Pili, la maestra del Marimanta

Por El Avisador - 1 de Febrero, 2007, 1:25, Categoría: General

Una de las características de Las Candelas de Santa Marina es la quema en una gigantesca candela de un peculiar pelele o espantajo, denominado Marimanta.
El espantajo badajocense es un personaje simbólico de la tradición española, en general, y extremeña, en particular. Símbolo antropomorfo del mal, que debe ser reducido a cenizas en una gran hoguera, como expiación de sus muchas culpas y maldades. El Marimanta es uno de los “cocos” con que, desde tiempos inmemoriales, nuestros abuelos y gente mayor mentaban su nombre para meter miedo a los pequeñuelos, hacerles comer más o dormir la siesta, acostarlos pronto, que no dieran la lata, etc. Este pelele, fabricado sumariamente con ropajes viejos, paja, serrín, trapo y papeles, se emparenta con los tíos del saco, los sacamantecas, los tragaldabas, los judas, los febrerillos, los candelarios, las pantarujas y otros "parientes" de parecida calaña.

PILI, LA MAESTRA
Pues bien, desde hace 19 años, el Marimanta de Santa Marina es obra de una maestra de escuela singular, quien, en las aulas de los colegios por donde ha pasado, los ha confeccionado en unión de sus alumnos. Se llama Pilar González --por Pili la conoce todo el mundo y por "señorita" sus muchachinos-- y viene siendo la artífice principal de los peleles de Santa Marina. De acuerdo con una técnica sencilla que ha enseñado a incontables chavales, primero en el colegio San Pedro de Alcántara, en el Casco Antiguo pacense, y, últimamente, en el Arias Montano, la Aneja, en Santa Marina, Pili aprovecha las semanas anteriores a la quema para confeccionarlo. Y los niños, encantados de haberse conocido, sin pestañear, echando las manos que hagan falta. Y, al llegar la hora final, los mismos que lo hicieron lo pasean a hombros festivamente por el barrio, sentado el pelele en una silla gestatoria de madera, antes de clavarlo definitivamente en la candela, donde arderá irremisiblemente. Claro que, durante el trayecto, han debido seguir las instrucciones de su "señorita", como capataz, con varios grupos turnándose. Pero lo que muchos no saben es que el Marimanta lleva sus bolsillos repletos de papelitos infantiles con mensajes conteniendo las lacras de la sociedad que querrían ver quemadas también, desaparecidas de una vez por todas: las guerras, el hambre, las drogas, el terrorismo, la pobreza, el paro, los malos tratos...
Pili dice que es bueno que nuestros niños conozcan sus raíces, sus fiestas y tradiciones, partes indisolubles de la cultura extremeña. Y una actividad más que apropiada para los niños, junto con el aprendizaje en valores y el trabajo en equipo, es la confección del Marimanta.
Y así lleva Pili, con toda la discreción del mundo, 19 años, con 20 peleles salidos de sus manos, que el año 2005 se quemarían dos de una tacada.
Por eso y por muchas cosas más, hoy mi crónica va para ella. Y es que Pili,
mi querida Pili, la maestra del Marimanta, por si no lo sabíais, es mi esposa. La patronal del Avisador, para entendernos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog