7 de Junio, 2007

Tres jueves hay en el año que relumbran más que el Sol

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 23:18, Categoría: General

...Jueves Santo, Corpus Christi
y Día de la Ascensión.


Así rezaba el viejo adagio popular cuando el Corpus se celebraba el jueves siguiente a la octava de Pentecostés. Tal día como hoy. Hasta 1990, en que por indicación de la Conferencia Episcopal Española, fue trasladado al domingo siguiente al de la Santísima Trinidad. Con el paso del tiempo, el cambio de mentalidades y la secularización de usos y costumbres, esta fiesta, de extraordinario arraigo en Badajoz en siglos precedentes, ha devenido hoy día en la fiesta religiosa más sobria y fervorosa de cuantas se dan en la ciudad. Quedando en el camino muchos de sus elementos espectaculares, festivos y corporativos, que todavía muchos pacenses en edad de peinar canas recordarán.
El próximo domingo, día 10, es la fiesta del Corpus en Badajoz, con el desfile de Jesús Sacramentado por sus calles y plazas más céntricas --en esta ocasión, alfombradas de juncia--, entronizado en una majestuosa Custodia de plata sobredorada, obra del vallisoletano Juan del Burgo de mediados del XVI. Y acompañado de un solemnísimo cortejo entre los que destacan los canónigos del Cabildo catedralicio, los religiosos y sacerdotes del clero local, los miembros de las distintas cofradías y asociaciones católicas de la ciudad y los niños de Primera Comunión. Todo ello, en medio de un silencio sobrecogedor y a los sones de marchas y cánticos eucarísticos. Y cerrando la procesión, el arzobispo emeritense-pacense y el alcalde de la ciudad.
La procesión da comienzo a las 20 horas, con la fresca, como se viene haciendo desde antiguo. Previamente, a las 19 horas se celebra en la Catedral la solemne función eucarística, oficiada por el señor Arzobispo y numerosos sacerdotes concelebrantes.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Catalogazo en el cortijo de los Pedros

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 19:25, Categoría: General

Hace unas fechas he tenido la oportunidad de visitar el cortijo de los Pedros. ¡Ah!, ¿pero no sabéis a qué cortijo me refiero? Sí, hombre, el de Indugrafic, el emporio de Artes Gráficas que regentan al alimón y con mano sabia Pedro Almoril y Pedro de Felipe, tanto monta, monta tanto, yendo para Mérida, si no te sales de la vía de servicio que te toca, que los accesos y los desvíos de la N-V tienen tela marinera. Que, como no espabiles, puedes acabar en Getafe o en Leganés, de lo enrevesado que está. Y eso, de día, que de noche te puedes ir a hacer puñetas a los campos cercanos. Y a protestar, al maestro armero.
Pues, como decía, que me enrrollo, Rebollo, que saludo a Pedro Almoril que el otro maromo estaba a sus oficios. Y me dice que suba, que me va a dar las últimas novedades. Y que me lleva a su oficina y allí que me saca un surtido de Catálogos de lo más in:

II Premio de Poesía experimental, Diputación de Badajoz, 2003
Arte en democracia
, Fondo artístico de la Asamblea de Extremadura, Junta General del Principado de Asturias, 2006
El toro bravo en La Raya
, Fotografías de toros de José María Ballester, 2006
Fachadas y corazas
, Esculturas de Juan Collado, Asamblea de Extremadura, 2007
Juan Núñez
, Pinturas de Juan Núñez, Asamblea de Extremadura, 2007
Mil vueltas
, Pinturas de Jesús Pizarro, Concejalía de Cultura de Don Benito, 2007
Pérez Espacio
, Pinturas de Ángel Pérez Espacio, Asamblea de Extremadura, 2007
Sintopías
, Instituto Cervantes de Pekín, 2007

Realmente espléndidos todos ellos, con información gráfica apabullante, propia de este tipo de libros menudos. Menudos, sí, pero es el rastro bibliográfico que te queda de cualquier Exposición que se precie, que se monta, está un tiempo expuesta y, al final, con los archiperres, las pinturas, las esculturas o las fotografías a otra parte. Y, si te he visto, no me acuerdo, salvo que te quedes con el librillo en cuestión. Para remirar y rechupetear cuando uno quiera. Pero de todos ellos hay tres que hay que echarles de comer aparte: se trata de El toro bravo en La Raya, Sintopías y Poesía experimental, a los que habrá que darles el debido cumplido en su momento.
Almoril, muchacho, gracias por tu Catalogazo. Me has dejado encatalogado, tío. A ver, repite conmigo tropecientas veces, sin equivocarte: "El cortijo está encatalogado, ¿quién lo encatalogará?, el encatalogador que lo encatalogue, buen encatalogador será".

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

La vecina de la regadera de El Corte Inglés

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 18:45, Categoría: General

Este mediodía, sobre la una y media de la tarde, a la altura del nº 2 C de la avenida de Enrique Segura Otaño, cerquita de El Corte Inglés, que vemos cómo cae un chorreón de agua de las alturas. En el primer piso del bloque, alguna señora --esto es cosa de señoras, con los señores se nos quedan tiesas las plantas-- que estaba echando una garrafa de 5 litros, por lo menos, a sus geranios --por cierto, de espléndida estampa--, y  los transeúntes, que teníamos que esquivar la lluvia si no queríamos ponernos perdiditos. ¡A la una y media de la tarde, que manda huevos! Con la gente pasacalleando tranquilamente por las aceras. ¿Pues no habíamos quedado que regar las macetas en Badajoz, sí, pero a partir de las doce de la noche? Pues, nada, monada, que a la vecina de la regadera de El Corte Inglés que se ha creído que está en un chalet de las afueras, donde puede regar por la mañana, por la tarde y por la noche. Que allí no se molesta nunca. Pues éste es el peligro que corremos los pacíficos transeúntes cuando circulamos por las aceras en Badajoz, que nos caiga una lluvia de las alturas, de alguna vecina amante de las regaderas que riega sus geranios a la hora que le sale del moño.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Plaza de San Agustín, en el recuerdo

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 8:32, Categoría: General

La plaza de San Agustín, al principio de la segunda mitad del siglo pasado, era paso obligado para los pacenses porque en sus proximidades había organismos, iglesias, escuelas, cines, talleres y el no va más, la cárcel vieja de Badajoz, que por la cantidad de presos, bien políticos o no políticos, conlleva que los transeúntes fueran múltiples y cada uno a lo suyo.
Por ejemplo, el Juzgado municipal, adosado a la iglesia de San Agustín, partidas de nacimientos, de defunción, fe de vida y estado, inscripciones por fuera de plazo, etc., etc. En aquel Juzgado municipal se llevaba eso de que un funcionario estuviera años y años de interino. Como ahora los contratos basuras, pero peor. Algún interino, después de muchos años, era cesado, sin más.
La iglesia de San Agustín, iglesia magnífica, muy visitada, con su atrio y parterres. Creo que con bancos en el atrio. Los niños jugaban todo lo que podían en este atrio, que después estuvo muy deteriorado. En la iglesia de San Agustín, de enorme antigüedad, hay muchos bautizos de niños de Badajoz-centro.
Más de un niño en aquellas misas interminables, como estaban colocados sus bancos cerca del altar mayor, el humo de las velas de cera, al aspirarlo, producía mareos, teniendo que ser llevados a la sacristía para reanimarlos. Ésto ocurría en plena misa del domingo.
Creo que don José Lanot fue párroco durante muchos años, ahora no estoy muy seguro, lo confundo un poco con la Soledad, no obstante, uno sí estuvo mucho tiempo y lo conocí por lo de la sacristía. Fui bautizado allí en San Agustín. En Badajoz, el nombre de Agustín no es corriente, pero, al parecer, en la antigüedad hubo mayor abundamiento en honor del Santo y Doctor de la Iglesia Católica. La Hermandad del Santo Entierro con su Virgen Dolorosa, procesionaba en aquellas fechas el Sábado Santo. Algún profesor del colegio de Los Merinos tuvo cargo importante en la Hermandad, creo que fue don José Merino, por lo menos yo lo veía formando la comitiva en la procesión. Yo cuando miraba a don José y él me miraba, a mi parece que quería transmitirme algo, como si me dijera calladito, que, si no, mañana, ya sabes. Lo digo como mera suposición, como una simple anécdota. Mis mayores respetos para él, que, por el tiempo transcurrido, creo que estará muy cerca de la Virgen.
Dando la vuelta a la plaza, camino a la calle Chapín, mi primera escuela infantil, pero infantil del todo, enfrente la Escuela de Comercio, primogenie de las Ciencias Empresariales y Económicas. Para entrar en ella, para estudiar perito mercantil, pedían cuarto y Reválida. La carrera, magnifica, los alumnos salían con una preparación  matemático-contable que ya la quisieran muchos en el día de hoy. Yo no tenía edad para la Escuela de Comercio, pero supe posteriormente y, además por mi familia, que los alumnos de Comercio su futuro era muy bueno.
La Escuela de Comercio estaba adosada a la Iglesia de San Agustín por la parte trasera. Patio amplio con cierre de cristales a la entrada.
El Cinema España, cine de tercera con respecto al López y al Menacho.
Cine de un sola planta, con un corredor que rodeaba el salón en la parte alta, no muy grande. Tampoco tenía exceso de comodidad y visibilidad La entrada del cine, modesta y sin más lujos. Películas ya pasadas y pasadas, las más petardas. Con el tiempo fue transformado en discoteca, pero, al final y a la postre, finiquitó sus días. El cine tiene hasta sus refranes, no muy halagüeños que digamos. Bueno, el nombre que le decíamos era El Royalti, supongo que por otro nombre anterior que tuvo.
Al fondo de la calle Chapín, la cárcel vieja de Badajoz, un palacio antiguo, concretamente, de Manuel Godoy, el Príncipe de la Paz, el primer generalísimo de la historia del Ejército español, al modo de Napoleón, que dijo ser Emperador, pues Godoy, con menos rango, generalísimo de los Ejércitos de España. Igual no lo hizo tan mal como dicen. La historia hay veces que son historietas culpatorias.
Bueno, la cárcel, abarrotada, espero que fueran presos políticos que por aquellas fechas los había a montones, ya que si así no fuera, no es posible que en la provincia de Badajoz y alrededores hubiera tanto amigo de lo ajeno. Lo que recuerdo, muchísimos gitanos en la calle, en la puerta de la cárcel, esperando ver al preso, vestido de negro, pobres, lloros, formando grupos hablando de sus cosas, pero los comentarios eran de lamentos. Lo que sería una cárcel de postguerra. La comida, la limpieza, las celdas, como para una película de Saura. Si algún pintor local hubiera recogido en su lienzo el costumbrismo de la calle Chapín de Badajoz, por ejemplo, Adelardo Covarsí, no sería moco de pavo lo impactante de las imágenes que allí se daban. Cuánta historia local de postguerra habrá conocido la calle Chapín. Ahora, seguramente, nada tiene que ver con aquello.
Aunque nada tiene que ver con la plaza de San Agustín, en las proximidades del Palacio de Godoy o cárcel vieja, en sus traseras, la famosa Puerta de Carros, derribada sin necesidad alguna por un alcalde de Badajoz. Qué pena.
En la plaza de San Agustín, por otro costado, el más próximo al Juzgado Municipal, con dirección a Puerta de Carros, una calle poco transitada, pero en su primer tramo, adosado al mismo Juzgado, la Casa de Todos, casa en guerra o postguerra, sirvió de que gentes necesitadas acudieran para recibir alimentos. La leche americana, el queso idem, los botes de carne de bisonte, todo el mundo en fila para recibir esos alimentos. La leche en polvo, el queso en latas, como las carnes.
El edificio tenía la estampa de haber sido en la antigüedad como un convento, después cuartel y cosas así.
Quiero decir antes de nada, que la Iglesia de San Agustín, junto con todos los edificios adosados, pertenecieron a los frailes y que serían expropiados en el siglo XIX,  como tantos otros en España.
La historial local de Badajoz, vista por un niño despierto a mayor, pero que lo cuento como si estuviera en aquellos momentos. La plaza de San Agustín tiene solera, y solera más que suficiente para brillar con luz propia dentro de otras de Badajoz-capital.

Valentín Rodriguez Rodriguez
valentinpacense@gmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Tomates rajoyanos

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 2:04, Categoría: General

Sabía que en este país existían tomates talaveranos, montijanos, murcianos, canarios, etc., etc. Pero rajoyanos..., NPI. Hasta que no ha mucho salieron a la luz los tomates del señor Rajoy, el patrón gallego de los de la gaviota. Y es que un fotógrafo avispado le había cogido in fraganti, luciendo sendos "tomates" en sus dos calcañares. Como un pobre cualquiera. Y muchos que se habrán acordado de su parienta y habrán dicho que qué poco atiende al maromo, que lo tiene abandonado, vamos. O de su santa madre, que aquí en España todos nos acordamos enseguida de las madres. De los padres, ni mijita, pero de las madres, siempre.
Pues aquí hay tomate, que esto me huele a chamusquina. A campaña prefabricada. Parece que los jefazos peperos están mandando a los españolitos la señal de que andan justitos de pasta, de que no tienen para calcetines, como Marianín El Largo, o de que no llegan a fin de mes, como la Espe, la institutriz de los Madriles. Que quieren dar la imagen de descamisados, de proletarios posmodernos, y que les votemos en las próximas elecciones, no te jode. El truco del almendruco. Y una de dos, o son de la cofradía de la Virgen del Puño o tienen un morro que se lo pisan.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Por El Avisador - 7 de Junio, 2007, 2:01, Categoría: General

Qué duda cabe que en los tiempos que corren las relaciones personales, culturales y sociales son manifiestamente mejorables. La instantaneidad de la vida posmoderna, la exaltación del "yo" frente al "nosotros", la multiplicidad de intereses, la disparidad de criterios y valores hacen que falte sosiego para reflexionar sobre la vida, sobre nuestras actitudes y comportamientos. Por eso es bueno, de vez en cuando, recurrir a los clásicos, entrar en contacto con su sabiduría, para contagiarse si fuera menester. Como es el caso de Baltasar Gracián (1601-1658), conocido escritor aragonés y una de las mentes más lúcidas de su tiempo, formando con Francisco de Quevedo la pareja más destacada de los grandes prosistas del conceptismo barroco. Espíritu sutil y selecto, sagaz escrutador de lo humano. El último y, posiblemente, el más grande de los moralistas españoles. Tanto en vida, como por su temperamento, se diferenció de casi todos los escritores de su siglo, pues no ocupó altos cargos, ni alcanzó grandes dignidades, ni buscó el favor del público. Y es que, además de sus obras --El héroe, El político, Agudeza y arte de ingenio, El Criticón...--, Gracián ha dejado numerosos pensamientos y sentencias que hoy día siguen teniendo actualidad, pues se refieren a la condición humana, tan poco cambiante, por cierto. He aquí unas perlas de su sabiduría, extraídas de diferentes sitios de Internet:

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.
El más poderoso hechizo para ser amado es amar.
No hay maestro que no pueda ser discípulo.
Saber y saberlo demostrar es valer dos veces.
Errar es humano, pero lo es culpar de ello a otros.
El que ríe por cualquier cosa es tan necio como el que llora por todo.
El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.
Por grande que sea el puesto, ha de mostrar que es mayor la persona.
Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene.
Hase de hablar como en testamento, que a menos palabras, menos pleitos.
El no y el sí son breves de decir, pero piden pensar mucho.
La verdadera libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer.
Bien está dos veces encerrada la lengua y dos veces abiertos los oídos,
porque el oir ha de ser el doble que el hablar.
Pise siempre en el medio y no vaya por extremos, que son peligrosos todos.
La felicidad de cada uno no consiste en ésto ni en aquéllo, sino en conseguir
y gozar cada uno de lo que le gusta.
No hay peor sordo que el que no puede oír; pero hay otro peor,
aquél que por una oreja le entra y por otra se le va.

Permalink ~ Comentarios (3) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog