Mi amigo Bartolomé

Por El Avisador - 16 de Enero, 2007, 16:24, Categoría: General

Mi amigo Bartolomé es delgado, enjuto, inquieto y parlanchín con los amigos. Cuando el tiempo es cálido e invita a salir, es fácil vérsele a mediodía por el centro a algún recado de cerca o a tomarse un café en algún velador, de tertulia con los amigos. Y le gusta hablar de las cosas que pasan en Badajoz, de los que escriben, de los poetas y de otros literatos. Que él también es del gremio y escribe como los antiguos, los del Siglo de Oro. Por eso admira a Quevedo. Mi amigo Bartolomé es muy exigente y crítico, un pelín quisquilloso, que sólo ha aplaudido una vez en su vida a un poeta que le hizo tilín. Y es que hay muchos juntaletras en esta ciudad que no tienen ni puta idea, a los que pone a caer de un burro, que de arte, lo que se dice arte, tienen más bien poco. Por eso, mi amigo Bartolomé es arisco con las camarillas y los clanes literarios que abundan en esta ciudad, que lo tratan de "raro" y cascarrabias. Pero eso le importa un bledo a mi Bartolomé, que sigue viviendo a su aire en el Parnaso literario de la ciudad. Y, en estos inicios del siglo XXI, mi amigo Bartolomé gusta de escribir sonetos en Diario de Badajoz y en El vuelo de la Palabra sobre todo lo divino y lo humano. Pero sonetos que hay que leerlos despacio, porque tienen varias lecturas y otras tantas claves. Y hay que adivinarlo todo, que cuando te vea por la calle te parará para preguntarte que qué tal, qué te ha parecido lo suyo y cosas de esas. Mi amigo Bartolomé ha escrito miles de sonetos --uno diario en el  Extremadura hasta no hace mucho-- y sólo un libro, autoeditado, conteniendo cientos de poesías y trabajos suyos. Y tiene dispersos por su casa miles de trabajos más. Y los que ha regalado, ni se sabe. Que hay quienes los toman como suyos y Bartolomé se enfada. Un ratino nada más, que después continúa con esa costumbre, erre que erre. Una máquina este Bartolomé.
Pero lo que muchos no saben es que mi amigo Bartolomé es académico, y por partida doble. Que te enseña su tarjeta, donde debajo de "Escritor", pone: "Académico de Mérito de la A. Internacional di Pontze Letras, Ciencias y Artes, Nápoles" y "Académico correspondiente de la A. de Letras y Ciencias de San Lorenzo, Brasil". Que manda huevos. Pero el remate de los tomates es que mi amigo Bartolomé tiene 81 tacos, que va para 82, y está tan pimpante, con una cabeza prodigiosa, que se acuerda de todo. Y te dice siempre que a ver cuándo quedamos, que quiere contarme esto, lo otro y lo de más allá. Aunque últimamente se ha vuelto perezoso y lleva un año sin escribir nada. Que se da los panzones de dormir y la patronal, su Charito del alma, le dice que para desayunar, que se levante, qué es eso de llevárselo a la cama.
Mi amigo Bartolomé, decano de los escritores pacenses, académico por Italia y los Brasiles, uno que escribe sonetos como los ángeles, poeta atípico donde los haya, cañero insobornable, un pelín cascarrabias, pero amigo de sus pocos amigos, es Bartolomé Collado Jiménez.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog