Raya. Pero nunca había tenido delante de mi algo tan insólito como El toro bravo en La Raya. Rareza bibliográfica y fotográfica, por cuanto se trata de un Catálogo de fotografías taurinas del pacense José María Ballester, que ha recogido, en impresionantes documentos una muestra de las mejores ganaderías de bravo que pastan en La Raya. Otra vez, y van... Las fotos son de impresión, primeros planos, con los bicharracos mirándote no con muy buenas intenciones, por cierto, con esos pelajes a cual más llamativo, esas cornamentas de aquí te espero, como para salir corriendo.
Y en este librillo de 70 páginas, bellamente impreso en Indugrafic, tenemos ocasión de admirar las soberbias estampas de toros rayanos con cuajo y trapío para dar y tomar de 19 ganaderías, 19, tanto españolas como portuguesas. Y lo primerito que hay que hacer es situarlas en un mapa de La Raya --¿cuántas van, que me he perdido?--, que viene a doble página (10-11), con todo lujo de detalles. Y de las 19, vemos que ocho están situadas bien al SO, en una zona que delimitan Valverde de Leganés, Olivenza, Alconchel, Cheles y el río Guadiana, que hace frontera. Y si queremos saber quién es quién, también nos ofrece información sumaria, pero indispensable, acerca de cada ganadería, sus propietarios o representantes, las direcciones habituales, incluidas las de Internet, los colores de sus divisas, las señales en las orejas, su antigüedad, las fincas donde pastan sus toros, los antecedentes históricos de las mismas, su genealogía, vamos, y la procedencia actual. Incluso de algunas viene el nombre del mayoral, que también tiene su parte.
Y este plantel está formado por las siguientes ganaderías, puestas por orden alfabético:

Luis Albarrán González, Juan Albarrán, Alcurrucén,
Herederos de Antonio Arribas, Carriquiri, Conde de la Corte,
Francisco Luis Caldeira, Luis Terrón Díaz, José Luis Iniesta,
Victorino Martín, Monteviejo, Murteira Grave, Ortigã
o Costa, Peralta,
Píriz Carvallo, Francisco Rom
ão, Juan Antonio Romão de Moura,
José Luis Vasconcellos de Andrade y Zalduendo.


Nombres que "sonarán" seguramente a los buenos aficionados a la fiesta de los toros, por cuanto sus corridas se lidian regularmente en las mejores plazas de España, Portugal, Sur de Francia y Hispanoamérica.
El Catálogo viene con un prólogo de Francisco Miguel Sánchez Calzado, director general de Protección Civil, Interior y Espectáculos Públicos, una sucinta pero interesante Introducción de Santiago Ortigão Cuesta, ganadero, titulada "El toro bravo y la dehesa" y unas palabras de agradecimiento del autor.
Y me quedo con un breve pero sustancioso párrafo del mentado Ortigão Cuesta, cuando dice que "la dehesa extremeña y alentejana se funden una en la otra sin que casi nos demos cuenta. Este ecosistema tan importante en nuestras economías hace de él un lugar único en el planeta, por su biodiversidad y por los productos de excelencia que produce". Y sigue: "La crianza del toro bravo, en conjunto con las prácticas ancestrales utilizadas en esta región, hacen del toro bravo un fiel guardián de este precioso ecosistema". Y remata: "El hojear este bello libro que ve ahora la luz nos invita principalmente a dos cosas: a defender nuestras tradiciones y raíces culturales, sin complejos, que es la mejor garantía para la buena convivencia entre los pueblos, y por último a disfrutar de nuestra dehesa, de sus riquezas y del toro bravo en su entorno natural. Hagámoslo".
Sí, señor, así se dice. Pues el abajo firmante ya lo está está haciendo, dando carrete en El Avisador a este bello Catálogo de estampas intitulado El toro bravo en La Raya, obra de José María Ballester, fotógrafo de Badajoz.
Por último, decir que los padrinos de esta edición son la Consejería de Presidencia de la Junta de Extremadura, la Dirección general de Protección Civil y Espectáculos Públicos, también de la Junta, y el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas, más de lo mismo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Antiguos cuarteles en Badajoz

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 8:45, Categoría: General

Badajoz, como ciudad limítrofe con Portugal, como capital de provincia, en el siglo XX  siempre tuvo un gran número de soldados de todas clases, Infantería, Caballería, Artillería, Intendencia, Sanidad, Zona de reclutamiento y Movilización, Hospital militar, Gobierno Militar, por lo tanto, al menos un General de Brigada, Coroneles, Tte. Coroneles, Comandantes, Capitanes, Tenientes, Subtenientes, Brigadas, Sargentos, la tropa, con cabos primeros, cabos y soldados sin graduación, lo que conlleva cientos de militares en sus cuarteles.
Cada uno de ellos era fácil distinguirlos por su emblemas en las solapas de la guerrera (tiene otro nombre lo del emblema pero no me acuerdo).
En la segunda mitad del siglo XX, los cuarteles, por armas, eran:

1. Infantería, muy numerosa, en el cuartel de Menacho. El más antiguo. Junto al Corte Inglés.
2. Infantería mecanizada, más moderno, Cuartel de Sancha Brava. Carretera de Valverde.
3. Cuartel de Caballería. La entrada del cuartel, con su garita de vigilancia, estaba en lo que es ahora el principio de la avd. de General Rodrigo. La parte trasera, con sus murallas tipo "vauban" y glacis para defensa de la muralla de los obuses de artillería. El Instituto de Enseñanza nuevo, sus patios, daba a los traseras del citado cuartel. El glacis, la luneta, las trincheras, etc., son medidas defensivas que en la antigüedad eran muy útiles en caso de ataque.
4. Artillería, lo que es ahora el hotel Zurbarán, y su trasera. La antigua Zona de Reclutamiento y la Caja estaban allí.
5. Intendencia militar del Ejército de tierra, en la calle Santo Domingo, lo que es ahora el principio de la avd. de Colón, junto a la iglesia de Santo Domingo y el cuartel de la Guardia Civil.
Sus grandes carros, tipo diligencias de mercancías, tirados por varios caballos. Iban a la Estación de ferrocarril, a los cuarteles, al polvorín, etc., etc.
6. Intendencia de Aviación, estaba en avd. Carolina Coronado, por la mitad de la misma. Margen derecha, desde el Puente Viejo. Próximo a la confluencia de la calle de nuevo nombre, Pintor Barjola. Esta Intendencia era mucho más pequeña.
7. Sanidad, en el Hospital Militar, en el Castillo. Edificio de trazas siglo XVI o más moderno. Las ambulancias, robustas, con mucha chapa de hierro, cuadradas, en la gran cruz roja en sus costados y en el techo.
Aún no existían las luces destellantes de emergencias.
El arma de Ingenieros Zapadores estaba en el cuartel de Menacho.

Es fácil comprender que, a la hora de salida de paseo de la tropa, sobre las 5 de la tarde, Badajoz se llenara de soldados de todas las armas. San Francisco, Castelar, plaza de Minayo, calle del Obispo, San Juan, División Azul, Plaza Alta. Por  la plaza Alta daban rienda al "charabasqueo", propio del soldado joven.
El soldado de aquella época vestía muy modestamente, aunque con dignidad. El tocado de la cabeza o gorro, era de pico, con un borlón rojo en la parte de la frente.
Soldado de aviación, más moderno, en la Base Aérea de Talavera la Real. Bien vestido, con el mismo tocado, pero sin borlón. Color de la guerrera y pantalones, azul, no llegando al marino, este color era el destinado a los marinos de guerra.
Este tipo de soldado se notaba que era más moderno, al unísono de las unidades de las cuales formaban parte. No podía ser de otra manera.
Las fotos de las calles principales de Badajoz en aquella época, si se hacían por la tarde o en domingo, los soldados, al menos de espalda, salían siempre. El fotógrafo Paredes, apodado "El Fenómeno", por los 50 y 60 hizo muchísimas fotos a los soldados para sus recuerdos del servicio militar en Badajoz. Parece que tenía la exclusiva para ello, al menos, alguna vez así creí entenderlo. Su hijo, mi amigo Paredes, también siguió la misma profesión, pero ya con estudio abierto en las proximidades de San Francisco.
Con la homogenización de las armas o cuerpos, con la modernidad de los Ejércitos, los cuarteles, los servicios inherentes a los mismos y los soldados, todos han desaparecido de Badajoz-capital.
Existen nuevos acuartelamientos en las cercanías de Bótoa. Cosa que no conozco de nada.
Por último, decir que la recluta forzosa en España no existe. El soldado profesional es el que forma el Ejército español de nuestros días.

Valentin Rodriguez Rodriguez
valentinpacense@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Lidia, la de la declaración de la Renta

Por El Avisador - 8 de Junio, 2007, 0:39, Categoría: General

Como todo españolito responsable de sus obligaciones, ayer cumplíamos la patronal y el que suscribe con el mandamiento fiscal que nos hace cumplir Hacienda todas las primaveras, presentando la declaración de la Renta en el antiguo y siempre recordado Hospital de San Sebastián, de Badajoz. El viejo Hospital Provincial. Emblemático y céntrico edificio, ya en desuso, que está a la espera de que, en un futuro no muy lejano, sea reconvertido en flamante Parador Nacional. Y con puntualidad británica que acudimos a la hora fijada, provisto del número de cita. Y allí nos esperaba en su patio central un laberinto de 22 cubículos de atención al público, a cargo de 22 empleados de la Hacienda pacense. Y nos tocaría una tal Lidia, joven contratada que sabía lo que se hacía. Con una profesionalidad y agrado dignos de encomio, en un plis plás nos resolvería el par de dudas que le planteamos al mostrarles nuestros pertinentes borradores. Y en el chiringuito, provisto con un potente ordenador conectado con Gran Hermano, una impresora especial y una calculadora para los operaciones rutinarias, la tal Lidia que nos despacharía en ocho minutos, ocho. Y, a todo ésto, dándonos varias opciones para que escogiéramos siempre la que más nos convenía.
Y después de las pertinentes preguntas y respuestas, comprobando los numerinos y las letras del DNI y tal, sacaría las papelas en un visto y no visto, sin equivocarse, sin repetir, sin un fallo técnico, a la primera.
--¿Se las llevan para examinarlas en casa y entregarlas después en el Banco o las dejan aquí? --nos preguntaría al final.
--Las entregamos aquí, hija mía. Venga esa firma.
Y en el adiós sólo faltó darnos un beso de despedida. Y no la conocíamos de nada. Y la tal Lidia que se quedaría en su cubil esperando al siguiente contribuyente, bien provista de un botellín de agua y de una revista de humor, para los tiempos muertos. Y así llevan Lidia y compañeros mártires desde el 16 de abril, estando previsto que acabe su trabajo de colaboración con el público hasta el 2 de julio.
Así da gusto, colegas. Que Hacienda, o séase, el Estado, ponga la alfombra y a personal tan cualificado como Lidia para cumplir con nuestras obligaciones. Y, sin que sirva de precedente, no tengo más remedio que ponerle este año a Hacienda un 10 en atención al ciudadano.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog