El Marimanta de Santa Marina, reducido a cenizas

Por El Avisador - 5 de Febrero, 2007, 1:57, Categoría: General

El pasado sábado se celebrarían con inusitada animación en Santa Marina los actos fuertes de la la XIX edición de Las Candelas. Tiempo aceptable, a pesar de la noche húmeda, y mucho público, especialmente chirivejes, que están dando a esta fiesta un aire infantil. Cientos de niños de los colegios de la barriada --Aneja y Luis de Morales, principalmente--, y de las Escuelas Municipales de Música, que tendrían una animadísima fiesta infantil en una carpa levantada al efecto en la plaza de Conquistadores, con talleres de disfraces, maquillajes, percusión, etc. A partir de las 19,30 comenzaría el desfile del Marimanta, este año acompañado de un cortejo más largo, variopinto y ruidoso que otras veces, con gentes venidas de la provincia, como la Banda juvenil de tambores y cornetas, con sus mayoretes, de La Garrovilla, las comparsas Las Luchadoras --mozas de muy buen ver, por cierto--, de San Vicente de Alcántara, Las Marías, de Villalba de los Barros, Los Danzarines emeritenses, de Mérida, además de la local Dekebais. A quienes acompañaron los grupos de percusión Djamboonda, Yamará y, sin duda, lo mejor que hemos visto en muchos años, Bardoada O Grupo do Sarrafo. Por su parte, Pili, la maestra, y los niños de la Aneja, disfrazados graciosamente de todo un poco, llevaron con soltura el Marimanta, que iba sentado en su silla gestatoria con la tez demudada, con la boca abierta y sólo dos dientes, tal vez asustado de lo que le esperaba. Y, por detrás, decenas de escolares que iban divirtiéndose de lo lindo con sus canciones, coreografías y ritmos carnavaleros. Y en el trayecto, con las aceras llenas, se vieron muchas familias acompañadas de sus chiquininos, incluida una regular flota de cochecitos de bebé, con sus usuarios, con los ojos bien abiertos mientras pasaba el mamarracho, dándole al chupete que daba gloria. Y, claro es, las cámaras y los móviles echarían chispas en esta noche mágica en Santa Marina.
Después del recorrido de rigor por el callejero de las dos Santa Marinas, la Alta y la Baja, el pelele fue izado en la enorme hoguera, donde el candelario de honor de este año, Manolo Pérez, ayudado por el equipo de pirómanos habitual, se encargaría de prenderle fuego, cosa que consiguieron casi de inmediato, entre la expectación del gentío, que llenaba la avenida de Saavedra Palmeiro. Y junto al pelele, izados en lo más alto de la pira, alguien había plantado varios trajes de Carnaval, antiguos y ajados ya, para que ardieran también. La candela ardería buen tiempo, dada la solidez de su estructura y fueron muchos los que se arrimaron a calentarse cuando la noche avanzaba. Un piquete de bomberos, situado estratégicamente, ayudaría a apagar los rescoldos finales. El Marimanta de Santa Marina, convertido en cenizas, pasaba a la historia. El portón del Carnaval de Badajoz 2007 quedaba abierto.

DE HORNAZOS, VINO, CHOCOLATE Y PASTAS
Y entre los espectadores, en lugares destacados, pululando de aquí para allá, el alcalde de la ciudad, Miguel Celdrán, y el candidato socialista, Paco Muñoz, a quienes acompañaban una corte de concejales de ambos partidos: Consuelo Rodríguez, Cristina Herrera, Alejandro R. del Molino, Dolores Beltrán, José Ramón Suárez y Juan P. Zarapico, entre otros. Y haciéndoles los honores, el equipo directivo de la Asociación de Vecinos, con Casimiro Urteaga a la cabeza. Con la baja sensible este año de su presidente, Paco Crespo, que se recupera satisfactoriamente de una afección cardíaca en el Infanta Cristina. Después de la quema, la organización invitaría en una caseta de la plaza de Conquistadores a chocolatada, pastas, camisetas y otros regalos a los niños participantes, y a hornazos y vino del bueno, al resto del personal. Que formaría enormes colas, con la gente aguardando su turno sin rechistar. Según datos de la organización, se repartieron 4.000 hornazos y 100 litros de vino rosado, un excelente vinodelatierradeextremadura de Aldea de Retamar. A. R., naturalmente
Y ya con los cuerpos calentitos, se pasaría al  concurso Internacional de Percusión, donde actuarían el Grupo de percusión de las Escuelas Municipales de Música, Yamará (Sevilla), el Grupo de percusión del Conservatorio Superior de Música de Badajoz, Djamboonda (Portugal), Los Danzarines emeritenses --la grata sorpresa de la jornada--, Percufusión (Sevilla-Badajoz) y el más aplaudido de la noche, el conjunto portugués Bardoada O Grupo do Sarrafo, que estuvo realmente magnífico, siendo obligado por el público a hacer un bis. Dada la ausencia de competitividad en este certamen, todos los participantes se llevarían un Tambor de plata en recuerdo de su participación. Dirigió sobriamente la cosa Andrés Hurtado, director del Grupo de bailes y danzas extremeños Renacer y miembro de la Junta directiva de la Asociación de Santa Marina.

UNA COMPARSA DE MÉRIDA
Y para el final quiero reseñar un hecho realmente histórico. Festivamente hablando, claro. Y es la presencia por primera vez en el Carnaval de Badajoz, participando en algunos de sus célebres concursos --murgas, comparsas, tamboradas--, en este caso, la l Muestra Internacional de Percusión de Santa Marina, de la comparsa Los Danzarines emeritenses, de Mérida, la capital de la Región. Suceso que, tirando de memoria, no recordaba haber visto ni me consta haberlo recogido en mi archivo en estos 27 años de historia del Carnaval contemporáneo pacense. Dato que hice notar al alcalde y al presidente de la comparsa emeritense, don Antonio Trejo, a quien felicité por el detalle. Curiosamente, y pienso que con gran acierto, sería el propio alcalde pacense el encargado de entregar al grupo el Tambor de plata en recuerdo de su primera actuación en Badajoz. Todo un detallazo que puede suponer el principio del fin de la tradicional ausencia de grupos de Mérida en el Carnaval de Badajoz.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog