La Pajarera cumple 35 años

Por El Avisador - 8 de Febrero, 2007, 17:28, Categoría: General

El popular kiosco Santa Marina, más conocido como La Pajarera, en la calle de Regino de Miguel, traseras de la Delegación del Gobierno en Extremadura, acaba de cumplir 35 años. Y ocho meses más. Y en todo este tiempo, el lugar ha sido uno de los sitios más concurridos de la ciudad para el desayuno, la copita y las tapas del mediodía, no sólo por los funcionarios de las centros administrativos del entorno, sino, además, lugar de "aterrizaje" de incontables furgonetas y taxis de los pueblos próximos, que traían diariamente a sus vecinos a Badajoz a asuntos varios, aparcando en sus alrededores. Concretamente, sería en junio de 1971 cuando el patriarca de los Muñoz, el señor Longinos --carpintero de profesión en la barriada de La Estación--, levantara a sus expensas el kiosco, después de llevar cuatro años en el bar del cercano Cine de verano Santa Marina, junto a los fosos del baluarte de Santiago. En las tareas del oficio le ayudaban, en primera instancia, su hijo Mariano y, más tarde, el otro, Arturo, que es el que actualmente lo lleva. Mariano lo dejaría hace ocho años. Y el kiosco, de estilo modernista, tendría una graciosa fuentecilla en su fachada, hoy cegada, con un bajorrelieve del dios Baco, obra del escultor pacense Luis Martínez Giraldo, el de la fuente de Los Tres Poetas, actual director de la Escuela de Artes y Oficios.

LA MEJOR PATATA DE EUROPA
Por los años 70 y 80, toda la provincia acudía a Badajoz por asuntos del DNI, que allí estaba la Comisaría, en las traseras de lo que era el Gobierno Civil y, años más tarde, en un local junto al kiosco. Todavía muchos recordarán, además de las enormes colas para todo, siempre con los grises en la puerta --pedir número bien de mañana, entregar la documentación, recoger los carnés--, las clásicas sesiones de fotomatón para hacerte con las fotos necesarias.
Y las tapas de la época eran el bacalao frito y los pinchos de tortilla, además de los imprescindibles bocatas de queso, jamón y chorizo. Hoy día, con el apoyo de Puri en la cocina, la otra hermana, Arturo sirve diariamente una selección de tapas de lo más variada, entrando, además de las clásicas tortillas, las mondongas y las orejitas. Y, sobre todo, la tapa especial de la Casa: las patatas fritas.
--La mejor patata de Europa --te dice muy ufano el menda.
Y el caso es que a nuestro amigo Arturo le ayuda cada mañana su hijo, Arturo Jr., con lo que la saga continúa.
Y mi Arturo Sr., ahora con 55 tacos, que me recuerda cómo abrieron el bar del cine Santa Marina en el año 1967 y cómo en los años 70 y 80, La Pajarera se convertiría en uno de los centros neurálgicos de Badajoz, con gentes venidas de Olivenza, Alconchel, Jerez de los Caballeros, los Valles --de Matamoros y de Santa Ana--, Alburquerque, Almendral y los pueblos de Colonización, entre otros muchos lugares.

CENTROS OFICIALES
Y es que en esta zona de Santa Marina estaban ubicados numerosos edificios oficiales, además del Gobierno Civil y el DNI, la Casa de la Falange, la jefatura de Tráfico, el Instituto Zurbarán y el Instituto Nacional de Previsión (INP). A todo ello, había que contar con las numerosas visitas que debía rendir la gente de nuestros pueblos a los hospitales, clínicas y consultas médicas de la ciudad. Y, cómo no, aprovechar el viaje para pasarse después por los acreditados comercios de Badajoz, con Galerías Preciados, en la calle Francisco Pizarro, de banderín de enganche. Y el sitio por antonomasia para quedar y comer en la ciudad, aunque fuera sumariamente, era nuestro querido kiosco de Santa Marina, vulgo Pajarera.
Hoy día, la actividad se centra primordialmente por la mañana, con los desayunos, y el mediodía, con los aperitivos. Y por allí es fácil ver actualmente a funcionarios de todo tipo y condición, los de la Casa del Deporte, profesores del Instituto cercano, grupos de amigos y gente jubilada de los bancos, entre otros clientes asiduos. Y no creáis que los vinos que te ponen los Arturos son los denominados de la Casa, del garrafón o de una tal Asunción, uno que no es blanco, ni tinto ni tiene color. ¡Qué va! Que allí te ponen de lo mejorcito con D. O. Ribera del Guadiana. Pocos vinos, eso sí, pero todos buenísimos, oiga.
¡Felicidades, Arturo, el de La Pajarera, kiosco que pone las mejores patatas fritas de Europa!

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog